Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 31 12 2005 Nacional 21 Se ha firmado la defunción de la cabecera del Tajo Vicente Obispo, presidente de la Asociación de Municipios Ribereños de Entrepeñas y Buendía, calificó ayer de disparate el trasvase de 38 hectómetros cúbicos autorizado por el Consejo de Ministros, ya que no hay agua en la cabecera del Tajo Obispo, que afirmó que diciembre no es época de trasvases se preguntó quién controla el agua que llega hasta Murcia y quién decide allí si es para abastecimiento humano o para regadíos En este sentido, aseguró que confía en que el agua que va a Levante no sea para los chalecitos de la zona Pero las de los municipios ribereños no fueron las únicas críticas que se registraron en Castilla- La Mancha al acuerdo del Consejo de Ministros. Así, la organización agraria Asaja rechazó el nuevo trasvase ya que, según su presidente, Fernando Villena, se ha firmado la defunción de los pantanos de Entrepeñas y Buendía. Así, Villena aseguró que la aprobación de esta derivación supone el mayor disparate burocrático que puede cometer una administración, es arruinar el futuro de una región Miembros de la ejecutiva de Asaja de Castilla- La Mancha protestaron ayer contra el trasvase junto al embalse de Entrepeñas EFE El nuevo trasvase del Tajo al Segura no contenta a Murcia ni a Castilla- La Mancha Se enviarán 38 hectómetros para abastecimiento, pero ninguno para regadíos b El Ejecutivo murciano dice que con esta decisión se castiga a los agricultores y el castellano- manchego anuncia que exigirá un control exhaustivo del agua trasvasada S. R. MADRID. Una vez más, la decisión del Consejo de Ministros sobre el trasvase Tajo- Segura no contentó ni en la comunidad cedente, Castilla- La Mancha, ni en la principal beneficiaria, Murcia. El Gobierno hizo caso a las recomendaciones de la Comisión de Explotación y autorizó en el último Consejo de Ministros de 2005 un nuevo trasvase de 38 hectómetros cúbicos de agua desde los embalses del Tajo a la cuenca del Segura para consumo humano. No habrá agua para regadíos, como reclamaban los regantes murcianos. Más allá de las críticas que le valen al Gobierno este tipo de trasvases por parte de Castilla- La Mancha, gobernada por el socialista José María Barreda, el Ejecutivo los juzga imprescindibles para afrontar la sequía en Levante. De hecho, la vicepresidenta Fernández de la Vega explicó que las decisiones del Gobierno con los trasvases se realizan con rigor, con prudencia y teniendo en cuenta los intereses en juego y velando por el interés general Además el Gobierno deja abierta la posibilidad de un trasvase a Las Tablas de Daimiel, cuya decisión se tomaría en un momento más adecuado, cuando las lluvias humedezcan el cauce del río Cigüela, por el que se realizará el trasvase, dado que la sequedad en que se encuentra ahora el cauce dificultaría mucho el paso del agua. Las reacciones desde ambos gobiernos autonómicos no se hizo esperar. Así, el consejero de Agricultura y Agua murciano, Antonio Cerdá, señaló que el nuevo trasvase cero para los regadíos es la consecuencia del programa Más Sequía del Gobierno socialista Según Cerdá, los agricultores de Murcia no merecen que se les penalice porque otros no han sabido aprovechar el agua como hacemos aquí y recordó que la política del agua del Gobierno central aboca a Murcia al desastre ecológico ya que puede suponer la pérdida de 28 millones de árboles en la Región A juicio de Antonio Cerdá, la situación de los embalses de cabecera y de las Tablas de Daimiel no es razón suficiente para castigar a los agricultores de la Región, sino que es consecuencia de una mala gestión y un mal reparto del agua en toda España El titular de Agricultura y Agua calificó de inaceptable que el Gobierno socialista no tenga, después de transcurrida casi media legislatura, ninguna alternativa real al trasvase del Ebro Por su parte, el Gobierno de Castilla- La Mancha anunció que exigirá un control exhaustivo sobre el uso que se haga de cada centímetro cúbico de agua que se envíe del Tajo al Segura para consumo humano. El vicepresidente segundo del Gobierno regional, Emiliano García- Page, defendió que no se puede seguir hipotecando el Tajo, cuya agua se necesita en Castilla- La Mancha, para desarrollar un modelo de crecimiento bastante cuestionable Por ello, aseguró que se exigirá, más que nunca, un control exhaustivo de cada centímetro cúbico de agua que se trasvase desde el Tajo, porque no siempre el uso que se hace en Levante es correcto y, en muchos casos, es ilegal Castilla- La Mancha ha remitido a todos los ministros un informe en el que se explica que en 2005 hubo 21 ocasiones en las que el Tajo no llevó el caudal mínimo ecológico que marca la ley El presidente de La Rioja tilda de burla torpe la nueva rebaja fiscal pactada por las diputaciones vascas R. PÉREZ S. BARRADO LOGROÑO. El presidente del Gobierno riojano, Pedro Sanz, calificó ayer de burla torpe y poco correcta la decisión que han adoptado en común las diputaciones vascas para rebajar de nuevo el Impuesto de Sociedades en sus territorios. Desde hace más de diez años, La Rioja mantiene un contencioso en contra de esas rebajas. Las diputaciones vascas argumentan que la foralidad les permite decidir sobre el tipo que aplican para este impuesto. La Rioja, sin embargo, insiste en que eso no es posible porque se produce un efecto de vacaciones fiscales una competencia desleal, ya que de esta forma el País Vasco cuenta con mejores condiciones para atraer a empresas. Los tribunales de justicia han dado la razón a los riojanos. El 9 de diciembre de 2004, el Tribunal Supremo dictó una sentencia en la que anulaba el tipo del 32,5 por ciento aplicado para el Impuesto de Sociedades en las provincias vascas- -el tipo general para España es del 35 por ciento- Duran- te 2005, las diputaciones del País Vasco han intentado en varias ocasiones mantener la rebaja. Al final, a última hora del pasado jueves pactaron dejar el tipo impositivo en el 32,6 por ciento. Es decir, una décima más que el que había anulado el Supremo hace un año. Pedro Sanz afirmó que este pacto supone una burla torpe y poco correcta con lo que deben ser las decisiones que se toman desde los tribunales Considera que, con esta decisión, las diputaciones vascas quieren burlarse de los tribunales de justicia, quieren vulnerar claramente el espíritu del Tribunal Supremo y están poniendo de manifiesto, no que no estén de acuerdo con la resolución, sino que no la quieren acatar, que no quieren acatar ese mandato judicial