Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 31 12 2005 23 Sudán acepta cerrar su Embajada en Bagdad para obtener la liberación de sus ciudadanos secuestrados El vicepresidente sirio, Abdel Halim Jadam, se refugia en París y acusa al régimen de Damasco Los principales canales rusos de televisión quieren transmitir mañana el cierre de la válvula de suministro Yúshenko rechazó ayer de nuevo pagar la enorme suma que exige Rusia por mantener el envío de energía mendar aquel patinazo y sacarse la espina. En marzo, se celebran en Ucrania unas elecciones legislativas cruciales, ya que, según las reformas pactadas durante la Revolución Naranja a partir del 1 de enero del año entrante, muchas prerrogativas del presidente, como la de designar al primer ministro, serán traspasadas a la Rada (Parlamento) El Partido de las Regiones, que encabeza Yanukóvich, es ahora el favorito de las encuestas y el fracaso de la negociación del precio del gas hará subir aún más su popularidad. Declaración de Putin En relación con los bajos precios del gas que pagaba hasta ahora Ucrania, Putin dijo muy claramente el jueves a los negociadores ucranianos, encabezados por el ministro de Energía, Iván Plachkov, que nuestro país no puede subvencionar los negocios de firmas extranjeras Una cosa es ayudar a nuestros vecinos y amigos, que, al igual que nosotros, intentan superar las secuelas de la economía planificada, y otra subvencionar los proyectos de la India en Ucrania señaló el presidente ruso. Resulta que el reciente concurso para privatizar el complejo metalúrgico ucraniano Krivorozhstal el más importante del país, lo ganó la filial alemana de la firma india Mittal Steel, en detrimento de las compañías rusas. Por su parte, Yúshenko rechazó ayer otra vez pagar la enorme suma que exige Rusia por el gas, cuyo precio real estima que nunca puede llegar a superar los 80 dólares por cada mil metros cúbicos, pero se enfrenta a una situación muy complicada. Ucrania produce sólo el 20 por ciento del gas natural que necesita y Turkmenistán puede proveer menos de la mitad del 80 por ciento restante. Además, el gas turkmeno llega a Ucrania a través de Rusia y por gasoductos que son propiedad de Gazprom. Así que el Gobierno ucraniano ha creado ya un gabinete de crisis para hacer frente a cualquier eventualidad. Se tratará a toda costa de evitar que la población sufra las consecuencias. El presidente ucraniano ha prometido que todo el mundo seguirá teniendo calefacción. Los recortes afectarán fundamentalmente a la industria, que, en el caso de que el problema se prolongue mucho más, podría, según reconocen los propios dirigentes ucranianos, llegar a paralizarse. Mujeres y niños sudaneses tratan de protegerse en el caos producido por la actuación policial AFP Más de veinte refugiados sudaneses mueren en El Cairo en una acción policial Exigían a Acnur que les evacuase a distintos países occidentales a cada uno de los manifestantes el alquiler de una vivienda durante un mes, pero la oferta fue rechazada por los acampados ABC EL CAIRO. Más de veinte refugiados sudaneses, en su mayoría ancianos y niños, murieron ayer en un enfrentamiento con las fuerzas de seguridad egipcias que pretendían desalojarlos de la plaza Mustafá Mahmud de El Cairo, donde cientos de ellos acampaban desde hace tres meses, en señal de protesta, frente a las oficinas del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) según informó la Policía. Los acampados exigían que Acnur reconsiderara las demandas de asilo que había previamente rechazado y los instalara en el extranjero. El organismo de la ONU propuso proporcionarles más ayuda pero se negó a trasladarlos a terceros países. La crisis comenzó en enero, cuando Acnur decidió cerrar los expedientes y trabajar sólo con los casos urgentes después de que el Gobierno sudanés y los rebeldes del sur del país firmaran el acuerdo de paz que puso fin a 23 años de guerra civil. b Acnur había propuesto pagar A finales de septiembre, un grupo de manifestantes entregó un documento con 17 demandas, entre ellas la reapertura del expediente de 20.000 personas que pedían asilo, y emprendió frente a Acnur la acampada que ayer terminó con el enfrentamiento. La presión de los acampados hizo que la agencia interrumpiese definitivamente todos los trámites para la concesión del estatuto de refugiado a los ciudadanos sudaneses. Negociaciones fallidas Los incidentes comenzaron tras fracasar las negociaciones que las autoridades mantuvieron durante unas cuatro horas con representantes de los acampados, que exigían ser trasladados a países occidentales, en especial Canadá o Estados Unidos. Según testigos presenciales, los cerca de cuatro mil policías que acordonaron la plaza Mustafá Mahmud, emplearon agua a presión y palos contra los refugiados después de que varios de éstos agredieran con piedras, botellas de cristal y palos a los agentes. El Ministerio de Interior egipcio confirmó en un comunicado la muerte de diez sudaneses, que atribuyó a la estampida provocada por miedo, y cifró los heridos en 53, de ellos 30 refugiados- -en su mayoría niños y ancia- nos- -y 23 policías. Otras fuentes señalaron millares de heridos Las autoridades egipcias afirman también en el comunicado que la evacuación de estas personas- -en su mayoría cristianos originarios del sur de Sudán- -responde a una petición de Acnur. Después de cuatro horas de negociaciones sin éxito con sus representantes, numerosos refugiados comenzaron a arrojar piedras, botellas y pequeñas bombonas de gas contra las fuerzas, lo que causó heridas a tres oficiales y 20 soldados afirma el comunicado oficial. Esta situación provocó un estado de anarquía y una estampida que causó heridas a unos 30 (refugiados) en su mayoría ancianos y niños, que fueron trasladados a un hospital agregó. Las últimas cifras que hablaban de más de veinte muertos, doblando el número de víctimas mortales de las que se informó en un principio, se debieron al fallecimiento de al menos diez de los heridos en los hospitales a los que fueron trasladados después del enfrentamiento, Fuentes diplomáticas sudanesas consideraron normal que las autoridades egipcias intenten imponer el orden en su territorio y recordaron que los refugiados habían rechazado varias propuestas tanto de El Cairo, como de Jartum y Acnur.