Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 3 1 2006 Deportes 87 La vida deportiva de David Meca ha sido siempre un desafío constante. Hoy afronta el más complicado de todos: unir a nado la Península con las Islas Baleares o lo que es lo mismo, 110 kilómetros de travesía y 36 horas ininterrumpidas de nado, doce de ellas a oscuras VELA VUELTA AL MUNDO El más difícil todavía del hombre foca TEXTO MANUEL FRÍAS El MoviStar sale en cabeza de Ciudad del Cabo ABC CIUDAD DEL CABO. La salida de la segunda etapa de la Volvo Ocean Race se produjo a las 12.00 horas de ayer a pesar de que el viento no quiso ayudar en las primeras horas de regata. Los siete componentes de la flota partieron de uno en uno del puerto de V A Waterfront para dirigirse a la zona de salida. El MoviStar apostó en la salida por el lado del Comité, y no tardó en ponerse en cabeza de la flota, iniciando una agónica lucha con el Brasil 1 por aprovechar el escasísimo viento en Table Bay, la bahía de Ciudad del Cabo. Apenas 4 nudos de viento en las primeras millas de recorrido premiaron la táctica frente a la velocidad pura, y los equipos que interpretaron mejor las condiciones de la bahía fueron los que pudieron avanzar mejor. Pasadas cuatro horas y media desde la salida, el barco español continuaba en cabeza de la flota, seguido por el Brasil 1 y el Ericsson navegando con vientos de 30 nudos de dirección sur en lo que se prevé una noche de ceñida dura. MADRID. A David Meca parecen saberle a poco sus más de 35 títulos mundiales, entre Copas del Mundo y Campeonatos Mundiales, o haber superado desafíos como el de cruzar a nado el Estrecho de Gibraltar, el Canal de la Mancha o la Bahía de San Francisco desde Alcatraz, ir de Tenerife a Gran Canaria o atravesar el frío Lago Ness. Hoy va a intentar nadar desde la Península Ibérica hasta las Islas Baleares- -algo que muchas personas lo han intentado pero que nadie ha conseguido- -para lo que saldrá desde Jávea (Alicante) e intentará llegar a Sant Antoni de Portmany (Ibiza) El reto supondrá nadar los 110 kilómetros que separan ambas poblaciones en 36 horas, sin descanso y con más de 12 de oscuridad, con una temperatura que rozará los 13 grados de media. Condiciones todas ellas que suspenderían la prueba si se tratase de una competición oficial. Para afrontar tan difícil reto, David Meca irá embutido en un traje de neopreno hecho a su medida, que imita a la piel de foca, con el cual se prote- gerá del frío y de las posibles picaduras de las medusas. El traje no tiene costuras (termosellado) para evitar las rozaduras, con diferentes grosores dependiendo de la zona del cuerpo- -1,5 milímetros en piernas y brazos, 3 en tórax y espalda, y 10 en el resto- una capucha similar a las empleadas por los submarinistas y unos escarpines con la caña más alta de lo normal para introducirse por debajo del traje y asegurar la protección. Apoyo logístico Crucero guía: embarcación crucero a vela que se encargará de trazar el rumbo. Meca nadará tras su estela. Embarcación de seguimiento: motora de 12 metros de eslora para la prensa, equipo médico y acompañantes. Embarcación auxiliar: neumática que estará al lado de Meca para cubrir su asistencia. Irán su médico y entrenador. También usará unas gafas especiales de protección total contra los rayos ultravioleta, estando oscurecidas con un efecto espejo con reflejos en azulvioleta que adapta la variación entre la luz del sol y la falta de luz en el agua para que al meter y sacar la cabeza no sufra un gran contraste y evite así el mareo. Como quiera que un tercio de su travesía será a oscuras- -no tiene buen recuerdo de su única experiencia nocturna, efectuada en 2002 entre Tenerife y Gran Canaria- -para evitar el deslumbramiento que le pueden provocar los focos instalados en las lanchas de seguimiento, éstas irán por su lado izquierdo por lo que Meca respirará por el derecho durante toda la noche. El principal peligro que el fondista catalán puede sufrir durante su aventura es el de la hipotermia, más que el de la resistencia. Nadar durante tanto tiempo entre 12 y 14 grados puede pasarle factura en el cerebro y si baja de 35 grados su temperatura corporal, deberá abandonar la prueba.