Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 4 1 2006 Internacional 27 Un lobbista amenaza con destapar una red de corrupción en el Congreso de EE. UU. Abramoff se declara culpable y pone en nuevo apuros al partido de Bush admitió que habían planeado destinar los millones de dólares recaudados de tribus indias en sus fraudulentas operaciones de juego JOSÉ LUIS DE HARO. SERVICIO ESPECIAL NUEVA YORK. La entrada en el nuevo año ha vuelto a zarandear los escándalos que en los últimos tiempos se acumulan en la puerta de los republicanos de Estados Unidos. Jack A. Abramoff, el que fuera uno de los mayores lobbistas con mejores conexiones políticas en el Capitolio, se declaró ayer culpable de cinco cargos criminales, entre ellos evasión de impuestos, conspiración y corrupción pública, según los documentos registrados en la Corte del Distrito de EE. UU. La decisión de Abramoff, de 47 años, ha hecho que un halo de misterio y congoja se cierna sobre parte de los miembros del Congreso, ya que al destapar la caja de Pandora se podría poner en conocimiento de los fiscales una trama de contactos y corrupción que situaría a la clase política de Washington al borde del abismo. De momento ya se baraja el nombre del director republicano de la Comisión de Administración del Congreso, Bob Ney. Abramoff, que junto con el defensor de los recortes, Grover Norquist, fue el propulsor de la revolución de Reagan en la década de los años 80, ha admitido cargos de conspiración, corrupción pública y evasión de impuestos en un b Su socio, Michael Scanlon, Bandas de jóvenes roban y amenazan a los viajeros del tren Niza- Lyon EFE PARÍS. Varias decenas de jóvenes, divididos en pequeños grupos, saquearon un tren el primer día del año y robaron, amenazaron a los pasajeros e incluso agredieron sexualmente a una joven, informaron ayer fuentes judiciales. Los hechos ocurrieron el pasado domingo en la estación de Les Arcs, en el tren Niza- Lyon (sureste) en el que viajaban unos 600 pasajeros, aunque no se supo hasta ayer. La parada en la estación de Les Arcs, a las siete de la mañana, debía durar unos minutos, pero se prolongó durante hora y media, e hizo falta enviar refuerzos de la gendarmería, aunque la mayoría de los jóvenes logró escapar, y sólo tres fueron arrestados. La banda de asaltantes se llevó varias carteras, teléfonos móviles y otras pertenencias, mientras los pasajeros eran amenazados de muerte si no se los entregaban o llamaban al revisor. También una joven, de 20 años, fue agredida sexualmente. Los detenidos son dos jóvenes de 19 años, ambos nacidos en Marruecos y uno de ellos con antecedentes, que han comparecido ante el Tribunal Correccional de Draguignan (sureste) e ingresado en la cárcel, a la espera de juicio, y un menor que será juzgado por separado. El fiscal de Draguignan describió los hechos como una verdadera escena de saqueo del tren, con movimientos de pánico entre los viajeros. Varios de los pasajeros cursaron denuncias. Jack Abramoff, al abandonar ayer la Corte Federal en Washington caso que está siendo juzgado en Washington. Además, en un proceso independiente que se desarrolla en Florida se declaró culpable de fraude y conspiración en la adquisición de su flota de barcos casino AP Fondos de tribus indias Abramoff falsificó una transferencia de 23 millones de dólares para lograr la financiación del negocio, valorado en 60 millones. Su socio, Michael Scanlon, admitió haber planeado junto con Abramoff destinar los millones de dólares recaudados de tribus indias que buscan atención política en sus fraudulentas operaciones de juego. El ambicioso estilo avasallador de Abramoff chocaba con la sociedad de Washington, culturalmente conservadora, pero que se dejó deslumbrar por su vitalidad y su dinero. Con la ayuda de Norquist, Abramoff se aseguró un lugar en el equipo de transición para el Departamento del Interior cuando George W. Bush fue elegido presidente en 2000. Este caso vuelve a situar la atención sobre la mayoría republicana en el Congreso y el Senado. Tras el escándalo del espiagate se sucedió la investigación a Tom DeLay, quien renunció a su cargo como líder de la mayoría republicana tras ser implicado en delitos contra la Justicia.