Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
98 Deportes VIERNES 30 12 2005 ABC JOAN NANI ROMA Piloto de coches de Repsol Mitsubishi en el Dakar No tengo la obligación de ganar, es mi ventaja para subir al podio Su carrera se fraguó en la moto. En 2004 se convirtió en el primer español en ganar el Dakar. Y quiere hacer el doblete con los coches. Mañana comienza, de nuevo, su reto TEXTO TOMÁS GONZÁLEZ- MARTÍN MADRID. Campeón de Europa de enduro en 1994, diez años después alcanzó la gloria, al adjudicarse el Dakar en motos. Fue su punto inflexión. Desde entonces, se marcó los mismos objetivos en los coches. Sexto en 2005, mañana, desde Lisboa, ataca otra vez su reto. Sólo se conforma con el podio. -El pasado mes de enero vivió una situación rara. Debutó en coches y le dijeron que aprendiera, que no fuera deprisa y fue sexto. ¿Cómo pudo contenerse? -Era una frustración. Llegué al Dakar con solo cinco mil kilómetros de rodaje a bordo del Mitsubishi y el rally iba a ser un capítulo más de mi aprendizaje. Me costó mucho correr con aquella tranquilidad, sin presión, sin arriesgar. Me decían que continuara así, que todo iba bien. Yo pensaba que podría ir mejor, pero al final, con el paso del tiempo, ves que aquello fue bien. Aprendí mucho. Me clasifiqué sexto, que estaba bien para ser novato. ¿Y cómo calibra su progreso a lo largo de este año? -He mejorado en todo. Hemos hecho más de doce mil kilómetros. Técnicamente también he mejorado, aunque aún me queda mucho que aprender. Mi posición en el coche es otra mejora importante. El año pasado lo pasé francamente mal. Llevaba un asiento muy pequeño que me bloqueaba toda la zona pélvica. Fue bastante duro, sufrí en la espalda y en las piernas. Este año, Mitsubishi me ha preparado un asiento especial, más grande. El resultado es que he progresado rápidamente y sin cometer errores. -Peterhansel, Masuoka y Alphand son sus compañeros en el equipo Repsol Mitsubishi. Usted no tiene la mayor presión para ganar. -Esa es una ventaja para mí. Los principales favoritos para la victoria final son Peterhansel, Alphand, Masuoka, Schlesser... Yo no sufro esa presión de tener que vencer, no tengo esa obligación de ganar y voy a luchar por todo. Después, la carrera es compleja y también decide ella, no sólo los pilotos. Si doy lo máximo estaré satisfecho. Hay que contar que participan veinte coches muy buenos y yo no dejo de ser un junior en esta especialidad. Pero lo daré todo, el máximo. ¿Qué objetivo se ha marcado? -Quizá sea un reto muy ambicioso, pero mi meta es alcanzar el podio y a por ello voy. Tengo esa ventaja de no sufrir la necesidad de la victoria y mi fijación es estar entre los tres primeros. Si después se puede superar, lo intentaremos. Conseguir subir a los cajones es una meta difícil y la afronto con muchas ganas, tan motivado como siempre. Luego, la carrera, las circunstancias, dictan sentencia. Con el podio me quedaría muy satisfecho, aunque hay que saber que a veces te tienes que conformar con ir a tope porque es una carrera muy dura. También reconozco que será un objetivo muy difícil por el alto nivel de los competidores, pero pienso que la proyección que he tenido durante todo el año me permite ser optimista, dentro de la cautela. ¿Qué necesita adquirir para ser el favorito? -Me faltan técnica y kilómetros para vencer. Sólo es cuestión de tiempo, porque ya he evolucionado mucho y me queda dar un salto más. Pero lo suplo con ilusión y, con esta moral, aspiro a quedar entre los tres primeros. ¿Qué es lo que más le preocupa del recorrido? -Mi punto fuerte es que conozco muy bien el terreno. Si todo el trayecto por África es peligroso, la parte más traicionera y la más bonita a la vez es el desierto de Mauritania. En esas tierras puedes perder la carrera. Los rivales son Peterhansel, Alphand, Masuoka, Schlesser... y las arenas maurita- Para ser el favorito me faltan técnica y kilómetros, es cuestión de tiempo, pero lo suplo con ilusión nas. Hay que tener mucho cuidado con las trampas, con los huecos en el terreno, con las dunas. Poseo la veteranía acumulada de las motos y eso es muy bueno para saber por donde pasar y por donde no. Al desierto tienes que entenderle, traducirle y la intuición, las experiencias vividas, son fundamentales para no quedarte fuera de carrera en un segundo. Es una carrera muy bella que te elimina en un instante. -Venció en motos y busca el doblete en ambas especialidades ¿Qué daría por ganar también en coches? -Nada en especial. Cuando triunfé en motos cumplí un sueño y continué Los principales rivales son Peterhansel, Masuoka, Alphand, Schlesser... y las arenas de Mauritania siendo el mismo. No cambió mi vida. Si ahora venciera en coches, conseguiría un objetivo, una nueva meta. -Usted acapara muchos sucesos en el Dakar ¿Es supersticioso? -No... pero siempre corro con una cinta de la Virgen del Pilar de Zaragoza. Ahora la ato a la puerta del coche... ¿Qué puede hacer Carlos Sainz, que debuta con un Volkswagen? -Tiene bastantes opciones. Es un campeón del mundo de rallys, conoce bien este mundo y además ha hecho muchos kilómetros. Es un piloto ambicioso, lo ha demostrado, y puede estar delante. Si a una mujer se le mete algo en la cabeza va a por todas Rosa Romero, esposa de Nani Roma, también afrontará el Dakar. Se convertirá en la octava mujer que dispute el raid por antonomasia. Competirá en la categoría de motos con una Yamaha de 450 centímetros cúbicos. Rosa posee una dilatada experiencia de diez años en el enduro español y ahora ataca el gran objetivo. Una participación que a Nani le costó aceptar: Cuando me lo confirmó no lo asimilé demasiado bien. Ahora lo llevo mejor. Me daba miedo que ella fuera sola por el desierto, porque sé lo peligroso que es y lo mal que se pasa. Conocido el proyecto en el que participa, me quedé más tranquilo. Tiene un mecánico que le hará la moto y un mochilero que estará con ella en todo momento... así que cuando yo la adelante siempre la veré acompañada Rosa ya era motera antes de que Roma la conociera y tiene el cartel de ser una buena piloto. Roma piensa que lo puede hacer bien: Siempre ha ido magníficamente en moto, pero ahora está muy motivada y se ha preparado a conciencia. Posee bastante experiencia y es muy responsable... Ya sabe, las mujeres son mujeres y cuando se les mete algo en la cabeza van a por todas... Era un sueño que ella tenía y que va hacer realidad. Ha entrenado mucho y ha evolucionado, pero el Dakar es el Dakar. Rosa es consciente de que habrá etapas muy duras, difíciles, largas, que conducirá bastantes horas de noche... y para ello también se ha preparado mentalmente