Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión MARTES 3 1 2006 ABC LA BURBUJA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. NO HAY QUIEN PUEDA CON LA VIVIENDA ACE cuatro años, la OCDE pronosticó que la economía española se encontraba ante preocupantes incertidumbres, entre ellas una posible caída fuerte y brutal a medio plazo de los precios de la vivienda The Economist que pasa por ser la Biblia de los dirigentes políticos y empresariales europeos, viene augurando desde hace casi un lustro que nuestro país presenta el LUIS IGNACIO mayor encarePARADA cimiento de los precios de los pisos entre los trece más desarrollados del mundo y que el riesgo de crack inmobiliarios es inevitable. Por las mismas fechas, el Banco de Pagos Internacionales se mostraba preocupado porque España era el cuarto país de la zona euro en el que más subía el precio de la vivienda. En 2003, la Comisión Europea incluyó por primera vez una referencia a los riesgos del incremento en el precio de los pisos en España y avisó del riesgo que supone que un 85 por ciento de las hipotecas estén concertadas a interés variable, lo que es un riesgo ante una subida de los tipos. El FMI asegura desde hace tiempo que la burbuja bursátil cuesta como media cuatro puntos porcentuales del PIB, pero que el estallido de los mercados inmobiliarios podría suponer ocho puntos. El Banco de España no se cansa de repetir que estamos endeudados hasta las cejas. Pues como si no. Porque en seis años se han construido en nuestro país más de tres millones de viviendas. Y hoy, la mitad del capital privado acumulado en España (1,3 billones de euros) representa el 80 por ciento del stock de capital total y está invertido en el sector residencial. Ayer se ha sabido que el precio de la vivienda creció un 10,1 por ciento en las capitales de provincia; que en las poblaciones de menos de 25.000 habitantes el aumento medio ha sido del 14,9; que en Madrid la subida ha sido de solo el 7,4 por ciento. En los últimos seis años, los precios de las viviendas han aumentado en España un 116,2 por ciento, seis veces más que los salarios y los precios de consumo. Pues como si no. H Reivindico un bar sin humos No soy fumador y esperaba que desde primeros de enero ¡por fin! podría desayunar sin que el vecino de barra me echara encima el humo de su cigarro. Mi gozo en un pozo, porque ahora, con la ley en vigor, resulta que no encuentro un sólo bar en mi pueblo que me permita desayunar sin humo. Todos los bares- -supongo que habrá pasado lo mismo en la mayoría de los pueblos pequeños- -han optado por seguir igual, es decir, no prohibir fumar a nadie. Con buena lógica, piensan que si prohíben fumar, se resentirá la caja. El resultado real de la aplicación de la ley en mi caso, y en el de una gran mayoría de no fumadores, es que, tras peregrinar estos días por los bares habituales de esta zona del Aljarafe sevillano, no he logrado desayunar libre de humos tras recorrer unos cuarenta bares. Al final, tuve que hacerlo, en el habitual, pero en la calle. En la terraza de verano, me sirvieron al aire libre, a unos siete grados de temperatura, el café y la tostada, mientras, en el interior, los fumadores disfrutaban, calentitos, de su desayuno y cigarrito. Pienso que la ley tiene una tremenda laguna al permitir que en pueblos enteros o barrios de grandes ciudades queden excluidos de poder ejercer su derecho de no fumador mientras se desayuna, o de fumar, si fuera el caso al contrario. Y así evitar que muchos tengamos que hacer 20 ó 30 kilómetros para encontrar un bar libre de humo, o, en su caso, que se pueda fumar, para ejercer nuestro derecho. Mientras tanto no me queda otro remedio, si quiero desayunar, que salirme a la puerta del bar, para hacer poder ejercer, en libertad, mi derecho de no tragarme el humo de los demás. Manuel Rodríguez Duarte. Valencina de la Concepción (Sevilla) Las consecuencias de la política de Zapatero Durante estos días he recibido por diversas vías- -SMS, correo electrónico, panfletos deficientemente redactados o, simplemente, mediante el boca a boca -ciertas llamadas para boicotear bienes de consumo producidos en Cataluña. Al parecer, esta campaña está resultando de una gran efectividad entre los consumidores del resto de España. Sin duda alguna, este éxito pone de manifiesto el rechazo de los españoles hacia el proyecto del nuevo Estatuto para Cataluña, redactado por el tripartito que gobierna en esa Comunidad y avalado por Rodríguez Zapatero, el todavía inquilino de La Moncloa. En cierto sentido, comprendo la actitud de esa gente que, de momento, no tiene otra forma- -a falta de elecciones a la vista- -de manifestar su rechazo al proyecto estatuario; sin embargo, no lo comparto, puesto que cualquier bien producido en Cataluña es tan español como uno obtenido en Sevilla o en Vigo, por citar algún ejemplo. Lo que sí debemos de boicotear con todos los medios que la democracia pone a nuestra disposición es el Estatut, engendro separatista e inconstitucional. Lo podemos hacer presionando a este Gobierno que está perdiendo gas a fin de que no ceda ante las insolidarias y egoístas pretensiones del nacionalismo radicalsocialista trasnochado, fortalecido, en la actualidad, por desarraigados charnegos convertidos al mismo por servilismo, por cobardía, por intereses egoístas o por deficiencia intelectual. España, a lo largo de su ya dilatadísima Historia, ha sufrido demasiado para preservar su unidad y ahora, como siempre, no vamos a consentir que unos iluminados rompepatrias nos la fraccionen, como intentan ciertas comunidades históricas con sus proyectos de estatutos. Jesús García González. Sevilla. la tarde. Los padres dispondrán de diez días por el nacimiento de un hijo y se amplía el de las madres. Efectivamente parece una buena noticia. Pero sólo lo parece. Muchos nos planteamos: ¿y por qué esta ley no es extensible a todos los trabajadores? Desgraciadamente hay muchas familias rotas que hubieran necesitado de más tiempo de convivencia para poder sobrellevar juntos las tareas de la casa. Que hubieran necesitado unas horas más para hablar, para compartir, para hacer un proyecto común. Pero la presión del ambiente. La tensión del trabajo. El llegar tarde y cansados impedía esos diálogos necesarios y sencillos, pero imprescindibles para mantener el afecto. Su vivienda ha sido más una pensión que un hogar. Los hijos se han cria- do a base de canguros y televisión. Conocen todos los jugadores de su equipo de fútbol, dominan internet y saben todo sobre sexo. Sin embargo descubrimos niños que no han tenido lo que más anhelaban: una sonrisa serena de su madre o un rato de juegos con su padre. Para todos pedimos un horario familiar. Que se respeten las circunstancias personales. Que se tengan en cuenta las peculiaridades. Pilar Alfós Llop. Tarragona. El dolo de la ley Zerolo Son cinco los meses que lleva la ley del matrimonio del mismo sexo. Sabemos que sólo se han celebrado 357 bodas, según el Ministerio de Justicia. Si los datos son correctos, se habrían casado Plan Concilia Ayer entró en vigor el llamado Plan Concilia que pretende conciliar la vida laboral y la familiar. Los empleados del Estado dispondrán de una mayor flexibilidad en su horario laboral y no podrán salir más tarde de las seis de menos de un 0,1 por mil de los 4 millones de homosexuales que al parecer viven en España. Es decir, según la estadística, es mucho más fácil jugar y ganar la Lotería de Navidad que conocer a un homosexual casado Por cada 56.022 ciudadanos censados, sólo uno ha contraído matrimonio con una persona del mismo sexo. En el mismo periodo (cinco meses) se han casado en España en torno a 87.500 parejas heterosexuales. ¿Dónde están esos cuatro millones de homosexuales que demandaban una ley para satisfacer sus deseos de matrimonio? Todo hace pensar que esta ley no responde a los intereses del colectivo homosexual, que ha sido utilizado políticamente por el PSOE; es una ley hecha a la medida del dirigente socialista Pedro Zerolo, uno de los pocos homosexuales españoles que sí se ha casado. Con esta Ley, Zapatero ha destruido jurídicamente la institución milenaria del matrimonio, con una ley manifiestamente inconstitucional, a cambio de satisfacer los deseos de 357 parejas. Esta cada vez más claro que estas personas podrían haber regulado jurídicamente su relación acogiéndose a una institución creada al efecto, distinta del matrimonio, lo que significa que la llamada ley Zerolo fue totalmente innecesaria. Tomás Pérez López. Sevilla.