Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 MIÉRCOLES 28 12 2005 ABC Madrid Atraco en Carabanchel Dos individuos entran en la empresa textil (Vista Alegre, 16) Uno de ellos lleva una pistola (1) y el segundo, un cutter (2) El dueño, de 60 años (3) estaba con dos personas, una de ellas, su hija (4) El propietario se resiste y recibe un disparo en el abdomen, en el costado izquierdo (5) El autor del tiro huye. Santiago Estévez Algorta 8 3 1 Anade Ped ro D Zor zal Vista Alegre 4 5 ro Ped Díez 7 6 z la Tórto He rn 2 de íez g Lla un do Nicolás M orales nt ín o Ri c lde N 16 Vista Alegre Zorzal Paco rro Lu Ma ti ZONA AMPLIADA E. Segura E. Revaldería ABC Dos delincuentes tirotean al dueño de una fábrica de Carabanchel para robarle 180 euros Uno de los asaltantes, con antecedentes por robo y tráfico de drogas, fue retenido por empleados b Ge ne ra isa le Va El segundo atracador abandona el local, mientras que el propio herido da la voz de alarma a los trabajadores de las empresas cercanas (6) Varios de éstos, unos 4, le persiguen y logran darle caza al final de la calle (7) Le retienen hasta que llega la Policía Nacional (8) án l ar s La víctima, en estado crítico, recibió un disparo delante de su hija. Antes forcejeó con los dos agresores, que amenazaron a su familia MARIO DÍAZ MADRID. El fogonazo de un disparo quebró ayer violentamente la tranquila rutina laboral de una empresa familiar de Madrid. Pasada la una de la tarde, dos delincuentes accedieron a la fábrica textil de la familia Garnacho, ubicada en el número 16 de la calle Vista Alegre, en el distrito de Carabanchel. En el interior, el cabeza de familia y propietario, Félix, junto a su hija y un empleado. Los atracadores querían dinero y el padre, de 60 años, trató de echarles. La tragedia estaba servida. Los malhechores sólo se dieron a la fuga tras golpear al empresario en la cabeza, con la culata, y dispararle en el costado izquierdo tras un forcejeo, un balazo que al cierre de esta edición le mantenía herido de extrema gravedad en el hospital Doce de Octubre tras una larga operación, según fuentes hospitalarias. Uno estaba armado con la pistola y el otro con un cúter. Querían atracar y conocían a la familia o al menos el sitio, y como no han podido sacar dinero- -porque no lo había- -han metido un tiro a mi padre, que salió a echarles relataba ayer a ABC el hijo varón del herido sin poder ocultar su conmoción por lo sucedido poco antes. Él no se encontraba en el lugar de los hechos, pero sí su hermana, que atendía la venta al por menor de estas fechas navideñas, con la gran mayoría de los empleados de vacaciones. Tras presenciar la brutal agresión, la hermana tuvo que ser atendida de un ataque de ansiedad, junto a otros familiares que llegaron después, por los sanitarios del Samur que hasta allí se desplazaron. Antes, estabilizaron a Félix Garnacho y le trasladaron bastante grave, con lesiones internas de importancia, al Doce de Octubre según explicaron fuentes de Emergencias 112. El propio hijo del propietario explicaba que los atracadores parecían co- nocer a la familia o, al menos, la fábrica textil. Se supone que nos conocían pero no sabemos porqué, nosotros a ellos, no. Parecían saber dónde estaba cada cosa, no sabemos si por alguien que trabajó aquí o por qué apuntaba, añadiendo que los atracadores incluso amenazaron a su familia antes de emprender la huida. No tengo nada, es de fogueo Varios de los testigos del suceso, algunos de los cuales incluso participaron en la captura de uno de los delincuentes, aseguraban ayer que cuando el herido se asomó a la puerta de su empresa para pedir ayuda dijo que conocía a los delincuentes. Eso decía, pero también que no tenía nada, que el disparo había sido con una pistola de fogueo aunque sangraba abundantemente, quizá para no preocupar a su hija apuntaba uno de los testigos, empleado de una empresa cercana en la propia calle, poblada de talleres, cocheras, pequeñas naves y viviendas. Todo apunta a que los delincuentes asaltaron la fábrica de confección con intención de robar, según confirmaron fuentes de la Jefatura Superior de Policía, aunque tendrá que determinarlo el grupo de Policía Judicial de la Comisaría de Carabanchel que se ha hecho cargo de la investigación, según las mismas fuentes. El primer paso ya está dado: la acción de varios trabajadores de las empresas y obras cercanas dieron al tras- Espiral de violencia en la Comunidad Si las pasadas navidades han sido una de las más tranquilas de la región, especialmente en la capital, sin incidencias a destacar en los servicios de emergencias, y, éstas muy por debajo de cualquier fin de semana, el inicio de semana ha dado un giro de 180 grados a esa situación. El lunes no pudo empezar peor, y esa madrugada se conocía el brutal crimen del joven de 22 a raíz de una pelea multitudinaria en una discoteca. Si esta muerte violenta sucedía a las cuatro; ayer, cuando no habían pasado siquiera veinticuatro horas, ocurría un nuevo episodio violento: el brutal atraco al sexagenario dueño de una fábrica textil situada en el distrito de Carabanchel. Una acción, desproporcionada a todas luces, como lo fue el módico botín. Lo más llamativo de esta espiral sangrienta es la reacción de los testigos de ambos sucesos. Gracias a su colaboración, ha sido posible la detención de dos de ellos. Si el último asesinato, el del pasado día 26, eleva la cifra a 56 hasta la fecha, de seguir la tendencia de estos días, la cifra podría acercarse a los 60, y ser similar a la del pasado año, a pesar de los buenos datos que se manejaban hasta el momento. Con todo, lo que si han crecido en este ejercicio han sido los robos y delitos contra la propiedad, así como las muertes derivadas de reyertas. Botín escaso Uno de los delincuentes fue apresado con los 180 euros que pudieron robar, tras lograr ser retenido por varios trabajadores de la zona. El otro, el que portaba el revólver, huyó antes, en cuanto disparó, explicaron fuentes policiales.