Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 Espectáculos VIERNES 30 12 2005 ABC VIERNES DE ESTRENO El tiovivo mágico Es pa los niños Francia Reino Unido, 85 m. Director: Dave Borthwick, Jean Duval y Frank Passingham JAVIER CORTIJO Los años 60 fueron una época tirando a prodigiosa para muchas cosas. Tímidamente, también para los dibujos animados, incluso los que no tenían el koniek de coletilla. Véase la maratoniana creación del francés Serge Danot conocida como Le Manège Enchanté El tiovivo mágico que, entre 1963 y 1967, dio para medio millar de mini- episodios que la BBC fichó años después y que sirvieron para que todo el reparto vocal original de esta adaptación (aunque algunos miembros sean bastante talluditos) quedara nostálgicamente encandilado. La historia tiene menos complejidad que el vocabulario de Pikachu: un brujo- muelle con mostacho lanza un conjuro al tiovivo de una feria ambulante. Para desencantarlo, un grupo de animales a priori poco superheroicos (un caracol, un conejo, una suiza soprano y un perro faldero) tendrán que recuperar tres diamantes negros salvando múltiples y tropicales peligros. Con una técnica animada correctita (estilo videojuego de Dinamic, para en- tendernos, o no) y un ramillete de buenos y solidarios sentimientos por montera, la película supera por los pelos el listón del entretenimiento infantil, cada vez más exigente. Los personajes, de dudoso carisma pero simpatía eficaz, se enmarcan en la tradición del dibu con bufanda y cataplasma que aún confía en que una vaca pueda tener flores en el sombrero o un soldadito de plomo, conflictos morales. La imaginación al poder, suponemos. Eso, sin hablar de cierto alcanfor algo rancio que respira (sobre todo, el hippioso conejo Dylan) que a veces es entrañable y otras, cargante. En fin, una peliculita, como decía la inolvidable Gloria Fuertes, pa los niños. Pero muy niños. Aunque peinen canas. El imperio de los lobos Inacabable galimatías Francia, 128 min. Director: Chris Nahon Intérpretes: Jean Reno, Arly Jover, Jocelyn Quivrin JOSÉ MANUEL CUÉLLAR Es una historia de Chris Nahon basada en un guión de JeanChristophe Grangé, el mismo del de Los ríos de color púrpura y secuelas. Aquella serie (dos películas) hicieron furor en Europa y Japón, probablemente basadas en el tirón carismático que Jean Reno da a todos sus trabajos, pero lo cierto es que aquí nos dejó un poco ni para allá ni para acá, más fríos que un iceberg. Vamos, que de esas de policías raros habremos visto mil y, muchas, bastante mejores. Esta sigue el mismo estilo, enrevesado, embrollado, muy apresurado y, con un mal añadido: es enormemente larga, con un trozo final metido como la plastilina, como sea, para que encaje a la fuerza. La trama es de una dama francesa, o similar, con extrañas pérdidas de memoria y retazos del pasado que la están volviendo tarumba. Pronto el relato da un giro inesperado, pero también inverosímil, demasiado increíble, y a partir de ahí todo se precipita, con mucha oscuridad y grandes dosis de acción que, francamente, los galos dominan sólo parcialmente, al estilo del cine europeo. El problema de la película es que mezcla un poco de todo: géneros, argumentos, diálogos, guiones, y muchas veces los diversos trozos de la narración apenas se sostienen con alfileres. Eso sí, tiene a Jean Reno, que siempre es una garantía de buen hacer pero, de ahí a aguantar un galimatías sin mucho sentido durante más de dos horas, va un océano en el que, con muchas probabilidades, acabaremos ahogados y, lo que es peor, con la sensación de que el agua metida en los pulmones ha servido sólo para un desahogo algo tristón y vacío.