Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 28 12 2005 Sociedad 51 Tecnología Un estudio de la revista Nature revela que el compendio virtual Wikipedia hecho a base de colaboraciones desinteresadas de internautas, goza de unos niveles de fiabilidad científica muy similares a los de la Enciclopedia Británica Wikipedia planta cara a la Enciclopedia Británica TEXTO: JORGE SÁINZ MADRID. Se podría apostar sobre seguro que cualquier internauta que se precie ha usado alguna vez Wikipedia La historia de esta enciclopedia virtual es, sin duda, una de las más extraordinarias de la red. Sus cuatro millones de entradas y artículos están construidos a golpe de colaboraciones anónimas y desinteresadas de los propios usuarios, se encuentra disponible en varios idiomas- -en español es. wikipedia. org -y la web ocupa el puesto 37 en el ranking de las páginas más visitadas del mundo. Pero el fantástico viaje iniciado por este servicio en el año 2001 ha dado ahora una nueva y sorprendente vuelta de tuerca. Un estudio de la revista Nature ha demostrado que en términos de exactitud en torno a las definiciones de carácter científico, Wikipedia no tiene nada que envidiar a la celebérrima Enciclopedia Británica. De hecho, el informe de Nature concluye que la media de errores de bulto por entrada es de tres en el caso de la Británica por cuatro en el compendio virtual. La metodología de Nature fue de lo más sencilla. Se eligieron medio centenar de definiciones de una amplia gama de disciplinas científicas de ambas colecciones y se enviaron a reconocidos expertos en las respectivas materias para una concienzuda revisión. En los textos, evidentemente, no se especificaba de qué enciclopedia procedía cada uno. Cuatro fallos cada uno La sorpresa, relativa, pero sorpresa al fin y al cabo, se produjo al cotejar definitivamente los resultados. El grupo de expertos señaló ocho fallos que se podrían definir como significativos o que implicaban una alteración sustancial del término definido. Los errores estaban repartidos por igual, cuatro para cada uno de los compendios. Junto a ello, el informe también detallaba otros pequeños errores, como la falta de algún dato o fallos de ortografía. En este caso, Wikipedia registró 162 errores, por 123 la Enciclopedia Británica que, una vez ponderada la media, sacó sólo un comprometido punto de ventaja a la web. Ahora bien, se supone que la Enciclopedia Británica ha sido siempre un referente científico por su calidad, el nivel de su redacción y por contar con los mejores expertos en cada materia para configurar los textos. Sin embargo, Wikipedia funciona exclusivamente con el trabajo desinteresado de los usuarios. No hace falta ser un eminente científico para definir en esta web el concepto del teorema de Pitágoras, aunque la interactividad propia de internet y la capacidad de la red de renovar los contenidos concede la ventaja única de poder corregir errores y enriquecer los textos prácticamente sobre la marcha. Esta posibilidad no asegura la fiabilidad de lo que se escribe en Wikipedia y si no que se lo pregunten a John Seigenthaler, un hombre de 78 años que en su día dirigió un diario de Nashville, en el estado de Tenessee, convirtiéndose en un influyente periodista norteamericano. Alguien escribió su wikiografía -léase biografía- -en esta web y le relacionó con el asesinato del senador Robert Kennedy, hermano del presidente también asesinado John F. Kennedy. Seigenthaler estuvo a punto de demandar a Wikipedia pero finalmente sirvió su venganza en un artículo publicado en el diario USA Todav denunciando la alarmante falta de credibilidad de este tipo de páginas y el peligro que puede tener el volcado indiscriminado en la red de contenidos poco creíbles, a los que, finalmente, tiene acceso todo el mundo. Como contrapartida, la web decidió, a pesar del enfado de sus usuarios, volar un poco más bajo, como primera medida de precaución para evitar falsos testimonios, y obligar a sus contribuyentes a registrarse antes de inmortalizar sus conocimientos. El estudio de Nature que hace referencia a este controvertido caso, reconoce que a pesar de su revelador informe, los investigadores deben ser cautos en el uso de Wikipedia y, a la vez, aprovechar esta fuente inagotable de información para enriquecerla y corregir las inexactitudes más evidentes. Estoy encantado. Nuestra meta es conseguir la calidad de la Británica o superarla dice Jimmy Wales, uno de los fundadores de Wikipedia Por su parte, Tom Panelas, director de comunicación de la Enciclopedia Británica, asegura que no tienen nada contra el estudio pero que, desde su punto de vista, las diferencias entre ambos compendios van más allá de una serie de fallos anecdóticos. Son los artículos, muchos de ellos tienen un nivel de redacción bastante bajo. Creo que necesitan un buen editor de textos comenta Panelas. Número de errores de Wikipedia y de la Enciclopedia Británica Neurología Quark 0 Realeza Dimitri Mendeleev Principio de Arquímedes Oveja Dolly Prión Nubes Mutación Virus del Nilo Feromonas Teorema de Pitágoras 0 1 1 2 5 1 2 3 4 6 8 10 12 14 16 18 20 1 3 3 5 6 8 2 2 4 7 2 5 2 6 8 19 7 Asunto de estudio Wikipedia Enciclopedia Británica De hecho, el panel de expertos de Nature también hizo diversas puntualizaciones sobre este particular, asegurando que muchas de las referencias publicadas en Wikipedia carecían de una estructura definida, y llegaban a resultar confusas. Pero más allá de todos estos fallos, aceptables si tenemos en cuenta quién elabora cada enciclopedia, la revelación de Nature abre definitivamente la puerta a un nuevo modelo, todavía en estado embrionario, que ofrece la posibilidad de crear páginas ilimitadas de información en formato virtual. Y Wikipedia ya ha empezado a recorrer ese camino.