Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 28 12 2005 Internacional 27 Ucrania amenaza con desmantelar la base de la Marina rusa en Sebastopol En plena guerra del gas Rusia respondería con reclamaciones territoriales b El ministro ruso de Defensa, Putin visitará oficialmente España los días 8 y 9 de febrero R. MAÑUECO MOSCÚ. Si no surge ningún contratiempo de última hora, el presidente ruso, Vladímir Putin, efectuará una visita de Estado a España los próximos días 8 y 9 de febrero de 2006. Así lo han decido los Gobierno de ambos países durante las conversaciones que están teniendo lugar para preparar el evento. Sería la segunda vez que Putin viaja a España. La primera tuvo lugar en junio de 2000, pocas semanas después de ser elegido presidente. Aquella visita fue la primera que hizo al extranjero en calidad de jefe del Estado ruso. El jefe del Kremlin, que vendrá acompañado de su esposa, Ludmila, será recibido por Don Juan Carlos y Doña Sofía en el Palacio de la Zarzuela, y mantendrá una reunión de trabajo en el Palacio de la Moncloa con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Acudirán probablemente a Madrid los titulares de Comercio, Energía, Ciencia y Tecnología, además del ministro de Exteriores, y se prestará especial atención a los campos de la industria, la energía y las altas tecnologías. Sérguei Ivanov, advierte de que la ruptura del acuerdo militar llevaría a su país a no reconocer la inviolabilidad de la frontera con Ucrania RAFAEL M. MAÑUECO. CORRESPONSAL MOSCÚ. El tira y afloja entre Rusia y Ucrania en la negociación de los precios del gas empieza a adquirir tintes dramáticos. El poco éxito en la empresa de convencer a Moscú de que no quintuplique el precio de la codiciada sustancia ha llevado a Kiev a sugerir que, si no se alcanza un acuerdo de aquí a final de año, serán revisados también los precios del arrendamiento de la base naval rusa de Sebastopol (Crimea) sin descartar incluso su desmantelamiento. El ministro ruso de Defensa, Serguéi Ivanov, respondió ayer a esa amenaza advirtiendo de que, en tal caso, Rusia dejaría de reconocer el actual trazado de su frontera con Ucrania y plantearía reclamaciones territoriales. Enmendar los acuerdos existentes entre Rusia y Ucrania en lo relativo a la base de Sebastopol sería fatal, equivaldría a la muerte afirmó ayer Ivanov en un cuartel de la localidad cercana a Moscú de Naro- Fominsk. El ministro ruso explicó que el convenio que regula el emplazamiento de fuerzas navales rusas en la península de Crimea incluye en su segunda parte una cláusula en la que Rusia reconoce la inviolabilidad de las fronteras entre ambos Estados Según Ivanov, la modificación del contenido del tratado, dejaría a Rusia libre de la obligación de respetar el trazado fronterizo vigente. El titular ruso de Defensa no mencionó qué territorios concretamente estarían en litigio, pero todos los medios de comunicación rusos señalaron ayer de forma unánime la península de Crimea. Algunas regiones de la par- te este de Ucrania podrían también verse afectadas ante un hipotética pretensión territorial por parte de Moscú. Históricamente, Crimea fue siempre un lugar estratégico para Rusia desde el punto de vista militar y reputado balneario para la élite moscovita. En 1954, el entonces líder soviético, Nikita Jrushov, decidió que Crimea pasara a formar parte de la República Soviética de Ucrania. Los ultranacionalistas rusos sostienen ahora que fue un regalo en una noche de borrachera. Reparto de la Flota del Mar Negro Lo cierto es que, tras la desintegración de la URSS, hubo serios roces entre Kiev y Moscú por el reparto de la Flota del mar Negro y el status de la base de Sebastopol. Casi el 70 de la población de Crimea es de origen ruso. El Parlamento local protagonizó un desplante separatista en 1994 que terminó cuando el Gobierno ucraniano decidió el envío de un importante contingente de tropas a la península. Desde entonces, una parte nada desdeñable de la opinión pública rusa y algunos partidos políticos han venido reclamando la devolución de Crimea La Prensa rusa apunta que el Kremlin reclamaría la devolución de la península de Crimea