Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 3 1 2006 11 El PP propone Plenos de control al Gobierno en el Senado sin coincidir con los del Congreso AFP Juan Antonio Olarra Guridi Juzgado ahora en Francia por pertenencia a banda de malhechores con fines terroristas, a Olarra Guridi y a Ainhoa Múgica se les consideraba como jefes del aparato militar de ETA desde dos años antes de su detención. Se enfrenta a una posible condena de hasta diez años de cárcel. Ha formado parte de algunos de los comandos más sanguinarios de ETA, como los Madrid Donosti o Levante Ainhoa Múgica Goñi La etarra codirigía con Múgica el aparato militar compuesto de cuatro ramas: reclutamiento de pistoleros, formación en armamento, recepción de información sobre posibles objetivos y preparación y suministro de material para atentados. Los dos terroristas fueron detenidos en Francia en septiembre del año 2002, junto a otros dos etarras también juzgados ahora en Francia. verano, y al constatar que el Ejecutivo de Zapatero y el PSOE, más allá de los mensajes optimistas y de algunos gestos no movía ficha, los dirigentes de ETA estudiaron la posibilidad de anunciar un alto el fuego, pero, eso sí, limitado, porque la tregua es su baza y no la quieren quemar antes de que el Gobierno facilite la constitución de la mesa de partidos en la que se aborde la unidad territorial del País Vasco, Navarra y País Vasco francés y su derecho a la autodeterminación. Las fuentes de la lucha antiterrorista creen que, en este punto, se ha impuesto la tesis de Txeroki de no anunciar un gesto de esas características, Su postura se ha visto avalada porque el resto de los dirigentes consideran que la estrategia de Josu Ternera no ha movido al Ejecutivo de Zapatero. La Fiscalía pide el embargo de las cuentas del etarra que abrió un negocio en el edificio de una víctima El asesino de Baglietto, condenado en 1981, se declaró insolvente para no indemnizar a la viuda b Azpiazu compró un local sin haber afrontado los 72.000 euros de responsabilidad civil que le impuso la sentencia que le condenó a 49 años de cárcel NATI VILLANUEVA MADRID. Puede que al etarra Cándido Azpiazu no le salga gratis haber abierto un negocio en el mismo edificio en el que vive Pilar Elías, la viuda del hombre al que asesinó y que años atrás le había salvado la vida. Si bien en su caso no será posible imponerle una medida de alejamiento (pues ya ha cumplido la condena que le fue impuesta en 1981) la Fiscalía de la Audiencia Nacional ha tomado una iniciativa que, de llevarse a cabo, podría suponer el cierre definitivo del local comercial que regenta, siempre y cuando esté a su nombre. El Ministerio Público ha solicitado a la Sala de lo Penal el embargo de las cuentas bancarias que posee el etarra y ha pedido al Registro de la Propiedad información sobre la titularidad de la cristalería que tiene Azpiazu en los bajos del edificio en el que reside Pilar Elías. El motivo es que, aunque el etarra ha cumplido 15 de los 49 años a los que fue condenado por el crimen de Ramón Baglietto, lo cierto es que a día de hoy no ha satisfecho ni un euro de la responsabilidad civil que se le impuso entonces (72.121 euros, de los que 60.000 tenían que ir destinados a la viuda) El suyo fue uno de los muchos casos de condenados que para sortear responsabilidades civiles se declaran insolventes. Pilar Elías, viuda de Baglietto La Sección Primera de la Sala de lo Penal no se ha pronunciado aún sobre la solicitud de la Fiscalía, pues dada la antigüedad de la sentencia por la que fue condenado, la Audiencia Nacional ha tenido que reclamarla al archivo judicial de Alcalá de Henares (Madrid) lugar en que se almacenan las resoluciones antiguas. Azpiazu asesinó en 1980 al edil de UCD Ramón Baglietto, quien salvó la vida al etarra cuando, siendo un bebé, iba a ser atropellado por un camión mientras estaba en brazos de su madre. El otro asesino de Baglietto, Juan Ignacio Zuazolazigorraga, también ha abierto un negocio de hostelería, según ha denunciado la viuda. En su caso, la Fiscalía todavía no ha movido ficha. Txeroki era partidario de intensificar cuantitativa y cualitativamente la ofensiva, esto es, más atentados e incluso con muertos, para presionar a Zapatero y forzarle a mover ficha, el jefe del aparato político José Antonio Urrutikoetxea Bengoetxea, Josu Ternera apostaba por apurar más la actual estrategia, al considerar que con cadáveres se cerrarían por mucho tiempo las puertas de la negociación. Fue en ese contexto cuando Arnaldo Otegi declaró que si se frustraba el proceso en ciernes, debería de transcurrir al menos una generación para recuperar una situación tan favorable como la de ahora. Josu Ternera con más apoyos en la organización por su veteranía, ganó el debate y logró más tiempo de Txeroki para aplicar su estrategia. Tras el