Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional LUNES 2 1 2006 ABC IRENE LOZANO Periodista, lingüista y escritora El español también es la lengua propia de Cataluña y el País Vasco Irene Lozano desenmascara en su ensayo Lenguas en guerra la forma en que los nacionalismos utilizan el catalán, el gallego o el vasco como moneda de cambio política y tratan de aniquilar una realidad bilingüe. España- -dice- -no puede perder el privilegio de su lengua común TEXTO: BLANCA TORQUEMADA FOTOS: ÁNGEL DE ANTONIO MADRID. La conveniencia de cuestionar verdades instaladas más a fuerza de reiteración e imposición que de honradez intelectual ha llevado a Irene Lozano a huir del fango de la corrección política en su obra Lenguas en guerra galardonada con el Premio Espasa de Ensayo 2005. En un terreno pantanoso, anegado de ampulosos ropajes identitarios y abonado por una insidiosa culpabilización del español, Lozano argumenta sólidamente cómo a las lenguas se les ha arrebatado en España la inocencia original de su función de intercambio y comunicación para convertirlas en un elemento de exclusión y discriminación que no se corresponde con su realidad social e histórica. En Cataluña, en el País Vasco, en Valencia o en Galicia. Es una falacia- -dice- -cómo utilizan los nacionalismos la expresión lengua propia porque igual de propio es en todas las Comunidades autonómas el español. Tenemos la inmensa fortuna de disfrutar de una lengua común -El PSOE acaba de aceptar que el nuevo Estatuto de Cataluña recoja el deber de conocer el catalán. ¿Cómo interpreta el hecho? -En primer lugar, con sorpresa, porque el pasado mes de mayo el Partido Socialista no estaba de acuerdo con ese punto, y ahora sí. Una vez más, se está utilizando la lengua como moneda de cambio, en una intragable equiparación simbólica del catalán y el castellano, por encima incluso del criterio del Tribunal Constitucional, que ya calificó en su sentencia 84 1986 como contraria a la Carta Magna la imposición del deber de conocer el gallego en la Ley de Normalización Lingüística de esa Comunidad autónoma de 1983. Creo que los socialistas se suben ahora al carro de una interpretación flexible de la Constitución y aducirán que el deber de conocer el castellano no tiene por qué excluir el deber añadido de conocer otra lengua en un determinado territorio, pero ese camino es muy peligroso por el uso que el nacionalismo puede hacer de él, como filtro laboral y elemento de discriminación. No es una medida lingüística, sino política, que implica primar a los comprometidos con una determinada ideología, a los aculturados en el catalanismo. En esa línea va igualmente el he- Eliminar el castellano de las escuelas es una desgracia Irene Lozano (Madrid, 1971) licenciada en Lingüística Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid y periodista, acumula ya una fértil trayectoria como escritora. Hace sólo diez meses alumbró la ambiciosa biografía Federica Montseny. Una anarquista en el poder (Espasa) Anteriormente había publicado Lenguaje femenino, lenguaje masculino, ¿condiciona nuestro sexo la forma de hablar? (Ediciones Minerva, 1995) El Premio Espasa de Ensayo 2005 por Lenguas en guerra la ha refrendado como una voz nítida y original: Los hablantes están demostrando que usan la lengua que les resulta eficaz y satisfactoria en cada momento, más que la que se les impone por decreto, por mucho que se empeñen siniestras oficinas de vigilancia lingüística Está demostrado que es la lengua materna la que se transmite como lengua de habla a la siguiente generación, no la de la escuela. Así, nos podemos encontrar con un panorama de futuros ciudadanos que no dejarán de hablar en español aunque se les haya educado en catalán o vasco, y a los que, sin embargo, se les habrá privado del castellano culto, que hasta la introducción de estas políticas se adquiría en el sistema educativo. Es un empobrecimiento atroz y una desgracia cho de que en Galicia se estén eliminando los test en castellano en algunas oposiciones. -La tesis principal de Lenguas en guerra es que el bilingüismo es lo verdaderamente propio frente a la exclusión del español en las regiones que además hablan catalán, vasco o gallego... -Es lo natural, porque ha sido así durante siglos. Hasta la dictadura de Franco en España nunca hubo una utilización ideológica sistemática del español. Ha sido la lengua de comunicación aceptada y libremente asumida en todas las regiones sin la percepción de que la generalización de su uso significara el aplastamiento de las lenguas minoritarias, porque han coexistido. El hablante la valoraba, y la valora, como instrumento útil, como lengua franca Salvo algunas leyes del siglo XIX sobre la obligación de redactar la documentación en castellano que nunca llegaron a ser de general aplicación, en España la construcción nacional jamás se sustentó sobre la lengua mayoritaria, como sí ocurrió por ejemplo en Francia, Alemania o muy especialmente Italia. En esos países el ideal revolucionario o el romántico, según el caso, sí contribuyeron a la asfixia de las lenguas minoritarias. En España no. -Usted recuerda en su libro un factor importante, que es la diferencia entre competencia y uso de una lengua... -Claro, porque con las políticas de normalización se generaliza la competencia, pero no se logra imponer el uso. Con las inmersiones es cierto que un porcentaje creciente de los ciudadanos de esas autonomías es competente en catalán o vasco, o sea, capaz de comprenderlo y de utilizarlo, pero el uso no se incrementa ni mucho menos al mismo ritmo que la competencia. Actualmente, el uso del catalán en Cataluña está en un 50 por ciento y el del euskera en el País Vasco en un 15. Incluso se está detectando que en determinados medios sociales ese uso está descendiendo. Esto queda fuera del control de los políticos. Muchas veces se exige el catalán para acceder a un determinado trabajo y luego no se usa en ese ámbito laboral. Pero al impregnar el conocimiento y uso de la lengua de la adhesión a unos determinados valores se hace saber, en definitiva, que quien la haga suya va a gozar de unos determinados privilegios. Se convierte la lengua en un factor de discriminación. -También analiza cómo el franquismo ha distorsionado este debate... -Sí, por dos factores fundamentales: Primero porque ideologizó de forma generalizada la lengua española (la del imperio y en segundo término porque al convertir al catalán, al gallego o al vasco en lenguas marginadas en los espacios públicos aproximó a los sectores nacionalistas y a la izquierda, lo que consolidó una sintonía que no es natural y que ahora sigue vigente. No olvidemos que la raíz de la izquierda es internacionalista. El tradicionalismo catalanista defensor a ultranza de la lengua es de raíz ultraconservadora, igual que el vasco que, después de haberse fundado en la raza, traspasó esa identificación excluyente a la lengua porque el nazismo y la Segunda Guerra Mundial convirtieron en inaceptables los planteamientos etnicistas. A unos y a otros, nacionalistas e izquierda, los unió en la dictadura su condición de víctimas y esa anomalía pervive hasta el punto de que se convierte hoy en la pinza que pretende culpabilizar a la lengua, al español, lo que considero un gravísimo error. Esto provoca que hoy en Cataluña la normalización atenace a la sociedad y que, como reacción a este y a otros excesos, haya nacido la plataforma de Albert Boadella. -Además, su ensayo reflexiona sobre cómo han cambiado las tornas: antes del franquismo se reivindicaba la españolidad de las otras lenguas peninsulares (salvo el portugués, claro) y ahora ese planteamiento es marginal en todos los fo-