Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional SÁBADO 31 12 2005 ABC Los hoteleros burlan la moratoria legal y logran licencia para 50.000 plazas más en Canarias Pese a que ya hay sobreoferta turística, estas camas elevarán un 12,6 %l as computadas en 2003 b El Gobierno insular reconoce que la tendencia actual nos puede llevar a una sobrecarga medioambiental que será muy grave cuando afecte a los espacios naturales ROMÁN DELGADO SANTA CRUZ DE TENERIFE. Las islas Canarias se enfrentan a un panorama complejo en su principal sector económico, el turismo. El archipiélago, en especial las islas con mayor volumen de recepción de visitantes (Tenerife, Gran Canaria, Lanzarote y Fuerteventura) espera la introducción en el mercado turístico de una oferta costera de 50.000 camas. Y esto, el proceso imparable de aumento de la capacidad de alojamiento en la Comunidad Autónoma de Canarias, se produce en el momento de crisis de demanda más acusado de los últimos 10 años, ya que desde 1993 las islas no habían perdido tantos visitantes extranjeros como los que han dejado de viajar hasta ellas desde 2002. Los proyectos de inversión que aportarán esas plazas hoteleras se hallan en distintas fases y, en todos los casos, se trata de planes con derechos en vigor (licencias concedidas) para poner en marcha la mencionada oferta global de alojamiento. Todos son programas de urbanización inscritos en el ámbito turístico (en su mayoría, en el litoral, o muy cerca de él) que han escapado al freno impuesto en 2001 por el Gobierno de Canarias a través de la promulgación de la norma conocida como moratoria turística y, más tarde, en abril de 2003, a la Ley de Directrices de Ordenación General y del Turismo de Canarias, que salió adelante con el apoyo unánime de todos los grupos parlamentarios. Si lo que está por llegar se puede considerar una tormenta que cae en Canarias en mal momento, lo que pudo ser de no haberse aprobado el mencionado aparato jurídico, hubiese merecido la calificación de huracán. Y es que la Ley de Directrices ha mostrado sus bondades en la limitación de la oferta turística en Canarias, algo que se ha conseguido imponiendo la no clasificación de más suelo turístico y la desclasificación de espacios con ese tipo de uso que no habían cumplido los deberes urbanísticos. Con sólo estas dos acciones, la disminución de zonas destinadas a uso turístico ha sido brutal, aunque quizá se haya fallado en no poner el freno a los proyectos residenciales para uso como segundas residencias, vía que, -según miembros del equipo redactor de las Directrices- algunos promotores utilizarán para acaparar visitantes extranjeros a través de la venta o el alquiler de tipo urbano. La situación que afecta ahora mis- La construcción turística en Canarias tras la Ley de directrices LA PALMA LANZAROTE Tazacorte Los Llanos de Aridane Breña Baja Puerto de la Cruz Arrecife LA GOMERA Gran Valle Alarero TENERIFE Guía de Isora Adaje Arona Las Palmas de Gran Canaria La Oliva Puerto del Rosario FUERTEVENTURA Jandiá Tuineje Frontera EL HIERRO GRAN CANARIA Mogán San Bartolomé de Tirajana PLAZAS Y ESTABLECIMIENTOS HOTELEROS Y EXTRAHOTELEROS Provincias Tenerife Gran Canaria Lanzarote Fuerteventura La Palma La Gomera El Hierro CANARIAS Plazas 2003 Establecimientos 1999 2003 Zonas calientes Zonas sin crecimiento o con poco Principales datos de Canarias Población: 1968.280 Superficie del archipiélago: 7.446,95 km 2 Densidad de población: 257 km 2 habitante Infografía ABC 129.915 141.448 69.162 38.041 8.274 6.783 1.057 394.680 545 837 242 142 465 384 62 2.677 581 802 316 153 541 442 95 2.930 Fuente: Instituto Canario de Estadística (Istac) El presidente de la patronal culpa a su sector El sector turístico de Canarias no las tiene todas consigo. La coyuntura no es la más idónea para obtener niveles de rentabilidad óptimos, y la culpa de la actual situación radica en que existe sobreoferta en el mercado, fenómeno originado por los propios hoteleros Con esta claridad valoró el presidente de la Asociación de Hoteleros y Extrahoteleros de la provincia tinerfeña (Ashotel) Pedro Luis Cobiella, el estado actual de este subsector en el archipiélago. Cobiella señaló que la oferta ha crecido de forma tan rápida porque también se ha construido muy rápido lo que ha traído consecuencias nefastas: La caída en cadena de los precios La realidad actual dice que los hoteles que prestan servicios de calidad y están bien arregladitos han conseguido mantener los precios, mientras que los que no han hecho esta tarea tienen que ajustar a la baja Para el presidente de Ashotel, el problema actual es que la rentabilidad del negocio ha caído mucho, lo que ha motivado que no haya mucho interés en hacer más hoteles Por ello, Cobiella cree que con gran parte de las camas en proyecto y con derechos en vigor (50.000) al final se opte por demorar su salida al mercado, gracias al instrumento definido con este fin en la Ley de Directrices (retrasos de tres a diez años) El responsable de Ashotel defendió las Directrices y consideró negativo que aún no se haya actuado en la rehabilitación de los espacios urbano- turísticos en recesión (el Presupuesto canario para 2006 incluye tres millones de euros para rehabilitación de planta hotelera) Además, se mostró a favor de que el freno a la construcción turística se mantenga un trienio más a partir de abril de 2006, con la misma fórmula en vigor. En una línea muy coincidente centró su análisis Raúl Hernández, profesor de Economía de la Universidad de La Laguna, que cree que el negocio turístico muestra claros síntomas de debilidad, que se deben considerar preocupantes Para el experto, la salida más eficaz pasa por adaptar el modelo a las preferencias de los nuevos turistas, por mejorar la cualificación, por diferenciar el producto, por avanzar en oferta complementaria y por dar calidad e innovación Esta vía es la más respetuosa con el medio ambiente y la que mejor puede ser aceptada por la sociedad isleña concluyó. mo a Canarias se puede considerar aún más delicada cuando los promotores con derechos en vigor no han optado por dilatar en el tiempo el desarrollo de sus proyectos, posibilidad que regula la Ley de Directrices al dar la opción de demorar de 3 a 10 años (previa formalización de convenios administrativos) la salida al mercado de nuevas camas, con el propósito de evitar justo lo que se va a producir: el apelotonamiento. Ningún promotor ha elegi- do, por ahora, esta vía. La entrada potencial de nuevas camas en la oferta de alojamiento de las islas representa el 12,6 por ciento de las existentes en 2003 para todas las Canarias (394.680, hoteleras y extrahoteleras) según los datos más recientes publicados por el Instituto Canario de Estadística (Istac) y la incorporación progresiva de los nuevos establecimientos turísticos se producirá en una coyuntura de caída prolongada de la demanda de alojamiento extranjera (cuatro años) En 2002, Canarias perdió el 3,54 por ciento de esos visitantes con respecto al valor total del año anterior (10.137.202) mientras que en 2003 el dato se mantuvo. A partir de ese año, se ha vuelto a caer en el número de llegadas, con descensos del 4,16 por ciento en 2004 y con la anunciada caída porcentual para 2005, año en que el acumulado de enero a septiembre ya da un descenso del 2,8 por ciento.