Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 Espectáculos VIERNES 30 12 2005 ABC VIERNES DE ESTRENO American Splendor Avatares y cólicos misereres de un cavalier de Cleveland EE. UU. Directores: Shari Springer Berman y Robert Pulcini. Intérpretes: Paul Giamatti, Harvey Pekar, Hope Davis JAVIER CORTIJO E l cine es un fiambre. Exquisito, seguramente, pero más tieso que la mojama. Y no nos referimos a las crisis de espectadores, tapiceros butaquistas o salseros palomiteros, sino al tuétano del meollo. Caput. RIP. Finito. Según algunos, al hilo de antologías como la de Jünger Müller, desde que en 1945 cayeron los regalitos atómicos sobre Japón. Según otros, desde que a Cleopatra se le estampó la prótesis nasal. Sea como fuese, en las últimas décadas el Séptimo Arte vive del parasitismo impuro y duro, bien sea teatral, televisivo, musical, literario, videoartista o, ay, metacinéfilo. La próxima frontera, sin duda, es la del videojuego y la quimérica interacción entre espectador y cineasta (lo de autor suena a chiste, viendo lo híbrido del invento) Hasta que esto ocurra, dentro de unos treinta o cien años, el zombi de ojos blancos parido por los Lumière ha clavado sus garras en el mundillo del cómic. Y sirva esta parrafada macabea para destacar la importancia de este Paul Giamatti, el nuevo antisex- symbol del cine americano año a priori tontaina y deslustrado. Aparte de los dos ilustres fósiles que acompañan este quinteto titular (y otros ausentes como Bergman) lo más destacado e innovador del cine en el ABC El cielo gira Dinosaurios y celtíberos en Soria España Directora: Mercedes Álvarez ANTONIO WEINRICHTER AYUNTAMIENTO DE MOSTOLES Por la Junta de Gobierno Local de este Excmo. Ayuntamiento, en su sesión celebrada el día 22 de noviembre de 2005, se acuerda la aprobación inicial del Proyecto de Urbanización del Plan Parcial N 4 del Plan General de Ordenación Urbana de Móstoles, en cumplimiento de lo dispuesto en el Art. 80.2 apartado c) y artículo 60 apartado a) de la Ley 9 2001 del Suelo de la Comunidad de Madrid, se somete a informacion pública durante un período de 20 días. Móstoles, 14 de diciembre de 2005. El Concejal Delegado de Urbanismo, Vivienda y Obras Públicas. Fdo. José María Castillo Hernández. Acabamos de enterarnos de que la Academia no ha incluido El cielo gira entre las nominaciones al mejor documental del año. Contradicen así la trayectoria de una de las películas españolas más reconocidas internacionalmente de la temporada, desde que un premio en el festival de Rotterdam en enero de 2005 inaugurase una racha de invitaciones y distinciones, entre las que se cuenta la de merecer una doble página en los Cahiers du cinéma Quizá es que los académicos tienen una noción un tanto estrecha de lo que es un documental, cuando justamente la película de Mercedes Álvarez lo que viene a demostrar es la libertad de acción que semejante práctica, tan históricamente atada por su compromiso con la realidad, permite hoy en día cuando el mismo término de documental se ha quedado corto y algunos preferimos utilizar el (ingrato) término de no ficción para designar la riqueza de propuestas de ese cine de lo real que se ha puesto (casi) de moda. En efecto, la película de Mercedes Ál- varez mezcla, con total libertad discursiva, entrevistas a los catorce habitantes que quedan en la aldea soriana de Aldeaseñor, una voz en off en primera persona que airea sus reflexiones subjetivas, una mirada poética al espacio (los paisajes, las casas, las montañas) y una mirada retrospectiva a las trazas del tiempo pasado que abarca desde la prehistoria jurásica de los dinosaurios hasta la historia reciente de la Guerra Civil y las campañas electorales de la democracia. Un empeño ambicioso, sin duda, que aleja el trabajo de Mercedes del ámbito del reportaje social o del programa televisivo sobre los pueblos de España (formatos aceptados de la práctica documental) y lo acerca a ese heterodoxo y nonato concepto de un cine ensayístico obsesionado por la memoria, como el que practica desde hace décadas ese titán desconocido que es Chris Marker. Mercedes conoce a Marker (y ha escrito sobre él) pero sus referentes inmediatos son más cercanos: Víctor Erice y José Luis Guerín, que han defendido, adoptándola como suya, El cielo gira y cuya inspiración agradece la cineasta al final de su película. Así, tanto una como otra se inscriben en una cierta tradición alternativa- -la de ese cine de no ficción de la escuela catalana surgida del master de la Pompeu i Fabra- -que ha dado al cine español algunas de sus obras más sugestivas de la pasada década. 2005 han sido las adaptaciones de viñetas en sus diversas vertientes: superhéroes como Batman Begins pastiches noir como Sin City o novelas gráficas como Una historia de violencia Y luego está American Splendor Llegó, como las mejores, sin armar ruido y hasta inesperada, ya que más de uno nos temíamos su rescate directamente en vídeo. Y, encima, con más fintas y chulerías dentro que Onésimo o De Paula. Ora soy falso documental, ora docudrama, ora animación integral e integrada, ora underground desaliñado... ¿Dónde está la mosca? Pues en todos lados; de hecho, el filme es un género y una osadía en sí mismos, un galapagar trilero donde podemos ver al antiheroico guionista de cómics Harvey Pekar al lado de su alter ego ficticio (el hombre del En las año Paul Giamatti, últimas que se consuelen los feos) y, al fondo, su décadas el Séptimo Arte monigote garabateado en plan super- ello vive del Pepito Grillo. Chúpaparasitismo te esa, Sigmundo. Porque American Splenimpuro y dor es más que una duro pirueta estilística o un biopic al desuso: es todo un big bang (o big band) alrededor de los nerds (necios orgullosos como ese inenarrable coleccionista de gominolas o el mismísimo Robert Crumb) con derecho a triunfar amargamente, a enfermar y sanar y a enamorarse. De reír y no echar gota. De llorar y sacar punta al lápiz. De propina, impactante también su tajada romántica entre Harvey y Joyce (fetén Hope Davis) iniciada con una genial declaración del primero: Te advierto que tengo hecha la vasectomía Frase que debería incluirse en todas las entradas de cine de planeta. Por cierto.