Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 28 12 2005 87 Deportes BENITO FLORO Director de Fútbol del Real Madrid Alfredo di Stéfano será operado hoy si se mantiene su estabilidad y no surgen complicaciones de última hora El estilo de juego no lo marco yo ni el entrenador, lo marca la afición Ya se ha puesto manos a la obra. Su primera misión es buscar un par de refuerzos que apuntalen la plantilla en el mercado de invierno y después comenzará a preparar el equipo de la temporada próxima. Le obsesiona recuperar la estética del buen juego y el fútbol de ataque TEXTO ENRIQUE ORTEGO FOTOS JULIÁN DE DOMINGO Contrataremos un técnico que vaya acorde con el estilo de juego del equipo. Lo que no podemos hacer es una estrategia de fichajes con buenos jugadores... y ponerlos en manos de un entrenador que busque pelotazos, defender, correr y correr. Contradicciones como esas son las que abocan al fracaso gadores, llamémosles especiales, con un conjunto de jugadores que estabilicen el juego y den soporte. El entrenador tiene que dirigirlos según esos criterios. Además, si todo sale como pensamos y a López Caro le salen las cosas bien, no tengo dudas de que continuará en el puesto. -No se engañe, estamos hablando del Madrid y salvo que ganara la Liga o la Champions el presidente quiere apostar por un técnico de postín, de prestigio, de experiencia... -Siguiendo con su hipótesis, que no me gusta porque da por sentado que no vamos a ganar nada, digamos que entonces recomendaré un entrenador que vaya acorde con ese estilo de juego. Lo que no podemos es hacer una estrategia con buenos jugadores y contratar un técnico que busque pelotazos, defender y correr y correr... Contradicciones como esas son las que abocan al fracaso. Lo más importante de un periódico es tener una línea editorial, ¿no? Pues lo mismo en un equipo de fútbol. Yo recomendaré un técnico al que le guste ese estilo y tendrá jugadores para ello. -Usted es un romántico y estamos en plena efervescencia del pragmatismo globalizado. -No, soy eficaz, soy pragmático. La afición del Madrid pide ganar y jugar bien y eso es lo que yo le quiero dar. Depende de la idiosincrasia de cada uno. En Italia, sé que el resultado es fundamentalísimo, que el juego es secundario, que los que ganan son los equipos de Trapattoni, de Capello... -Vamos, que a usted no le gusta cómo juegan los equipos de Capello y resulta que Capello es el candidato número uno de su presidente para entrenar al Madrid el año próximo. -Sabía que me lo iba a decir. Capello tiene la virtud de armar muy bien los equipos, los monta fuertes atrás, con centrocampistas luchadores y con grandes delanteros arriba. Juega al contragolpe más que al ataque. No puedo criticarle porque sus resultados están ahí, Estábamos hablando de estilos, de lo que gusta en Italia y de lo que Pasa a la página siguiente MADRID. Le gusta el fútbol. Eso es indiscutible. Habla y no para- -casi tres horas de teórica no exenta de ejemplos prácticos- -y a cada momento le sale el entrenador que lleva dentro. Ahora su misión es otra. Su reto es formar desde el despacho un Real Madrid- campeón. Se autodefine como un asesor del presidente para materia de fichajes y como el responsable de marcar un estilo de juego que vuelva a identificar al equipo con la afición. -Después de que Sacchi al marcharse haya dicho que no le han dejado hacer todo lo que le hubiera gustado, ¿supongo que habrá agarrado bien cuáles son las funciones de su nuevo cargo? -Están bien definidas. El Director de Fútbol es la persona que marca el estilo de juego del equipo, si no lo hay, y quien planifica y dirige lo que debe ser la base del futuro del club. -Yo creía que el estilo de juego lo marcaba el entrenador... -No, eso es una equivocación, el estilo de juego lo marca el Director de Fútbol, salvo que el entrenador sea también el Director de Fútbol. El estilo de juego de un equipo debe ser el que su afición exige y yo sé sobradamente el estilo que le gusta a la afición del Real Madrid. Ni López Caro ni yo marcamos nada, lo marca la afición y a esta afición le gusta un estilo de fútbol combinativo donde los jugadores creativos toquen mucho el balón y se alterne con un buen concepto de contragolpe, que suele ser un aspecto muy espectacular en su desarrollo. Aquí no gusta el pelotazo y tente tieso, cabe el contragolpe si es eficaz, pero si pierdes parcela de dominio y no te salen las contras entonces no vale para nada. Creemos que la gente es tonta y de tonta no tiene un pelo. En el Bernabéu se quiere que su equipo domine la situación, tenga el balón, ataque... -Eso quiere decir que hace un mes, con Luxemburgo en el banquillo, le hubiera dicho no al Real Madrid. -He entrado en este momento en el club porque me satisface la idea que existe. Además un entrenador tiene que estar capacitado para trabajar todos los estilos. En este caso López Caro está comprometido con el estilo de jue- go que exige el club y su afición. En el pasado le hubiera preguntado si ese estilo iba a ser mantenido en un futuro para en torno a él formar todas las categorías inferiores. Un entrenador debe saber hacer de todo, aunque tenga unas preferencias. Que yo prefiera otro estilo distinto al que había no significaba que no me gustara. El club, no el entrenador, es quien debe saber lo que quiere. Si quiere ser eficaz con una forma de trabajar o ir a salto de mata, cambiando de estilo cada dos por tres. No quiero enjuiciar lo anterior, pero si soy honesto tengo que decir que no había coherencia entre los criterios deportivos. Seguro que no se hizo de forma intencionada, pero des- de luego sí poco práctica. ¿Eso quiere decir que todos los equipos del club van a jugar como el primer equipo? -Así debería ser. Vamos a ir poco a poco, sin traumas, sin enfrentamientos. Lo ideal sería que a final de temporada ya todos jugarán igual, pero la próxima, seguro. -Y usted dice que va a ir haciendo el equipo del año próximo sin saber quién va a ser el entrenador. -El Real Madrid, por su presidente, tiene claro cómo debe jugar su equipo y yo estoy para ayudarle. Tenemos que tener claro unas cuestiones fundamentales para que el equipo funcione bien, una de ellas es la compensación de ju-