Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 29 12 2005 Nacional EL DESAFÍO DEL ESTATUTO CATALÁN 13 El PP amenaza con impugnar las enmiendas del PSOE por incumplir el reglamento del Congreso Zaplana vincula la decisión a la respuesta del Gobierno a la oferta de pacto de Rajoy b Los populares creen que el escrito de los socialistas no recoge alternativas, es ambiguo y constituye un atropello a los procedimientos reglamentarios J. L. LORENTE MADRID. El Grupo Popular en el Congreso estudia la posibilidad de impugnar el paquete de enmiendas que los socialistas han presentado a la reforma estatutaria de Cataluña. El principal grupo de la oposición estima que el escrito del PSOE incumple el reglamento del Congreso, cuyo artículo 110 establece que las enmiendas podrán ser de supresión, modificación y adición. Para los populares, prácticamente ninguna de las modificaciones planteadas por los socialistas se puede incluir en esos tres supuestos. El portavoz del PP en el Congreso, Eduardo Zaplana, señaló que los documentos del PSOE son cualquier cosa menos enmiendas En una rueda de prensa en la Cámara Baja, Zaplana recordó que el reglamento apunta que cualquier enmienda de modificación o adhesión debe incluir la redacción alternativa que se proponga. Según Zaplana, la mayo- FRANCISCO SECO ta, incomprensible e irracional El secretario general de ERC, Joan Puigcercós, fue igualmente crítico con las enmiendas socialistas y reclamó al Gobierno que publique las balanzas fiscales, que según esta formación ya están disponibles, como gesto de buena voluntad para favorecer la negociación del modelo de financiación Por el contrario, el portavoz del PSC, Miquel Iceta, alabó la inteligencia del texto socialista, del que aseguró que hay un esfuerzo de acercamiento de posiciones PROPÓSITO DE LA ENMIENDA BENIGNO PENDÁS l procedimiento legislativo es mucho más que un trámite burocrático. Sus reglas- -ha dicho el Tribunal Constitucional- -tienen carácter instrumental respecto del pluralismo político. Si se vulneran las garantías, una ley podría ser declarada inconstitucional por infracciones de procedimiento. Lo saben los actores de la vida parlamentaria y por eso la batalla de las formas, incomprensible a veces para el ciudadano común, envuelve con sutileza una fuerte discrepancia política. No se trata, pues, de minucias intrascendentes ni de retórica para leguleyos. La polémica está servida. Se habla de las enmiendas abiertas del Grupo Socialista al proyecto de Estatuto catalán: son enmiendas de compromiso para seguir negociando titula- E ba ayer ABC. Conviene refrescar los datos normativos. Dice el reglamento del Congreso que las enmiendas podrán ser a la totalidad (cuando versan sobre la oportunidad, los principios o el espíritu del proyecto) o al articulado en cuyo caso pueden ser de supresión, de modificación o de adición. Así, el Grupo Popular ha presentado 74 enmiendas, de ellas 44 para suprimir, 29 para modificar y una para añadir. El PSOE, a su vez, formula casi quinientas, agrupadas en quince apartados. Dicen algunos que allí se plantea un recorte sustancial al texto. Aseguran otros que el acuerdo del Parlamento proponente se vacía de contenido. Son impresiones precipitadas, creo. Lo importante en materia de decisión política está por llegar. Volvamos a las formas. No es fácil votar a favor de la toma en consideración de un proyecto y pretender después una modificación sustancial de su contenido. De ahí estas propuestas de textura abierta que muchos juristas cercanos al PSOE identifican, sin duda, con la teoría de Hart ¿Qué dice el TC? Dice, por ejemplo, que la correlación material entre la enmienda y el texto enmendado es una condición derivada del carácter subsidiario o incidental de la primera respecto del segundo (Auto 118 1999) y que debe evitarse una reapertura extemporánea del debate ya superado (Auto 275 93) A veces, exige coherencia y congruencia para no desvirtuar el significado de la enmienda (Sentencia 23 1990) Otras, se muestra más generoso: no hay límites por el objeto ni por el contenido a la facultad de enmendar (Sentencia 99 1987) Buena doctrina general y ponderar los intereses en juego en cada caso concreto: es la posición favorita de nuestro Alto Tribunal. Por eso asegura que la facultad de enmienda aparece configurada en función de la realidad y necesidades de los modernos Parlamentos (Auto 35 2001) Habrá largas discusiones, con sesudos argumentos. Buen día para recordar a Churchill: ¿Es compatible la lógica jurídica con el sistema parlamentario? ría de las enmiendas registradas por el PSOE no recogen alternativas, son ambiguas y constituyen un atropello a los procedimientos reglamentarios Tras calificar de chapuza el documento que registró el PSOE el pasado martes por ser escritos, declaración de intenciones o términos de negociación Zaplana dejó entrever que su grupo estudia medidas parlamentarias para denunciarlo. Bajo su punto de vista, el hecho de que el PSOE haya registrado esa chapuza -que tiene, según los populares, hasta errores gramaticales -demuestra que los socialistas querían una ampliación del plazo para presentar los escritos porque no sabían qué decir No tenían hechas las enmiendas ni una posición clara y buscaban una fecha cercana a fin de año, cuando los españoles estuvieran comprando las uvas El portavoz del PP no quiso concretar qué tipo de respuesta dará su grupo a las enmiendas socialistas. La estrategia del partido de la calle Génova es esperar a que el presidente del Gobierno se pronuncie sobre la oferta de pacto realizada el martes en Barcelona por Mariano Rajoy, antes de adoptar cualquier decisión. Zaplana consideró que esa mano tendida de Rajoy es una de las últimas oportunidades que le quedan a Zapatero para salir de la crisis política a la que, en su opinión, ha llevado esta reforma. El dirigente del PP remarcó que es ahora Zapatero quien tiene que decir si acepta o no la propuesta de Rajoy, una respuesta que antepuso a cualquier iniciativa para impugnar las enmiendas. Rajoy, sin credibilidad Precisamente, el secretario de Estado de Comunicación, Fernando Moraleda, eludió ayer responder a la petición del PP de negociar las enmiendas al proyecto de reforma del Estatuto catalán. En nombre del Gobierno, Moraleda pidió a los populares que generen buen clima y que no contribuyan a incrementar la crispación. En su opinión, Rajoy no tiene credibilidad porque es prisionero de sus palabras Es difícil creer a alguien cuando te tiende una mano y con la otra te está empujando Además, el secretario de Estado reconoció que, en estos momentos, se está en una fase decisiva en la negociación del Estatuto, por lo que pidió calma y sosiego y expresó la voluntad del Ejecutivo de alcanzar un acuerdo