Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 SÁBADO 31 12 2005 ABC Nacional El asesino de Buesa, primer etarra al que la Audiencia impone una orden de alejamiento Condenado a 100 años, no podrá acercarse en cinco a los familiares del dirigente socialista ni a los del escolta acceden a la petición de la Fiscalía de la Audiencia Nacional, que siguió instrucciones del fiscal general del Estado, Cándido Conde- Pumpido NATI VILLANUEVA MADRID. La Audiencia Nacional ha impuesto por primera vez en su historia una orden de alejamiento a un etarra. Se trata de Diego Ugarte López de Arcaute, asesino del portavoz del Grupo Socialista en el Parlamento vasco Fernando Buesa y de su escolta, Jorge Díez. La Sección Cuarta de este tribunal ha condenado a Ugarte a cien años de cárcel por ambos crímenes- -cometidos el 22 de febrero de 2000- y junto con esta pena, ha accedido a la innovadora (y socialmente demandada) solicitud del fiscal de una medida de alejamiento con vigencia de cinco años respecto a los familiares de Buesa y de Díez. Además, durante ese lustro, que empezará a computarse una vez que haya cumplido su condena, el etarra no podrá ni residir en el lugar donde cometió el delito, es decir, en Vitoria, ni comunicarse con ninguna de las personas anteriormente citadas. La prohibición de acercarse a las víctimas responde a la instrucción que el fiscal general del Estado, Cándido Conde- Pumpido, dio al fiscal jefe de la Aub Los magistrados Uriarte, contra la aplicación rígida de la ley J. B. MADRID. El obispo de San Sebastián, Juan María Uriarte, reclamó la consecución de la paz en Euskadi entre todos y para todos Ninguno debe ni autoexcluirse ni quedar excluido de esta tarea común señaló, y destacó que no podemos lograr una paz estable sin la aportación de todas las sensibilidades políticas enraizadas en nuestra sociedad En su mensaje para la Jornada Mundial de la Paz, Uriarte defendió la necesidad de mantener y defender todas las aspiraciones políticas aunque llamó al diálogo, la reconciliación social y la mutua lealtad entre los interlocutores para favorecer un acuerdo aceptable para todos Finalmente, criticó la aplicación excesivamente rígida de la ley y la adopción de medidas que endurecen innecesariamente la relación entre los interlocutores que constituyen un obstáculo hacia la pacificación Ugarte, hace unos días, durante el juicio que se celebró en la Audiencia Nacional diencia Nacional el pasado 19 de diciembre para que promoviera de forma expresa los criterios establecidos en una circular que la propia Fiscalía General del Estado había dictado en 2004 y cuyo espíritu consistía en otorgar la máxima protección a las víctimas de delitos de terrorismo y evitar EFE EN RECUERDO DE FERNANDO NICOLÁS REDONDO TERREROS M e sorprendí en la Audiencia Nacional mientras juzgaban al último de los tres asesinos de Fernando Buesa, al notar que las cualidades más sobresalientes de todos ellos eran la mediocridad y una total ausencia de pensamiento. Las muletillas, los lugares comunes, un argot tan artificial como infantil, eran sus instrumentos para suplir la incapacidad para pensar y el asesinato de Fernando, su forma de salir de la mediocridad. Enseguida recordé al nazi Eichmann, juzgado en Jerusalén, que sirvió a Hannah Arendt para bucear, analizar y reflexionar sobre la banalidad del mal Pero también tuve tiempo para ver cómo el asesinato de Buesa se organizó, se planificó, se decidió, mientras vivíamos aquella tregua trampa que finalizó con el asesinato del teniente coronel Blanco, al que siguió el de Fernando. ¿Tiene la banda terrorista decidido quién será el primero cuando este esperanzador periodo haya concluido? La única forma de no sentirse culpable es trabajar, luchar por la derrota sin paliativos de ETA, o, dicho en términos positivos, por la victoria de la libertad. Al finalizar el funeral de Fernando Buesa, su hijo, cuando estábamos despidiéndonos, me dijo con una voz entrecortada por el dolor: Espero que el asesinato de mi padre sirva para algo Pasado el tiempo, sé que ese algo es la paz que se encuentra en el punto de intersección de la libertad y la ley. El camino para lograrlo es justamente el que propone la derrota de ETA y rechaza la negociación con la banda terrorista, el que impone un castigo justo a los asesinos y se opone a cualquier justificación política de ellos. Es, para dejarlo claro, la estrategia del Pacto por las Libertades para la derrota de ETA y el acuerdo del PSE y el PP para llevar al PNV a la oposición, el camino acertado; lo contrario en lo que estamos por desgracia, alargará la vida de ETA y la supremacía política del PNV. situaciones como la de la viuda de Ramón Baglietto, asesinado en 1980 por un etarra que desde que salió de prisión regenta un negocio enfrente de su casa. La sentencia, de la que ha sido ponente Alfonso Guevara, deja claro también que la aplicación de futuros beneficios penitenciarios a este etarra se hará en función de la totalidad de la pena impuesta, es decir, cien años, y no sobre los treinta de máximo cumplimiento. Con anterioridad a Diego Ugarte, la Audiencia Nacional ya había condenado a Asier Carrera y a Luis Mariñelarena por el asesinato de Buesa y su escolta, a cuyos familiares tendrán que indemnizar solidariamente los tres con más de 600.000 euros. La viuda, satisfecha La viuda del portavoz socialista, Natividad Rodríguez, expresó su satisfacción tanto por la condena impuesta a Ugarte como por la orden de alejamiento, una iniciativa, dijo, del Alto Comisionado de Apoyo a las Víctimas. Así, elogió a Gregorio Peces- Barba, porque intenta acabar con el mundo al revés que han tenido que sufrir las víctimas: la experiencia de vivir la confusión entre su mundo y el de los verdugos