Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 31 12 2005 45 Las tárifas de agua en España difieren hasta en 250 euros según la ciudad dónde se viva Vocento obtiene una cadena de televisión autonómica digital en las Comunidades de Valencia y Murcia Bonificaciones a la contratación de cuidadores J. B. MADRID. El Consejo de Ministros, en su última reunión del año, aprobó ayer el Reglamento de la Ley de Protección a las Familias Numerosas, que establece, entre otras cuestiones, una bonificación de hasta el 45 por ciento en las cuotas de la Seguridad por la contratación de cuidadores. Para tener derecho a esta ayuda, la familia en cuestión habrá de estar al corriente de pago de las cuotas a la Seguridad Social, acreditar su condición de numerosa ante la Administración autonómica correspondiente, y demostrar los servicios exclusivos de dicho cuidador para los miembros de la unidad familiar. Del mismo modo, las familias numerosas serán beneficiarias de descuentos del 20 al 50 por ciento en los transportes, así como en actividades de ocio y culturales, como teatros y museos. Por lo que se refiere a las exenciones y bonificaciones en tasas y precios públicos en el ámbito educativo, el reglamento establece que habrán de solicitarse a través del centro u organismo donde se vaya a realizar la actividad. También se incrementarán las prestaciones por infortunio familiar concedidas por el seguro escolar. Igualmente, se contempla un subsidio para aquellas familias numerosas que tengan hijos con discapacidad que presenten necesidades educativas especiales, y se desarrollan algunos beneficios en los planes de financiación y acceso a las viviendas protegidas. Un niño tiene que esperar 12 años a que la Justicia le diga quién es su padre El TS declara de nuevo la paternidad de un hombre que logró el amparo del TC la doctrina jurisprudencial según la cual la negativa a someterse a un test de paternidad no implica una fictia confessio (confesión presunta) N. VILLANUEVA MADRID. Las dilaciones en la Justicia han provocado que después de 12 años, Marcos, un joven que hoy es mayor de edad, no sepa todavía si el hombre demandado por su madre en 1994 es o no su progenitor. El Tribunal Supremo acaba de poner fin a esa batalla judicial, y en una sentencia polémica, que será nuevamente recurrida ante el Tribunal Constitucional, atribuye por segunda vez la paternidad de Marcos a Manuel J. C. que se negó a someterse a una prueba biológica. Más allá del contenido de la primera sentencia del Supremo, que se aparta de una consolidada línea jurisprudencial- -la negativa a hacerse una prueba biológica no es, por sí sola, un indicio para atribuir la paternidad- -la resolución del alto tribunal se produce doce años después de que la madre de Marcos demandara al presunto padre del pequeño, hoy mayor de edad. No es el único caso, aunque sí llamativo por los indicios en los que se basa la sentencia, por el tiempo transcurrido y porque, aunque fuentes de ambos tribunales lo nieguen, a nadie se le escapa que este partido de tenis no contribuye a cerrar definitivamente la herida abierta entre la Sala Primera del Tribunal Supremo y el Tribunal Constitucional. b El Supremo rechazó El TC anuló el fallo del Supremo al no respetar los derechos fundamentales Junto con la negativa a someterse a un test de paternidad, el Supremo valida pruebas que se rechazaron antes ser puesta en relación con el resto de material probatorio. Manuel recurrió en amparo ante el Tribunal Constitucional, que recordó al Tribunal Supremo que la negativa a someterse a una prueba biológica no es base para suponer una fictia confessio aunque puede representar un indicio valioso que, puesto en relación o conjugado con las demás pruebas practicadas en el proceso, permite declarar la paternidad pretendida Las actuaciones se retrotrayeron al momento anterior a que el Supremo dictara sentencia, pero el alto tribunal volvió a confirmar hace unos días que Manuel es el padre de Marcos, y lo ha hecho basándose, en esta segunda ocasión, en pruebas rechazadas por los tribunales de instancia, como llamadas telefónicas o una carta certificada ante notario a la que Manuel no quiso contestar. El Supremo dice que el silencio, en este caso, constituye un indicio más de que el demandado es el padre de Marcos. Manuel J. C. recurrirá de nuevo ante el Constitucional. La respuesta tendrá que esperar al menos otros dos años. El peregrinaje judicial En noviembre de 1995, el Juzgado de Primera Instancia número 17 de Madrid desestimaba la demanda interpuesta contra Manuel J. C. por la madre de Marcos El juez concluía que no existían pruebas de que la demandante y el demandado hubieran mantenido relaciones sexuales. La demandante recurrió en apelación ante la Audiencia Provincial de Madrid, que en diciembre de 1996 confirmó la absolución del demandado y sostenía que su negativa a someterse a una prueba de paternidad no constituye una confesión, sino que es necesario examinar el resto de pruebas. La madre de Marcos recurrió en casación ante el Tribunal Supremo, que por primera vez, el 20 de septiembre de 2002, aseguraba que Manuel era el padre del joven. La Sala Primera se basó sólo en la negativa del presunto padre a hacerse la prueba biológica. En octubre de 2002, el demandado recurrió en amparo ante el Tribunal Constitucional, que dos años después admitía a trámite el recurso. El pasado mes de febrero, el TC anulaba el fallo del Supremo y le ordenaba dictar otra sentencia respetuosa con los derechos fundamentales del recurrente. El 7 de diciembre, el Tribunal Supremo vuelve a atribuir a Manuel J. C. la paternidad de Marcos, que hoy tiene 20 años. Laberintos judiciales Parejas en separación Como novedad, el reglamento también establece los términos en que las parejas en separación puedan mantener el régimen de familia numerosa, si no rompen la convivencia entre padres e hijos, al tiempo que determina los casos y condiciones de la dependencia económica cuando hay un único ascendiente activo, y el hijo contribuye al sostenimiento de la familia. Finalmente, el texto detalla las condiciones que, de acuerdo a la ley, deben reunir los hijos o hermanos para reconocer y mantener el estatus de familia numerosa. Entre las reacciones, el Instituto de Política Familiar aplaudió la aprobación del texto, aun destacando que no cubre mínimamente las expectativas de las familias numerosas ante la ley y sigue sin abordar en profundidad la protección a la familia Los tribunales resuelven diariamente decenas de demandas de filiación que en algunas ocasiones se convierten en auténticos laberintos judiciales que más allá del gasto económico que pueden generar, suponen un auténtico drama, no sólo para el justiciable, sino también, en ocasiones, para el propio demandado. En el caso de Manuel J. C. el Tribunal Supremo considera que la negativa a hacerse la prueba de paternidad constituye lo que en Derecho se conoce como una fictia confessio es decir, una confesión presunta. En la primera sentencia que dictó la Sala Primera, esta negativa fue la única prueba de cargo contra Manuel, un indicio rechazado anteriormente por el juzgado de Primera Instancia número 17 de Madrid y en apelación por la Audiencia Provincial de Madrid, que se basaron precisamente en la doctrina del Tribunal Supremo y del Tribunal Constitucional. Según ésta, la negativa a someterse a una prueba biológica tiene que