Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional VIERNES 30 12 2005 ABC La valoración ciudadana sobre la situación política baja 22 puntos desde que Zapatero llegó al poder Sólo el 16 por ciento de los encuestados la considera positiva, según el barómetro del CIS sobre la percepción de la opinión pública son los peores registrados en los últimos nueve años y sólo superados en la última etapa de Felipe González A. C. MADRID. Los ciudadanos consideran que estamos ante la peor situación política de los últimos nueve años, según el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas que, con un trabajo de campo realizado a mediados de noviembre, registra que sólo el 16,1 por ciento de los encuestados califica de bueno el momento político frente a un 33,5 por ciento que contesta lo contrario. El CIS constata también la caída en picado de la percepción ciudadana sobre el mismo asunto desde el último cambio de Gobierno. Nada más llegar José Luis Rodríguez Zapatero al poder, en abril de 2004, el 38,9 de los interrogados consideraba que la situación política era buena o muy buena y sólo el 9,5 respondía en sentido negativo. Veintidós puntos ha bajado ese índice de opinión, mientras que el número de los que se expresan con pesimismo se ha multiplicado hasta alcanzar a un tercio de los preguntados. El 43 por ciento se decanta por calificar de regular el momento, porcentaje que tiene pocas oscilaciones en el último año y medio. La preocupación por la inestabilidad política no ha dejado de crecer en lo que va de legislatura. En los primeros seis meses ya subió diez puntos y sólo en lo que va de julio a noviembre del año que termina sumó otros ocho. Es el trimestre de la crisis abierta con la aprobación del proyecto de nuevo estatuto de Autonomía catalán animado por el propio presidente del Gobierno y admitido posteriormente a trámite en el Congreso con los votos de socialistas y nacionalistas. Ante la pregunta de la tendencia para el próximo año, también predomina el pesimismo. Un tercio de los preguntados cree que la situación irá a peor y sólo el diez por ciento considera que puede mejorar. b Los datos CIS. Barómetro de noviembre VALORACIÓN DE LA SITUACIÓN POLÍTICA 38,9 40 35 30 25 20 15 10 5 Buena o muy buena Mala o muy mala (Porcentajes) 33,5 28,6 29,0 26,4 19,7 23,0 25,6 24,1 16,1 17,9 9,5 Regular 43,0 Abril 2004 45,6 Noviembre 2004 27,9 52,7 17,8 46,5 Enero 2005 26,9 54,3 18,1 42,3 Abril 2005 24,6 51,4 22,2 42,5 Julio 2005 25,5 50,8 21,7 42,9 Noviembre 2005 24,5 50,3 23,6 Infografía ABC VALORACIÓN DE LA SITUACIÓN ECONÓMICA Buena o muy buena Regular Mala o muy mala FUENTE: CIS 44,2 42,2 11,8 El 24 por ciento considera que la situación económica es buena, frente al 23 que opina lo contrario Casi una cuarta parte de los encuestados teme que la marcha de la economía vaya a peor el próximo año tión de los Gabinetes de Felipe González y ni siquiera el diez por ciento de los encuestados consideraba aceptable la situación política. Posteriormente, en la etapa de los ocho años con José María Aznar en el poder el porcentaje de los ciudadanos que consideraba la situación política como buena o muy buena osciló entre el 22 y el 31 por ciento salvo a finales de 1996. Los resultados del último barómetro del CIS están en la misma línea del sondeo correspondiente a intención de voto del mes de octubre, que también arrojó los peores pronósticos para el Pocos precedentes La opinión de los españoles sobre el momento político no era tan mala como la actual desde el otoño de 1996, al principio de la primera legislatura con José María Aznar como presidente del Gobierno. En el resto de la etapa del PP en el poder la valoración de los preguntados sobre el momento político fue mucho mejor que el actual. Este tipo de barómetros del CIS sólo registra datos similares y continuados ante esta pregunta en la etapa final del PSOE en el poder, en 1994 y 1995, cuando los escándalos de corrupción y la crisis económica marcaban toda la ges- partido en el Gobierno de lo que va de legislatura. En el capítulo económico, los resultados del sondeo de noviembre indican el avance de las percepciones más pesimistas entre los ciudadanos, aunque sin llegar al punto de la situación política. Casi una cuarta parte de los encuestados, exactamente el 24,5 por ciento, considera buena o muy huena la marcha de la economía y casi el mismo porcentaje, exactamente el 23,6 por ciento, opina lo contrario. La mayoría, el 50,3 por ciento, prefiere calificarla de regular. El equilibrio en la percepción ciudadana en la citada materia contrasta con la registrada nada más llegar Zapatero al poder. Entonces, más de un tercio de los preguntados, un 34,5 por ciento, respondía en sentido positivo y sólo un 11,8 por ciento se mostraba pesimista. Desde entonces se registra una gradual tendencia negativa que aún no ha llegado a imponerse en la opinión pública. Es en el área económica donde el Ejecutivo socialista ha introducido menos cambios sobre la etapa anterior, sobre todo si se compara con la política exterior, el intento de negociación con ETA o las reformas de la Constitución y los estatutos. Es la buena marcha de la economía, pese al aumento de la inflación, los desequilibrios en la balanza comercial y las llamadas deslocalizaciones -junto con el aumento del gasto social- -el principal argumento de Zapatero para defender su gestión en el último ejercicio. Y, a tenor del barómetro del CIS, es la situación económica la faceta más positiva de su mandato para la opinión pública. Pese a ello, el pesimismo también amenaza con instaurarse en el capítulo económico. Un 23 por ciento teme que la situación vaya a peor en el año próximo y sólo un 10 por ciento espera lo contrario.