Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 LUNES 2 1 2006 ABC Internacional Rusia corta el gas a Ucrania y le acusa de robar el suministro que envía a Europa Sube de tono la escalada de recriminaciones y amenazas entre los gobiernos de Moscú y Kiev b Las autoridades ucranianas se La polémica de los precios Tarifas en el 2006 por 1.000 metros cúbicos de gas en dólares de EE. UU. Ucrania: 230 Bielorrusia: 47 Armenia y Georgia: 110 Rumanía: 280 Coste medio en la UE: 240 Fuente: Ap afanan en asegurar a su ciudadanía que nada catastrófico va a suceder y que nadie se quedará sin calefacción este invierno RAFAEL M. MAÑUECO. CORRESPONSAL MOSCÚ. Rusia y Ucrania, dos países eslavos unidos por estrechos lazos en todos los terrenos, han llegado a una situación de ruptura sin precedentes. Tal y como ya se había advertido, la compañía Gazprom, el poderoso monopolio energético ruso, procedió ayer a cortar el flujo de gas con destino a Ucrania en una actitud que tendrá consecuencias imprevisibles para la economía del país y para la estabilidad en la zona. El desencuentro se produce a causa de la negativa de Kiev a aceptar las nuevas tarifas de gas establecidas por Gazprom, que casi quintuplican las vigentes hasta la fecha. La primera consecuencia de la inmisericorde decisión de Rusia ha sido una drástica reducción de los suministros de gas a los países de la Unión Europea, a través del gaseoducto que pasa por suelo ucraniano, de la que Kiev y Moscú se culpabilizan mutuamente. Polonia y Hungría fueron los primeros países en notar esa bajada de la presión en el interior de la tubería. La compañía ucraniana Naftogaz aseguró ayer en un comunicado que Rusia ha disminuido los volúmenes de gas en tránsito hacia Europa Según Naftogaz el recorte es de 67 millones de metros cúbicos por encima de lo que Rusia había anunciado. Por su parte, Serguéi Kupriánov, portavoz de Gazprom, afirmó que el suministro a Europa se mantiene en los niveles habituales y que, por tanto, si ha caído el volumen de gas en esa dirección, es por que Ucrania lo está robando Polonia y Hungría fueron los primeros países en notar ayer la bajada de la presión en el interior de la tubería Un operario acciona la válvula que corta el gas a Ucrania, en una imagen de televisión dad de hidrocarburo de la conducción que, pasando por territorio ruso, llega a Ucrania procedente de Turkmenistán. El primer ministro ucraniano, Yuri Yejanúrov, ya advirtió que Ucrania se quedará con el 15 por ciento del gas que pasa por el gaseoducto europeo. De igual forma, Yejanúrov reiteró el sábado su amenaza de subir el alquiler a la base naval rusa de Sebastopol (Crimea) lo que, según Moscú, podría desembocar en que Rusia deje de reconocer el trazado actual de su frontera con Ucrania, en clara alusión a Crimea. Todo son sólo amenazas, de momento, pero están haciendo que suba peligrosamente la tensión entre dos países que formaron parte del mismo Estado durante siglos, primero durante la monarquía zarista y después en los tiempos soviéticos. Las autoridades ucranianas, mientras tanto, se afanan en dar imagen ante su ciudadanía de que nada catastrófico va a suceder y que nadie se quedará sin calefacción este invierno. En Kiev se ha creado una célula de crisis interministerial para hacer frente a cualquier contingencia. Tres centrales térmicas situadas en las regiones de Donetsk y Járkov han recibido instrucciones para comenzar a sustituir paulatinamente el gas por carbón. Ucrania produce sólo el 20 por ciento del gas que necesita. El 80 por ciento restante viene de Rusia y Turkmenistán. Con este último país asiático Kiev tiene ya firmado un acuerdo para el suministro de 40.000 millones de metros cúbicos al precio de 50 dólares los mil metros cúbicos. Ese mismo precio es que el venía costando el gas ruso hasta que, tras nueve meses de infructuosas negociaciones, fue elevado a la suma de 230 dólares los mil metros cúbicos. El presidente ucraniano, Víktor Yúshenko, volvió ayer a reiterar que la tarifa que exige Gazprom es exorbitante e hizo un llamamiento a reanudar las negociaciones lo antes posible. Kupriánov explicó que el precio propuesto a Ucrania es completamente normal y señaló que países como Bulgaria o Washington rechaza la decisión del Kremlin AP, R. MAÑUECO WASHINGTON, MOSCÚ. El Departamento de Estado norteamericano criticó ayer la decisión rusa de cortar el suministro de gas a Ucrania. Estados Unidos rechaza la decisión rusa de suspender el envío de gas a Ucrania, con potenciales efectos sobre el suministro de gas en toda Europa manifestó el portavoz del Departa- Anuncio de represalias Este primer cruce de acusaciones, unido al que ha hecho Moscú al sostener que Kiev ha saboteado las negociaciones, no es más que el botón de muestra de lo que se avecina a partir de ahora en las relaciones entre ambos países. Kupriánov ha dado a entender que, si se confirma que se está extrayendo unilateralmente gas del gaseoducto que abastece Europa, Gazprom procederá a recuperar la misma canti- mento de Estado norteamericano, Sean McCormack. Un paso tan abrupto crea inseguridad en el sector energético de la región y levanta serias dudas sobre el uso de la energía para ejercer presiones políticas declaró McCormack, añadiendo que Estados Unidos ha dicho a ambos países que esto causará un movi- miento gradual del precio del gas en el mercado. Esta crisis va aumentar los muchos impedimentos que los críticos del Kremlin en Europa y EE. UU. veían a la presencia del gran país euroasiático en el G 8 (los siete países más industrializados del mundo y Rusia) Además Rusia asume la presidencia anual del G- 8 bajo la bandera de la se- guridad energética Algunos eurodiputados y senadores estadounidenses consideran paradójico que Rusia se haga cargo de la presidencia del club de las democracias más prósperas del planeta justo cuando los rusos son objeto del mayor recorte en sus derechos y libertades que se recuerda en las dos últimas décadas.