Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 Los sábados de ABC SÁBADO 31 12 2005 ABC UN BLANCO PERFECTO En las termas de Luz St. Sauver, las vistas sobre la montaña son espectaculares Madera y burbujas completan el paisaje de la ciudad del agua de Bagnères de Bigorre (Viene de la página anterior) El lago des Huats, con el imponente Vignemale (3.298 m. al fondo ginable sobre la cadena montañosa de los Pirineos. Aquí hay un observatorio astrónomico en el que se empezó a trabajar alrededor de 1884, cuando esta pared se subía a pie, y también un restaurante en el que hoy devora un potaje con alubias de Tarbes Iker Fernández, uno de los mejores especialistas del mundo de halfpipe (snowboard) en la línea de salida de los Juegos Olímpicos de Turín. Fernández ha pasado los últimos meses en Alaska, Canadá o Suiza, en busca de su estado de forma ideal. Dice, unos minutos antes de lanzarse pendiente abajo, hacia el lago Oncet y la estación de La Mongie, que la medalla está difícil y que un puesto entre los finalistas es, en cambio, una opción asequible. Este pionero del snowboard español vive (al menos tiene casa) en San Sebastián, y parece encantado de la autopista que enlaza Irún con los Altos Pirineos franceses, un rincón en el que se alzan estaciones como La Mongie o Luz Ardiden. Son buenas montañas, ¿eh? son- ríe mientras señala un horizonte hoy limpio, interminable, un diente de sierra en el que apuntan al cielo el Aneto (3.404 metros) le Neouvielle (3.091) el Monte Perdido (3.355) le Vignemale (3.298) le Marboré (3.328) Muchos españoles ...Y Luz Ardiden, quizá la estación más visitada por los esquiadores españoles. Al menos la mitad de nuestros clientes son compatriotas suyos comenta Bernard Laporte, director de la oficina de turismo local. Bernard no es un jovencito, pero ha convertido su cuerpo en una bala de músculo, sin un gramo de grasa, que habla como si fuera asunto baladí de sus ascensiones en bicicleta de montaña a Luz, la meta en la que ganaron Cubino, Delgado, Induráin y Laiseka, o de las bajadas enfundado en su mono de esquiador. Hoy se calza las tablas para enseñar en primera persona las posibilidades de la estación, sesenta kilómetros de pistas, un snow park con el tubo más largo de los Pirineos, noventa cañones de nieve por si algún día hicieran falta... Desde el telesilla que trepa hacia la cumbre, el dominio se antoja un paraíso cómodo para disfrutar del deporte, incluso un sábado en plenas vacaciones de Navidad. Desde la estación al pueblo de Luz Saint Sauveur hay doce kilómetros de curvas y vistas soberbias sobre el valle, bautizado por los ingleses como Pays Toy. En Luz viven mil cien personas alrededor del tesoro de la montaña y de otros puntos de interés, como el puente que Napoléon III re- Cerca de cada estación de esquí hay un complejo de piscinas, saunas, hammam... para redondear el día galó a la ciudad en 1860 en la que reposó algún tiempo su esposa, Eugenia de Montijo, o la iglesia fortificada de San Andrés, del siglo XI. Eugenia, que tenía problemas de fecundidad, los curó en las termas que ahora han vuelto a ponerse de moda, como complemento relajante de un día de esfuerzo en la nieve. El rastro español en la región pudo empezar entonces, con la condesa de Teba, pero aún hoy es moneda común. La mitad de mis amigos tiene origen español afirma Nathalie Morel, vecina de Tarbes, mientras comemos en un restaurante de Luz llamado Tapas al que hemos llegado en un minibús de la empresa Paseíto La tarde, en el hammam La nieve es la cara A de la escapada a los Pirineos. A media tarde, después de bajar de las pistas, es un buen momento para descubrir la cara B en alguno de los centros de aguas termales de la región. En Luz Saint Sauveur encontramos uno de ellos, con un ventanal inmenso para disfrutar en el mismo pack del calor y el vaho de las piscinas y del frío de Un hotel con encanto Ramonjuan cerca de La Mongie