Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 3 1 2006 Sociedad 47 La pareja más fotografiada se va de crucero La pareja más fotografiada el 22 de diciembre, Toni, de 28 años, y Marta, de 22, hojean catálogos de viajes en su bar El Porró de Hostalets de Balanyà, un pueblo de 3.000 habitantes a pocos quilómetros de Vic. El año nuevo les depara un crucero por el Caribe. En un barco que es tan grande como este pueblo asegura Toni, que aún luce una enorme sonrisa de satisfacción. Los cincuenta millones de pesetas que les tocaron con un décimo que habían comprado en el bar Ronda de Vic, ya tienen destino. Después del viaje al Caribe, la pareja invertirá el premio en arreglar la cocina del bar y pagar su vivienda. Toni todavía relata, eufórico, lo que sucedió el 22 de diciembre al mediodía, cuando se quedó hipnotizado ante el televisor al ver que el Gordo había caído en el 20.085. Un número grabado ya a fuego en su memoria. A mi hijo le pondré 20.085 bromea Toni detrás de la barra. El premio les permite, según Marta, dormir más tranquilos Los ganadores del Gordo de Navidad celebran su suerte eligiendo un viaje al Caribe para disfrutar del nuevo año Pisos que han subido varios millones en algo más de una semana, coches de gama alta, abrigos de pieles antes sólo imaginados... La lotería de Navidad dejó en Vic y otras poblaciones de la comarca un buen puñado de millones. Bajo sus efectos, la ciudad recibe el nuevo año Vic, ciudad de gama alta TEXTO: ANNA ZAERA FOTOS: INÉS BAUCELLS BARCELONA. Vic entra en 2006 después de unos cuantos días entre la realidad y el sueño. Con los efectos de la suerte planeando todavía sobre la ciudad, los vigitanos acuden en buen número a los establecimientos loteros, con la ilusión de que el sorteo del Niño vuelva a llenarles los bolsillos. La administración número 3 de esta coqueta población del interior de Cataluña, que el 22 de diciembre repartió más de 510 millones de euros del Gordo de Navidad, sigue siendo un hervidero. Las colas obligan a algunos clientes a esperar en la calle, mientras detrás de la ventanilla la familia Colina despacha décimos a destajo para la próxima cita con la fortuna. Algunos tientan a la suerte comprando el 20.085, el número agraciado el pasado día 22 comenta Enric Colina, todavía con la resaca del acoso de los medios de comunicación de los últimos días. Clientes que no se encuentran entre los ya afortunados, confían en que el sorteo del año nuevo se acuerde de ellos. Y es que este mismo negocio repartió en 2002 una serie del primer premio del Niño, que aunque para algunos es secundario, es un premio que sale más repartido afirma Colina. cliente detrás de la barra. El propietario del bar, Josep Antón, jugaba al mismo número desde hacía cinco años. Ahora, los habituales, que de tan clientes ya son amigos, quieren obsequiarle con una cena. Los comercios de la ciudad han notado la lluvia de millones. Joyerías, peleterías, establecimientos de electrodomésticos y concesionarios de coches han sido algunos de los negocios más frecuentados por los nuevos millonarios, aunque les cuesta reconocerlo. Enric Codina, jefe de ventas de la marca BMV en Vic, sonríe al ver el local lleno de clientes. Desde el jueves 22 ha habido ocho pedidos; un hecho extraordinario tratándose de vehículos de gama alta asegura. Aunque los interesados por los coches no confiesan que les ha tocado un buen pellizco del Gordo, se les nota en la cara asegura este jefe de ventas, quien ve llegar al establecimiento a compradores sin ninguna idea, sólo con el convencimiento de que pronto podrán conducir un serie 5 o serie 3 Sin embargo, todos los comerciantes coinciden en que las ventas se notaran más cuando los afortunados ha- yan cobrado el premio, a principios de año. Primero se lo tienen que creer comenta Enric Codina. La gente está planificando qué hacer con el dinero. Hasta que lo tengan en mano, no empezarán a hacer operaciones importantes asegura. Uno de los fénomenos más impactantes se ha producido en el sector immobilario. El precio de las viviendas de nueva construcción ha aumentado entre 5 y 6 millones en estos días. Algunos constructores han parado las ventas hasta el año nuevo para fijar un precio acorde con el nivel adquisitivo de los compradores en potencia. Y son muchos los vecinos que muestran indignación ante esta repentina subida de precios. Vic tiene 37.000 habitantes, pero sólo a 4.000 les ha tocado el Gordo; ¿y los otros qué? se pregunta una joven en la Plaza Mayor. En la inmobiliaria Habitatge, situada en la Plaza de la Estación, aún muestran con orgullo las portadas de los periódicos del día 23. Y es que este negocio fue tocado por la suerte, ya que repartió entre sus clientes participaciones del número 20.085. También los trabajadores se quedaron su parte. Leyendas urbanas La lotería sigue siendo el tema de conversación estrella en las calles y en los comercios. Una situación que ha generado ya algunas leyendas urbanas, como la que asegura que los hijos de una familia agraciada acuden al colegio con escoltas. También se comenta que el mismo jueves 22 por la tarde, una peletería muy céntrica facturó dieciocho abrigos de piel. Sin embargo, los comerciantes se muestran muy cautos al hablar de las ventas. No quieren lanzar las campanas al vuelo. Hoy pago yo, que soy millonario A pocos metros de la administración lotera, el bar Ronda, que repartió 60 millones de euros entre sus parroquianos, continúa sirviendo cafés, inmerso en una fingida normalidad. Hoy pago yo, que soy millonario grita un Una joya será también el capricho de muchos de los agraciados