Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 31 12 2005 Opinión 7 demandas. El MAS no es un partido disciplinado, carece de experiencia de gobierno y de los cuadros suficientes para gobernar el país, por eso Morales conoce su debilidad y sabe que la movilización social puede golpearlo. Las dudas y las contradicciones permanecen. Ni los gestos ni las declaraciones de Evo Morales y de su vicepresidente, Álvaro García Linera, tranquilizan a la opinión pública. Como prólogo de la gira internacional que comenzará en España el próximo 4 de enero (y que incluye a Francia, Bélgica, China, Sudáfrica y Brasil) Morales viajó primero a La Habana a saludar a uno de sus mentores, Fidel Castro. Antes de volver a Bolivia a pasar la noche vieja, el presidente electo lanzó sus dardos antiimperialistas y antiglobalizadores y responsabilizó a Georges W. Bush de todos los males del mundo. La gira debe terminar el 13 en Brasil, uno de los mayores inversionistas en Bolivia. Su encuentro con Lula es importante por el ascendiente y el carácter moderador que el mandatario brasileño pueda tener sobre Morales. Pero ahí espera ver no sólo a Lula, sino también a los presidentes Kirchner y Chávez. LA ESPUMA DE LOS DÍAS AÑO NUEVO Y NOCHE VIEJA C ja su voluntad de diálogo y también la de todos los bolivianos. Como Morales resultó electo con el voto de los movimientos sociales que lo respaldaban y con el apoyo de muchos moderados, habrá que ver con quién y para quién gobernará. Y si estuvo en Santa Cruz, también fue al Chapare para anunciar el fin de la política de coca cero y al Alto, a negociar con los líderes vecinales y sindicales, algunos de los cuales amenazan movilizaciones en tres meses si no se responde a sus Evo Morales y García Linera manejan un lenguaje propio de los años setenta, cuando buena parte de la izquierda latinoamericana llamaba a la revolución y la lucha armada. De ahí su oposición frontal a la globalización y al neoliberalismo, su intención de revertir las privatizaciones y su agresiva política nacionalista, y nacionalizadora, en materia de hidrocarburos. El camino no está despejado. Para aprobar las leyes más importantes, Morales requiere de mayorías parlamentarias de dos tercios, que el MAS no tiene. ¿Gobernará de un modo y hablará de otro o su discurso será coherente con sus actos? ¿Caerá en la tentación de gobernar por decreto, aumentando las tendencias autoritarias, y seguirá el modelo de Chávez de utilizar la Asamblea Constituyente (que deberá elegirse en 2006) para redactar una Constitución a su imagen y semejanza? No se sabe todavía. Cabe la posibilidad de que opte por mantenerse dentro de la senda institucional. De su decisión y de la respuesta del pueblo boliviano dependerá el porvenir de su país. De todas formas, deberemos irnos acostumbrando en el futuro próximo a los excesos verbales, y no sólo, de algunos gobernantes de la región. PALABRAS CRUZADAS ¿Ha sido 2005 un buen año en la esfera política? POR DESGRACIA, MALO N triunfalismo nadie gana a este Gobierno. Hay que ver el balance apoteósico que nos presenta de su gestión; pero a poco que se siga la actualidad se percibe que hay asuntos importantes no sólo sin revolver, sino agravados por una irresponsable acción de gobierno. La nota alta se la llevan Solbes y la vicepresidenta De la Vega, y podría llevársela Bono, aunque la fragata Álvaro de Bazán le ha amargado el fin de curso; pero casi todo lo demás está manga por hombro. De política exterior mejorno hablar: no pintamos prácticamente nada en la UE y en Estados Unidos nos tratan con desprecio, y no son cuestiones menores. Pero donde se ha dado el do de pecho en el mal hacer ha sido en política territorial, que ha impregnado el resto de PILAR la política y ha colocado al mapa autonómiCERNUDA co en una situación imposible, condicionado por pactos que nunca debieron haberse hecho. A algunas políticas sociales han que darles la bienvenida, pero en cambio se han cometido errores graves en educación, aunque el Gobierno sigue presumiendo de que se ha hecho un gran acuerdo. Que no se ve por ninguna parte. Precisamente tenemos ahí lo peor del Gobierno de Zapatero: su afán de presentarse como hombre de diálogo y tolerante, cuando ha practicado la imposición, el ocultismo, el pacto bajo cuerda, el autoritarismo y la exclusión de quien no comulga con sus ideas. Por tanto, mal. Para desgracia de todos. HUM... MÁS BIEN BUENO A sé, ya sé que todo es según el color del cristal de la botella mediollenavacía, etcétera. Así que yo prefiero verla medio llena y de color verde esperanza que medio vacía y verde sapo. Cada cual tendrá su historia particular en estos doce meses pasados. Pero tiendo a pensar que, colectivamente, cuando peor estemos, que estemos como ahora. Lo malo de nosotros, los cautos optimistas antropológicos, es que enseguida nos alinean junto a Zapatero o con los utópicos, con los profetas que siempre mueren antes de ver cumplidos sus vaticinios o entre los bobos ilustres. Lo prefiero, en todo caso, antes que ser augur de la catástrofe permanente. He tenido mis dificultades, como usted más o menos, supongo, FERNANDO en este 2005 que hoy fenece. Pero ni me JÁUREGUI quiero instalar en el mensaje del esto se rompe o andamos ya por los suelos ni me permito creer que todo va a ir a peor, por muy mal que lo hagan aquellos en quienes delegamos para que nos trabajasen algo mejor. Hago un repaso de estos doce meses y veo mucha polémica, pero ningún desastre inevitable, Estatut incluido. Todo lo que puede mejorar, mejorará (salvo que empeore, claro) y no veo por qué hemos de perpetuar en 2006 ciertas insensateces que han de quedar en el baúl de los trastos viejos junto con 2005. Esta es noche de pensar en blanco, y no en negro. Muchas felicidades. E Y ¿Y usted qué opina? Déjenos su mensaje o su voto en la página web www. abc. es eldebate ANTABA Neruda, tierno y exaltado, al primer día del año con una hermosa y entrecortada oda de esperanza ante la llegada de ese Día del año nuevo, día eléctrico, fresco, todas las hojas salen verdes del tronco de tu tiempo Ahí está ya inminente ese 2006 por escuchar y por ver, lleno de brotes tiernos y de promesas audaces, y, como en la más vulgar iconografía, lo vemos sobre todo como un sonriente recién nacido que observa cómo sale triste de la escena un viejo decrépito de pelo blanco y luengas barbas. Ese es 2005. Se va y, si hasta aquí hemos llegado, para todos fue bueno, porque la vida ya se sabe que guarda el rescoldo de la esperanMANUEL za. Fue malo para quieÁNGEL nes ya no están entre noMARTÍN sotros, aunque la fe también tenga consuelo para esto. El viejo año fue en lo político un tiempo de inquietud y de zozobra. No será peor el próximo si se consigue despejar algunas incertidumbres que transmiten ondas perturbadoras a muchos espacios de convivencia. El asunto es vital y antiguo: ¿qué es España? Las respuestas retóricas no sirven tanto como las realidades culturales, jurídicas y hasta financieras. Ojalá sea 2006 un año de realidades razonables. Puede serlo. El anciano que nos deja se va con un rictus de crispación, esa contracción espasmódica que, a poco que nos descuidemos, puede extenderse por todo el cuerpo social. Hay que aislarla y ponerla en cuarentena. El viejo se va también con una bolsa llena de monedas y el laurel del éxito en su venerable cabeza. Se lo ha puesto nuestro presidente del Gobierno, optimista hasta la inconsciencia, rebosante de una envidiable ¿contagiosa? euforia infantil. ZP: altius, citius, fortius. Somos los mejores, los pioneros, los que más crecemos económica, social o culturalmente, vamos camino de inscribirnos colectivamente en el Guinness de récords. Pero aunque estemos encantados por la propia supervivencia, por el bienestar económico, por el consumo y por el afecto de los nuestros, volvemos las miradas a ese año recién nacido que deberá enfrentarse a graves asuntos. Hoy, del año viejo queda tan sólo una noche y no hay que hacer leña de árbol tan menguado. Los más harán un carnaval por un día, ese cotillón que hace un borrón de excesos para poder abrir una cuenta nueva. Adiós y hola a los hitos de la arbitrariedad temporal, convención de calendario, que quiere poner a cero los contadores como falsamente se pone a cero la inflación o algunos índices estadísticos, siempre en homenaje al mito del eterno retorno, al renacimiento de nuestras propias cenizas. Pásenlo bien y aviven su ilusión ante el día que empieza: ...aunque sólo seas un día, un pobre día humano, tu aureola palpita sobre tantos cansados corazones, y eres, oh día nuevo, oh nube venidera, pan nunca visto, torre permanente! Que el año y la noche traigan felicidad para todos.