Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 LUNES 2 1 2006 ABC Gente Reaparece la princesa Masako La princesa Masako, esposa del Heredero de Japón, Naruhito, reapareció en público después de tres años de ausencia por depresión, durante la recepción ofrecida con motivo del Año Nuevo y en la que participaron los emperadores, sus hijos y el primer ministro nipón. El fin de año en el mundo: de izquierda a derecha y de arriba a abajo, La India, Londres, Moscú, Berlín, Nueva York, Roma, París, China y Manila En Londres, el Big Ben retumbó solemne para dar fin a uno de los peores años de su historia. Entre carcajadas y abrazos, existía cierta melancolía por aquellos que no pudieron celebrar la entrada en este año, al haber perecido en los terribles atentados del pasado 7 de julio. Cientos de miles de personas competían en la berlinesa Puerta de Brandemburgo con los neoyorquinos en lo que a bajas temperaturas se refiere, y en la Plaza Roja de Moscú demostraban su costumbre al gélido clima dando la bienvenida a 2006 superando las extremas medidas de seguridad que se impusieron en el país para acceder al recinto. En Madrid, el reloj de la Puerta del Sol dio el pistoletazo de salida para engullir las doce uvas de la buena suerte. Por su parte los jóvenes israelíes dejaron a un lado el miedo y, a pesar de la desaprobación del rabinato que considera que la celebración se trata de una festividad cristiana, se lanzaron a las calles para acoger el año nuevo. Las 50 alertas de posibles ataques no achantaron a la población. La Ópera de Sidney, escoltada por 1.700 agentes, se entalló el vestido de luces, mientras en Pekín las campanas y tambores resonaron 108 veces para asegurar un próspero año. AFP Dos jóvenes emulan una célebre foto en Times Square REUTERS Un fin de año bajo cero De Times Square, en Nueva York, a Sidney, Pekín, París, Londres, Berlín y, cómo no, la Puerta del Sol. El mundo se volcó en la bienvenida a 2006 TEXTO: JOSÉ LUIS DE HARO FOTOS: REUTERS, AFP Y EFE entras en Nueva York más de medio millón de personas soportaban las bajas temperaturas y la ligera nieve que caía en Times Square, los londinenses llevaban ya disfrutando cinco horas del nuevo año, en el que los líderes mundiales han coincidido en hacer un llamamiento para la paz mundial. Con un despliegue de seguridad descomunal, Mi los gorgoritos de Mariah Carey y las melodía del trompetista Winton Marsalis (recuerdos del jazz de la Nueva Orleans asolada por el Katrina amenizaron a la multitud de curiosos, turistas y neoyorquinos que se aventuraron a conseguir un mínimo rincón para disfrutar en directo de la caída de la famosa bola que daría comienzo a 2006. Fuegos artificiales en la Puerta del Sol tras las campanadas EFE