Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 28 12 2005 47 El Ministerio de Medio Ambiente advierte que España comienza su segundo año de sequía Siete de cada diez jóvenes que abortan no acuden a centros de planificación familiar a poner a la altura del resto de países de Europa en lo que a políticas sanitarias se refiere y destacó que, gracias a la ley, las nuevas generaciones van a crecer sin publicidad sobre el tabaco a su alrededor y con una imagen del fumador arrinconada culturalmente El descenso de algunas enfermedades va a ser muy importante añadió. Sin embargo, José María Rubio, presidente de la FEHR, no se mordió la lengua durante el acto protocolario y censuró el resultado final del dilatado proceso. Compartimos los objetivos de la lucha contra el tabaquismo, pero no estamos satisfechos reconoció. Rubio explicó que, según sus cálculos, el impacto económico no va a ser tan grave como se preveía en un primer momento, pero dio a entender que el éxito de los llamados espacios sin humo será relativo. En Nochevieja no habrá muchas inspecciones La última campanada del año será el límite. Ni un segundo más. A partir de ese momento, todos los bares y discotecas de más de 100 metros cuadrados deberán separar con carteles la zona de fumadores y no fumadores, con independencia de los ocho meses que les otorga la ley para acometer las obras de separación física de ambos espacios. Sin embargo, la ministra de Sanidad, Elena Salgado, se mostró algo más flexible que la propia ley y concedió una noche de tregua a los hosteleros y, sobre todo, a los fumadores. En Nochevieja no creo que haya muchas inspecciones dijo. Además, los locales de menos de 100 metros también deberán colocar un cartel para identificarse bien como bar de fumadores bien como bar de no fumadores. En su caso, la decisión es excluyente, pero reversible. Es decir, pueden pasar de permitir consumir tabaco a sus clientes a convertirse en un espacio libre de humos. Por otro lado, Salgado también señaló que su departamento comenzará a estudiar en el año 2006 algunas medidas para reducir el consumo de alcohol, sobre todo entre los jóvenes. Sobre la iniciativa apuntada por el alcalde de La Coruña, Francisco Vázquez, de reservar espacios de la ciudad para los botellones la ministra consideró que no resolvería el problema de fondo El 90 por ciento, fumadores Rubio señaló que los datos recabados por la FEHR apuntan a que entre los bares y restaurantes de menos de 100 metros- -los que según la ley deben optar si son para fumadores o no fumadores- casi el 90 por ciento elegirá la primera opción y sólo entre el 10 y el 15 por ciento se constituirán en espacios libres de tabaco. Lo lógico sería que esta cifra vaya aumentando con el tiempo matizó. Otro caso diferente es el de la privación parcial, reservada según la ley a los establecimientos hosteleros de más de 100 metros. En ese sentido, los ayuntamientos se comprometieron a agilizar la concesión de licencias de obra para los negocios que deseen habilitar zonas de fumadores que, recordemos, no deben ocupar más del 30 por ciento del espacio del local, estar separadas físicamente, con ventilación independiente y construidas en el plazo de ocho meses. Una valla con publicidad de una marca de tabaco, ayer en Madrid AFP Estaciones de autobuses. Estaciones de transporte marítimo y ferroviario. En cualquier otro lugar en el que, sin existir prohibición de fumar, su titular así lo decida. En cualquier lugar o espacio permitido por la normativa de las Comunidades Autónomas, fuera de los supuestos enumerados en el artículo 7. Podrán habilitarse zonas para fumar únicamente en los lugares señalados en el apartado anterior, siempre que reúnan, al menos, los siguientes requisitos: Deberán estar debida y visiblemente señalizadas, en castellano y en la lengua cooficial, con las exigencias requeridas por las normas autonómicas correspondientes. Deberán estar separadas físicamente del resto de las dependencias del centro o entidad y completamente compartimentadas, y no ser zonas de paso obligado para las personas no fumadoras, salvo que éstas tengan la condición de trabajadoras o empleadas en aquéllas y sean mayores de dieciséis años. Deberán disponer de sistemas de ventilación independiente u otros dispositivos o mecanismos que permitan garantizar la eliminación de humos. En todo caso, la superficie de la zona habilitada deberá ser inferior al 10 por ciento de la total destinada a clientes o visitantes del centro o establecimiento, salvo en los supuestos a que se refieren las letras b) c) y d) del apartado anterior- -hoteles, hostales, bares, restaurantes, salas de fiesta o establecimiento de juegos- en los que se podrá destinar, como máximo, el 30 por ciento de las zonas comunes para las personas fumadoras. En ningún caso, el conjunto de las zonas habilitadas para fumadores en cada uno de los espacios o lugares a que se refiere el apartado 1 de este artículo (centros de atención social, hoteles... podrá tener una superficie superior a 300 metros cuadrados. En los hoteles, hostales y establecimientos análogos se podrá reservar hasta un 30 por ciento de habitaciones para huéspedes fumadores. En establecimientos en los que se desarrollen dos actividades, separadas en el espacio, la superficie útil se computará para cada una de ellas de forma independiente, excluyendo del cómputo las zonas comunes y de tránsito, en las que, en ningún caso, se permitirá el consumo de tabaco. En todos los casos en que no fuera posible dotar a estas zonas de los requisitos exigidos, se mantendrá la prohibición de fumar en todo el espacio. En las zonas habilitadas para fumar de los establecimientos a que se refiere el presente artículo no se permitirá la presencia de menores de 16 años. SANCIONES Las infracciones leves (ver siguiente página de este diario) serán sancionadas con multa de hasta 30 euros si la conducta infractora se realiza de forma aislada, y con multa de 30 hasta 600 euros en los demás casos; las graves, con multa desde 601 euros hasta 10.000 euros, y las muy graves, desde 10.001 euros hasta 600.000 euros. La cuantía de la sanción que se imponga, dentro de los límites indicados, se gra- duará teniendo en cuenta el riesgo generado para la salud, la capacidad económica del infractor, la repercusión social de la infracción, el beneficio que haya reportado al infractor la conducta sancionada y la previa comisión de una o más infracciones a esta Ley. Las sanciones se dividirán, dentro de cada categoría, en tres grados, mínimo, medio y máximo. Se impondrán en grado máximo las sanciones por hechos cuyo perjudicado o sujeto pasivo sea un menor de edad y las que se impongan en los casos en los que la conducta infractora se realice con habitualidad o de forma continuada, salvo que la habitualidad o continuidad formen parte del tipo de la infracción. Se impondrán en grado mínimo cuando se cometan por un menor de edad, sin perjuicio de lo dispuesto en el art. 21.8