Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 Nacional LUNES 2 1 2006 ABC Un médico forense realizó un cálculo aproximado de su edad, sin tener en cuenta las manifestaciones del joven zó una lucha a la desesperada. Contando con el apoyo de su familia y de asesores altruistas pudo enviar varios escritos en diversas fechas al juzgado sentenciador. Pese a que entonces no obtuvo resultado alguno, su persistencia logró un premio: que su caso se conociera en el Supremo y que el alto tribunal, finalmente, reconociera el error judicial, achacando las culpas a los fallos cometidos por el médico forense que realizó un cálculo aproximado de su edad, sin tener en cuenta las manifestaciones del joven. La Nochevieja de 2004, Ismael lograba su libertad, finalizando su etapa de presidio pero iniciando una nueva lucha, una lucha por conseguir que se le devuelvan todos esos años que perdió entre rejas por un error judicial. ¿Cómo valorar 8 años de vida? ¿cómo fijar una cantidad que sirva para devolverle esos años perdidos? En esa cuantificación trabajan en estos momentos los abogados de Ismael, un número más de los errores judiciales que, según los abogados del joven, son curiosamente cuantiosos en el caso de los extranjeros. Cárcel de Ceuta, en la que estuvo ingresada la víctima del error judicial admitido ahora por el Supremo EL FARO DE CEUTA El TS admite que un error judicial hizo que un magrebí pasase 8 años en prisión Se le juzgó con el Código Penal ordinario a pesar de que se trataba de un menor b El afectado, que fue condenado Beneficios perdidos a quince años por robos, pelea ahora por conseguir una indemnización por los ocho años que ha permanecido entre rejas CARMEN ECHARRI CEUTA. Cuando Ismael Haddu Aziz escuchó la sentencia condenatoria por la que un juez de Ceuta le mandaba 15 años a prisión, se le cayó el mundo a los pies. A sus 17 años, y pese a asegurar ante los tribunales que no alcanzaba la mayoría de edad, este marroquí que vivía clandestinamente en la Ciudad autónoma y sobrevivía con la práctica de algún que otro robo, se convirtió en uno de esos tristes protagonistas de las historias de errores judiciales que terminan dando forma a una película. Ahora, después de que el Tribunal Supremo haya emitido un fallo por el que anula las sentencias dictadas en 1996 al argumentar que no se tuvo en cuenta su minoría de edad por un error del médico forense, Ismael está peleando por conseguir una indemnización económica adecuada por los ocho años que ha permanecido entre rejas. Unos palos Las cárceles de Salamanca, Palencia, Lugo y la propia Ceuta han sido testigos de sus penurias y su lucha, que ha mantenido con el apoyo de su familia, por hacer que se haga la justicia que en su día actuó en su contra. El momento en que la vida de Ismael se truncó por completo fue aquel que eligió para dar unos palos Ese interés por la propiedad ajena se saldó con varios arrestos policiales y, al final, con su traslado al juzgado. El Juzgado de lo Penal número 2 de Ceuta aplicó dos sentencias consecutivas por estos delitos, entendiendo que era mayor de edad, con lo que no tuvo en cuenta la eximente completa de minoría de edad o la semi- imputabilidad al contar en el momento de los hechos con 17 años. Este magrebí, conocido habitual de la Policía ceutí y que ahora vive en una localidad de la Península, comenzó así a agotar sus penas en diversos recintos carcelarios, que iban a terminar en 2008. Entre rejas, Ismael comen- Los argumentos que utiliza la defensa de Ismael se centran en que en el momento del enjuiciamiento el alegante podría haber visto atenuada su pena, teniéndose en cuenta el Código vigente de 1995, que le hubiera reportado un gran beneficio penal con reducción de hasta dos grados. Pero hay más. Teniendo en cuenta la entrada en vigor de la Ley Orgánica 5 2000 de 12 de enero sobre el menor, Ismael hubiera quedado inimputable, debiéndosele aplicar como pena medidas correctivas y no prisión. En este juego de reclamaciones se pierde ahora el caso de este joven. Una guerra que pone sobre la mesa que la Justicia no siempre va por el camino recto. Los renglones torcidos se utilizaron en el caso de Ismael. ¿Y en cuántos más?