Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 4 1 2006 Nacional 15 EL DESAFÍO DEL ESTATUTO CATALÁN Zapatero rechaza intervenir en la negociación y entrevistarse con Rajoy El Gobierno dice que las conversaciones se deben hacer en el Parlamento b Moraleda da la bienvenida a la Más preocupación en CiU tras hablar con el Ejecutivo EFE BARCELONA. La delegación negociadora de CiU en el proceso de reforma del Estatuto catalán salió ayer de su reunión con representantes del Gobierno y del PSOE más preocupada de lo que entró, al considerar que los socialistas siguen enrocados en sus posiciones sobre los contenidos de la propuesta estatutaria. A la reunión, celebrada en Madrid durante cinco horas, asistieron, por parte de CiU, Quico Homs, Josep Sánchez Llibre y Ramon Camp, mientras que por parte socialista estaban presentes el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, Francisco Caamaño; su jefe de gabinete, José Luis Rodríguez, además del portavoz del PSC, Miquel Iceta. Según explicaron a Efe fuentes de la federación nacionalista, el encuentro de hoy en la capital española, en el que se hizo un inventario de desacuerdos no ha servido para avanzar en la negociación de los contenidos dada la resistencia de los socialistas a flexibilizar sus posiciones. oferta de diálogo de Rajoy, pero le recuerda sus insultos a Zapatero y le pide que comience el año con un carácter menos avinagrado L. A. MADRID. José Luis Rodríguez Zapatero no tiene previsto intervenir en estos momentos de manera directa en las negociaciones para la reforma del Estatuto de Cataluña, según aseguró ayer el secretario de Estado de Comunicación, Fernando Moraleda. Ante las demandas de los dirigentes de Esquerra Republicana de Cataluña de que el presidente del Gobierno se involucre en la negociación, incluso convocando una cumbre con los partidos de Cataluña, como pidió ayer Josep Lluis Carod- Rovira, Moraleda reiteró que las conversaciones están en el ámbito en el que pueden estar, que es en sede parlamentaria, y ahí deben continuar En consecuencia, aunque recordó que la agenda de Zapatero es patrimonio exclusivo del propio jefe del Ejecu- tivo, subrayó que no se prevé en estos momentos una intervención directa como tal del presidente del Gobierno El portavoz gubernamental pidió que se trabaje en un clima de calma, sosiego y ausencia de crispación y manifestó su confianza en que se avance de la manera más rápida posible, sin que haya precipitación ni alteración del rigor con el fin de conseguir un acuerdo que será bueno- -dijo- -para España y para Cataluña ló que si el año comienza con algunos dirigentes políticos que tengan un carácter menos avinagradao, conseguiremos algo extraordinariamente positivo en la vida política del país Visita a Ceuta y Melilla Por otra parte, Fernando Moraleda señaló que José Luis Rodríguez Zapatero mantiene su compromiso de visitar Ceuta y Melilla en las próximas semanas Moraleda hacía referencia al anuncio hecho en ese sentido el pasado 8 de noviembre por el presidente del Gobierno en el debate sobre el estado de las Autonomías. Entonces, respondiendo a preguntas de los presidentes ceutí, Juan Jesús Vivas, y melillense, Juan José Imbroda, Zapatero defendió la españolidad de las dos ciudades autónomas y expresó su intención de visitarlas a comienzos de 2006. En cualquier caso, el portavoz no precisó las fechas en que se producirá el viaje, en el que Zapatero estará acompañado por varios ministros. Algunas fuentes consideran que la visita, a la que permanecen muy atentas las autoridades marroquíes, podría tener lugar en torno al 15 de enero. Oferta de Rajoy En cuanto a la oferta de diálogo hecha por el presidente del PP, Mariano Rajoy, el secretario de Estado de Comunicación señaló que todas las ofertas de ese tipo son bienvenidas porque si este Gobierno- -aseguró- -ha ejercido algo por iniciativa propia, con hechos y palabras, es el diálogo No obstante, aprovechó para criticar la actuación del líder de la oposición y dar a entender que para que hubiera un encuentro con el jefe del Ejecutivo, Rajoy tendría que cambiar de actitud. Tras recordar que no han pasado ni dos semanas del último insulto al presidente por parte de Rajoy, seña-