Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 JUEVES 29 12 2005 ABC Internacional Israel bombardea una base de las milicias palestinas al sur de Beirut Represalia de Tel Aviv por el lanzamiento de seis Katiusha contra localidades judías b Si los residentes de Kiriyat Sh- mona no pueden dormir tranquilos, los residentes de Beirut tampoco dijo el general israelí Udi Adam, para justificarse HUGO MEDINA. SERVICIO ESPECIAL JERUSALÉN. La aviación israelí bombardeó ayer la base de un grupo miliciano palestino situada justo al sur de Beirut en respuesta al lanzamiento de seis cohetes Katiusha que el martes por la noche causaron daños materiales en dos localidades israelíes próximas a la frontera con el Líbano. El bombardeo se centró en una base de entrenamiento del Frente Popular para la Liberación de Palestina- Comando General (FPLP- CG) que utilizan estas milicias para adiestrar a sus hombres, si bien el número de sus acciones es muy limitado y esporádico. Testigos libaneses indicaron que los cazas dispararon dos misiles contra el campo de entrenamiento del FPLP- CG que está situado en Naama, a unos siete kilómetros de la capital libanesa, y provocaron heridas leves a varios milicianos. Fue la incursión más profunda que llevan a cabo los israelíes en Líbano desde hace un año y medio. Anoche aún reinaba la confusión en torno al ataque del martes contra Israel, ya que las milicias de Hizbolá, que son las que con más frecuencia han disparado cohetes Katiusha, insistieron en que no tenían nada que ver con el bombardeo. telaraña de túneles subterráneos protegidos por muros de hormigón. El general Adam agregó que bajo ninguna circunstancia el Ejército permitirá que se convierta en rutina el lanzamiento de cohetes contra las poblaciones del norte de Israel, y no descartó que la aviación bombardee objetivos en el interior de Siria, como ya hizo en el pasado. A la pregunta de si se consideraba bombardear Siria, el general dijo: No voy a contestar a esa pregunta. Nos reservamos el derecho a responder de la manera que nos parezca más oportuna Amenazas a Beirut Adam denunció al Gobierno libanés por no actuar para impedir que las milicias ataquen desde su territorio y advirtió que si Beirut no toma cartas en el asunto lo harán los israelíes. También denunció a Hizbolá de quien afirmó que es imposible que nadie haga algo allí sin su conocimiento. Si los residentes de Kiriyat Shmona no pueden dormir tranquilos, los residentes de Beirut tampoco dijo el general. Los Katiushas sorprendieron a la población de Kiriyat Shmona ya entrada la noche. Uno de los cohetes cayó junto a una torre de energía eléctrica y produjo un corte de luz que duró media hora en gran parte de la ciudad. Yo Soldados israelíes protegen sus oídos mientras disparan contra Gaza Se trata de la incursión más profunda que llevan a cabo los israelíes en el Líbano desde hace año y medio La acción puede desestabilizar al débil Gobierno que trata de forjarse en Beirut estaba sentado con unos amigos cuando oímos una gran explosión y se fue la luz. Vivimos aquí desde hace años y en seguida nos dimos cuenta de que era un cohete explicó Oshri Swisa, un vecino de Kiriyat Shmona. Dos horas en los refugios Por los altavoces se pidió a la población que fuera a los refugios antiaéreos, donde permanecieron dos horas y media antes de volver a sus domicilios. Los cohetes no causaron daños personales, aunque uno de ellos cayó Sin dudas sobre la autoría El jefe del Ejército israelí en la zona norte, el general Udi Adam, declaró que Israel sabía quiénes habían disparado los Katiusha aunque no identificó a los autores del ataque. Espero que la otra parte entienda el mensaje del Ejército dijo el general en referencia al bombardeo. La acción parece indicar que Israel considera a estas milicias responsables del ataque, aunque un portavoz de FPLP- CG manifestó que su grupo no estaba detrás y que desconocía quién había lanzado los Katiusha. El FPLP- CG está liderado por Ahmad Yibril, quien reside habitualmente en Damasco, y dispone de varios campos de entrenamiento en Líbano. El que ayer fue bombardeado es una El Ejército hebreo defiende la nueva zona de exclusión de Gaza H. M. JERUSALÉN. Helicópteros israelíes bombardearon anoche la zona de exclusión que Israel ha creado en el norte de la franja de Gaza, un área de dos kilómetros de profundidad donde desde ayer a las seis de la tarde no pueden entrar los palestinos. El bombardeo comenzó poco después de que los milicianos dispararan un cohete Qasam que cayó en una zona abierta de la ciudad de Sderot y no causó daños materiales. En la zona de exclusión no hay pueblos palestinos. Hasta el verano pasado había tres asentamientos judíos que fueron evacuados y ahora el territorio lo usan los milicianos para aproximar- se lo máximo posible a Israel cuando disparan los cohetes. El pasado martes, el Ejército israelí arrojó millares de panfletos en el norte de Gaza, en los que advertía a los palestinos que no entren en la zona de exclusión bajo ningún concepto porque si lo hacen serán atacados por la aviación y la artillería israelíes. El caos que reina en la franja de Gaza se tradujo ayer en el secuestro de tres ciudadanos británicos que habían cruzado la frontera de Rafah, entre Egipto y la franja, y que fueron trasladados a media tarde a un lugar desconocido de la zona después de ser introducidos por la fuerza en un automóvil que escapó a toda velocidad. Este tipo de secuestros se ha convertido desde hace algún tiempo en un sistema habitual de presión que utilizan las milicias para exigir puestos de trabajo al Gobierno de Mahmud Abbas. La Policía palestina desconocía anoche qué milicias habían secuestrado a los británicos y únicamente se sabía que uno de ellos era una mujer que trabaja en una organización humanitaria de ayuda a los palestinos. La impotencia del Gobierno de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) es tal que los secuestros de extranjeros se han convertido en una moneda corriente que alienta la pasividad de las fuerzas de seguridad. Además, los gobiernos extranjeros y las organizaciones humanitarias prefieren que la Policía no intervenga porque temen que los agentes causen más daño a los secuestrados que los propios secuestradores.