Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 VIERNES 30 12 2005 ABC Internacional Varios manifestantes ucranianos gritan eslogans contra Rusia frente a la embajada de este país en Kiev EPA La guerra del gas eleva al máximo la tensión entre los líderes de Rusia y Ucrania Putin ordena la compra masiva de combustible a Turkmenistán para cerrar el puño en torno a Kiev b Si antes del domingo no se al- canza un acuerdo sobre el precio del gas importado de Rusia- -que Moscú ha quintuplicado- -Ucrania se quedará sin suministros RAFAEL M. MAÑUECO. CORRESPONSAL MOSCÚ. Las conversaciones entre Rusia y Ucrania para fijar el precio que tendrá el gas el próximo año adquieren ya tintes dramáticos. Si de aquí al domingo no se alcanza un acuerdo, Gazprom, el monopolio ruso del gas, suspenderá los suministros a Ucrania ese mismo día, la jornada de Año Nuevo. Moscú y Kiev se han intercambiado esta semana todo tipo de improperios, incluida la amenaza, por parte de Rusia, de plantear demandas territoriales. Al final, se ha impuesto la negociación pero por ahora sin avances sustanciales. Los ucranianos, en la calle hace justo un año en apoyo de su Revolución Naranja, corren ahora el riesgo de quedarse sin calefacción en medio del frío invierno o de tener que apretarse el cinturón para pagar la factura del gas. Desde el miércoles, se encuentra en la capital rusa una delegación ucraniana encabezada por el ministro de Energía, Iván Plachkov. Su objetivo es evitar que Rusia quintuplique el precio del gas. Las negociaciones están teniendo lugar a puerta cerrada en el palacio de Novo- Ogariovo, en las afueras de Moscú, en el mismo lugar en donde, en 1991, se firmó aquel Acuerdo de la Unión que sirvió de pretexto a la vieja guardia para iniciar su aventura golpista contra Mijaíl Gorbachov. Rusia anunció de repente su propósito de elevar las tarifas a sus antiguos compañeros soviéticos hasta alcanzar los precios que tiene el gas en el mercado internacional. Sin embargo, esa subida se está llevando a cabo de forma selectiva, afectando exclusivamente a Ucrania, Moldavia y Georgia, con cuyos dirigentes el Kremlin mantiene relaciones muy tirantes a causa de la ola de revoluciones naranjas que azotó la antigua URSS los últimos años. Por ejemplo, Bielorrusia, cuyo presidente, Alexánder Lukashenko- -considerado un tirano en Europa y en EE. UU, -ha logrado que su homólogo ruso, Vladímir Putin, no le suba el gas ni un céntimo. Tras salir de aquella re- unión con Putin, Lukashenko convocó elecciones presidenciales para el próximo mes de marzo. Hasta ahora, Ucrania pagaba a 50 dólares los mil metros cúbicos de gas. Gazprom incrementó el precio hasta los 160 dólares. El rechazo de Kiev a esa subida dejó en punto muerto las negociaciones. Ahora, el gigante ruso del gas exige 230 dólares por cada mil metros cúbicos de la preciada materia. Las amenazas de Ucrania de subir también el precio del arrendamiento de la base naval rusa de Sebastopol (Cri- El presidente ruso acusa a los negociadores ucranianos de generar una crisis política Kiev da garantías de que el gas seguirá circulando hacia la UE aunque no haya acuerdo con Moscú mea) sólo sirvieron para endurecer todavía más la postura rusa. Ayer, mientras Iván Plachkov y el director de Naftogaz, Alexéi Ivchenko, continuaban luchando a contrarreloj por alcanzar un acuerdo con sus interlocutores rusos, el presidente de Gazprom, Alexéi Miller, cerraba en Turkmenistán la compra de 30.000 millones de metros cúbicos de gas natural a 65 dólares los mil metros cúbicos. Un intento claro de influir en el mercado turkmeno de la energía, ya que Rusia no necesita importar gas, provocando una demanda que podría perjudicar a Ucrania con nuevas subidas. Se da la circunstancia de que Turkmenistán satisface el 45 de la demanda ucraniana de gas con un precio de 60 dólares los mil metros cúbicos. El 55 restante lo suministra Rusia. Crédito muy duro Putin estuvo unos minutos ayer en Novo- Ogariovo y fustigó a la delegación ucraniana por haber dejado pasar nueve meses sin consensuar nada, dando así lugar, dijo el presidente ruso, a que surja una crisis entre nuestros países Para salir del entuerto, el jefe del