Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 MIÉRCOLES 4 1 2006 ABC Nacional Zapatero instará a Evo Morales a buscar vías políticas distintas a las de Castro y Chávez Al jefe del Ejecutivo le preocupa aparecer como la cuarta pata de una plataforma antiestadounidense una cena privada al presidente electo de Bolivia, quien también se entrevistará con Moratinos, Montilla y directivos de la CEOE y de los sindicatos LUIS AYLLÓN MADRID. José Luis Rodríguez Zapatero quiere transmitir al presidente electo de Bolivia, Evo Morales, que tendrá el apoyo del Ejecutivo español para llevar a cabo una gestión moderada en ese país, según se informó a ABC en fuentes gubernamentales. El presidente del Gobierno le recibirá esta tarde en La Moncloa, donde defenderá los intereses de las empresas españolas en Bolivia, demandando garantías jurídicas ante los anuncios intervencionistas hechos por Morales. En el Ejecutivo hay, en cualquier caso, cierta preocupación por la imagen que puede darse de que Zapatero sea la cuarta pata de una especie de plataforma antiestadounidense que pretenden formar Fidel Castro, Hugo Chávez y Evo Morales, máxime cuando Madrid es la tercera escala del presidente electo boliviano, tras haber pasado por La Habana y Caracas, donde ha sido recibido con todos los honores. A Zapatero no le gustaría añadir un nuevo motivo de fricción con la Administración Bush, después de los esfuerzos hechos en los últimos meses para b El Rey ofrecerá intentar recomponer las relaciones con Estados Unidos. Pero lo cierto es que los primeros pasos dados por Morales, que ganó de manera clara las últimas elecciones presidenciales en su país y asumirá el cargo el próximo día 22, han confirmado sus intenciones de moverse en la órbita de dos de los personajes más controvertidos en Iberoamérica, y que están en el punto de mira de Washington. También en Europa, a donde llega ahora Morales con intención de viajar a París y Bruselas, no han dejado de preocupar las primeras manifestaciones del líder indigenista, que no dudó en llamar terrorista y asesino a Bush en Al Yasira. Intereses españoles En el Gobierno se considera que, pese a todo, hay que tratar de mantener unas buenas relaciones con el nuevo presidente del país andino porque, en Bolivia, España es el primer inversor (con más de 3.000 millones de dólares en los últimos diez años) y el que más cooperación viene realizando (40 millones de euros de ayuda oficial al desarrollo durante el pasado año) Chávez y Morales saludan al pasaje del avión cubano en que viajó el líder boliviano La intención de Zapatero, según las fuentes consultadas por este periódico es la de hacer ver a Morales que, más allá de los modelos cubano y venezolano, hay otras opciones que pueden permitir el desarrollo de Bolivia. Para ello, ofrecerá el apoyo español en el marco institucional y un sustancioso aumento en cooperación, que puede incluir una nueva línea de créditos. En su empeño por evitar que se le asocie al inquietante trío formado por Castro, Chávez y Morales, Zapatero desearía una moderación en las actuaciones del último. Entre otras cosas, quiere hacerle ver que para sacar un mayor rendimiento a los productos naturales de Bolivia va a seguir necesitando a las empresas extranjeras que cuentan con la tecnología apropiada y a las que debe dar estabilidad jurídica. Entre esas empresas se encuentran las españolas Iberdrola, Red Eléctrica Española y, sobre todo, Repsol- YPF, que en 2004 extrajo alrededor de 10,6 millones de barriles de petróleo y logró una producción de gas cercana a los 40 millones de barriles equivalentes. De hecho, el programa de Morales en Madrid incluye una reunión con la CEOE así como con respresentantes de las centrales sindicales, sin que se descarte algún contacto con directivos de Repsol. Además, se verá con el ministro de Industria, José Montilla. El Gobierno asegura que el presidente pedirá garantías jurídicas para las empresas españolas en el país andino El Gobierno intentó que Rajoy recibiera al presidente boliviano MADRID. El Gobierno intentó hace varios días que el presidente del PP, Mariano Rajoy, recibiera a Evo Morales en lo que en medios populares es interpretado como un intento de repartir el riesgo que supone la visita del polémico dirigente boliviano. Un asesor del ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, se puso en contacto unos días antes de fin de año con el secretario de Relaciones Internacionales del PP, Jorge Moragas, para preguntarle si deseaban mantener una entrevista con Morales durante la visita de éste a Madrid el 4 de enero. Según explicó a ABC el propio Moragas. las horas que se ofrecían y el escaso margen de tiempo para organizar la agenda de Rajoy, que se encuentra fuera de Madrid, hicieron que la respuesta fuera negativa. Al propio tiempo se recordó que él mismo ya mantuvo una entrevista con Morales durante el viaje que hizo a España el pasado septiembre. Moragas le trasladó entonces el mensaje de que es bueno para Bolivia respetar las inversiones de las empresas españolas y la necesidad de que haya una seguridad jurídica como factor decisivo para garantizar el crecimiento de la economía boliviana Ayer, el secretario de Estado de Comunicación, Fernando Moraleda, al ser preguntado sobre si considera que el PP puede utilizar la visita de Morales para cuestionar la política exterior del Ejecutivo, reclamó a las fuerzas políticas que demuestren sentido de Estado y que ayuden al presidente del Gobierno a tener unas relaciones que devengan en el interés general de los españoles Moragas, por su parte, dijo no entender el interés sobrevenido y exagerado por que el líder de la oposición se tenga que ver con todos los presidentes electos y subrayó que el PSOE tampoco recibirá a Morales porque también hablaron con él en septiembre. Sin rueda de prensa conjunta Morales abrirá hoy su agenda con una reunión en el Ministerio de Asuntos Exteriores con el titular del departamento, Miguel Ángel Moratinos, con quien ya se entrevistó el pasado mes