Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 30 12 2005 Espectáculos 59 do pasa de una película de bajo presupuesto a una superproducción? -La atmósfera, el medio es completamente diferente. Con Harry Potter hay tanto dinero que permite tomarse tiempo suficiente para filmar tres o cuatro tomas diferentes. Y los adultos tenemos que adaptarnos a los horarios diferentes que tienen los niños. Cuando una película es difícil de financiar me da otro tipo de placer, sabiendo que la puedo terminar al final del día. Cuantos menos recursos hay, más me comprometo. Busco los límites, aprovecho el tiempo al máximo, aunque también disfruté durante las dos semanas que llevó la filmación de una sola escena de Harry Potter ¿Dos semanas para una sola escena? -Era una toma muy grande y las expectativas resultaron todavía mayores. ¿Es otra coincidencia que en el mismo año haya estrenado dos películas infantiles como Harry Pot- ter y Wallace y Gromit -Es muy extraño cómo sucedió todo. Hace dos años y medio que me habían ofrecido Wallace y Gromit y empecé a grabar la voz en aquel entonces. Y el estreno parecía muy lejano. Con decirle que ni siquiera me había comprometido con Harry Potter todavía. No fue ningún plan deliberado, sólo que tuve un último año bastante ocupado. ¿Le preocupa que el público infantil sea crítico con su trabajo? -En esta versión de Harry Potter en particular, no siento la presión. Tampoco tengo una afición fanática por los libros. Me gustan, admiro el trabajo y los personajes, pero no soy ningún adicto a Harry Potter ¿Leyó los libros al menos? -Los leí, sí. Pero sólo me interesé en mis escenas (Riéndose) Y esa parte la leí muchas, muchas, muchas veces. ¿Los chicos le tienen miedo cuando lo ven por la calle? -Si todavía no me tienen miedo, ya me temerán... ¿El teatro es tan importante como el cine, para usted? -Cuando me empezó a interesar la interpretación, solamente pensaba en hacer teatro. Jamás se me ocurrió que el cine o Hollywood po Soy muy día entrar en mi vida. exigente Me parecía otro munconmigo y lo do. Yo quise ser actor porque era fanático único que de Shakespeare. me importa- ¿Imagina alguna es si soy feliz nueva nominación al Oscar por alguna con el de las seis películas trabajo que que filmó este año? elegí -No lo sé. El Oscar es lo que es. A lo mejor hay gente que piensa que lo merezco, pero no es la razón por la cual hago cine. ¿Eso significa que no le interesa? -Para un actor no es bueno pensar que siempre vas a recibir un premio. Ya es suficientemente gratificante que me propongan un buen papel, buenas películas o buenas obras de teatro, trabajando con buena gente o buenos actores. Eso, para mí, es suficiente premio. No le veo ninguna motivación al hecho de sostener una estatuilla, cuando de todas formas, al día siguiente, cada uno sigue con sus propias vidas. Me parece un camino sin salida. ¿En serio no le gustan los premios? -Soy muy exigente conmigo y lo único que me importa es si soy feliz con el trabajo que elegí. -El personaje de Jackson en la película The White Countess insiste en separar el lado personal del profesional, evitando cualquier intimidad con quienes trabaja ¿En la vida real usted es igual? -No. Me encanta crear cierta amistad con otros compañeros de trabajo. Tengo muchos amigos que son actores. ¿Algunos ejemplos? -Tengo excelente relación con muchísimos actores que seguramente no conoce porque solamente hacen teatro británico y son excelentes amigos. Liam Neeson, por ejemplo, es muy buen amigo mío. ¿Nunca ha trabajado con su her- De Steven Spielberg a William Shakespeare Nacido el 22 de diciembre de 1962 en la inglesa ciudad de Suffolk, Fiennes es el mayor de siete hermanos. Aprendió literatura de su madre, Jini, que además fue su maestra particular cuando la familia no pudo afrontar los costos de una escuela. No le fue mal con los estudios y después de terminar la Secundaria entró al Chelsea College of Art and Design en Londres, para seguir con las clases de actuación en la Royal Academy of Dramatic Art. Siguió con teatro, después de graduarse en 1986 en el Open Air Theatre y la prestigiosa Royal Shakespeare Company. El cine tardó en llegar. Ya había cumplido los 30 cuando debutó en 1992, con la versión Wuthering Heights que Sir Laurence Olivier había filmado años atrás. La película no recibió buenas críticas, pero la actuación de Ralph Fiennes fue lo suficientemente convincente para que Steven Spielberg lo llamara para el personaje que cambiaría su carrera, personificando al nazi Amon Goeth en La lista de Schindler con la que Fiennes recibió la primera nominación al Oscar y la atención de otro grande como Robert Redford, que lo contrató para Quiz Show fue ahí el inteligente participante de juego de preguntas Charles Van Doren. Otra nominación al Oscar siguió en 1996 con El paciente inglés Después, perdió cierta popularidad cuando fracasó con la versión en cine de la serie de televisión Los Vengadores Pero recuperó el prestigio protagonizando la historia de la Segunda Guerra Mundial The End of the Affair. Fue el primer actor que ganó un premio Tony por interpretar a Hamlet en Broadway, en marzo del 2001. Y también le premiaron con el trofeo William Shakespeare del Shakespeare Theatre en Londres. mano Joseph? -Lamentablemente no. Es verdad que quiere trabajar conmigo y estoy seguro de que encontraremos algo. ¿Tiene alguna otra pasión fuera de la interpretación? -La música. Tengo un espectro masivamente amplio. En mi iPod escucho Led Zeppelin, música country, Bach, Beethoven, Bruce Springsteen... ¿Lo apostaría todo en una carrera de caballos como lo hace su personaje en The White Countess -No. No puedo. No lo haría. ¿Y si de pronto ganara a la lotería, qué haría con las ganancias? -Hay muchas cosas que me gustaría hacer. No tengo demasiadas ambiciones como comprar un buen coche o una casa. Pero supongo que encontraré alguna fantasía o alguna buena causa para contribuir con dinero en efectivo. ¿Qué tipo de causas, por ejemplo? -Trabajo con UNICEF. Y también me gustaría contribuir con grupos de teatro juveniles. Puedo recordar muy bien lo que significa la ansiedad y el hambre para un actor. Y le hablo de hambre por trabajo, no sólo comida. Recibo bastantes cartas de gente que me pide dinero, con diferentes clases de pedidos. ¿Como actor, espera las órdenes del director o también sugiere algunos cambios cuando se le ocurren? -Soy de los que quieren aportar y me gusta conversar con el director. Tengo mis propias ideas y cuando filman alguna escena, trato de buscar una segunda oportunidad y suelo pedir si me dejan intentar algo diferente. ¿Semejante forma de pensar nunca le provocó alguna pelea con ciertos directores? -Alguna vez he podido tener cierta confrontación. El director puede decirme: Me gusta esa idea, pero mejor la aplicamos por allá Me gusta la cola- boración. Muchas veces, el cine nos transporta a un mundo de la fantasía que a veces parece real. ¿Durante la filmación se mantiene la ficción separada de la realidad? -A veces se siente bastante real. La esceonografía de Harry Potter era fantástica, brillante. Te transporta a esa fantasía en un segundo. A mí me gustó interpretar este hombre diabólico. ¿En una película infantil puede ser más diabólico que los malvados que interpretó antes en Red Dragon o La lista de Schindler -La verdad que no Tenemos puedo dispararle a alque parar de guien en la cabeza, por la espalda, cuanmatarnos película entre todos. do hago una (Se ríe) infantil. No Sería un Tengo que encontrar buen otro sentido, el miedo se crea alrededor de comienzo las amenazas. Me gusporque el mundo así es ta interpretar este tipo de figuras fantasiodeprimente sas, imaginando el mundo del escritor. ¿Y qué le llevó a filmar una película tan diferente como The White Countess -Me gustó el guión, con bastante complejidad, y la forma en que planearon los personajes en los años 30 de Sanghai. ¿Se identifica en algo con el personaje de Jackson? -Para empezar, él es ciego y en ese sentido no puedo identificarme demasiado (Se ríe) Pero lo intenté. También es un idealista y supongo que me identifico con los ideales que tiene. ¿Qué tipo de ideales tiene usted? -Algo que a todos nos gustaría: parar de matarnos entre todos. Sería un buen comienzo porque el mundo así, realmente, es deprimente.