Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional MIÉRCOLES 28 12 2005 ABC Las manifestaciones contra el fraude electoral se intensifican en Irak Ucrania y Bulgaria retiran sus tropas del país, en tanto que Polonia prorroga su misión a 2006 con decenas de cadáveres fue descubierta ayer a unos quinientos metros de la plaza de los santuarios de la ciudad sagrada chií de Kerbala ABC BAGDAD. Miles de iraquíes volvieron a manifestarse ayer en las ciudades de Bagdad, Tikrit y Aymara para protestar contra los resultados de las pasadas elecciones legislativas, que quisieran repetir por considerar que ha habido fraude en las mismas. Los partidos suníes y los chiíes laicos del ex primer ministro, Iyad Alaui, mantienen estas protestas que amenazan con exacerbar la violencia en el país. Pero, aunque las manifestaciones y declaraciones públicas son de una extrema virulencia, los líderes políticos negocian entre bambalinas con los dirigentes de la coalición de partidos religiosos chiíes, a los que los pasados comicios dieron como grandes vencedores. Con este telón de fondo, el presidente iraquí, Yalal Talabani, se reunirá en los próximos días con los principales dirigentes del país, en su feudo del Kurdistán y con la esperanza de alcanzar un acuerdo que permita abrir negociaciones para la formación de un b Una fosa común nuevo Gobierno medianamente estable. Nadie se hace grandes ilusiones, pero las autoridades norteamericanas no pierden la esperanza de que el actual proceso político sirva para integrar a todas las facciones en el nuevo régimen y reducir la violencia. También los chiíes protestan El caso es que, por el momento, las manifestaciones son más multitudinarias a cada día que pasa. Al principio eran cientos los que expresaban su protesta, ayer sólo en la ciudad de Bagdad fueron unos 10.000 los que se congregaron. Al tiempo que los partidarios de los partidos religiosos chiíes también empiezan a manifestarse para contrarrestar las otras protestas. Así las cosas, los Gobiernos de Ucrania y Bulgaria anunciaron ayer que se ha completado la retirada de las tropas que estos dos países tenían en Irak. La salida de los 1.650 soldados ucranianos y de los 460 búlgaros complica los deseos de retirada de las tropas norteamericanas, aunque estas fuerzas estaban desplegadas en el sur de Irak, donde la insurgencia no es tan activa como en el resto del país. Para intentar compensar esta retirada, Polonia anunció que prorrogará la estancia de sus 1.500 hombres durante 2006, aunque también advirtió de que Mujeres suníes se manifestaban ayer en Bagdad contra el pucherazo electoral en primavera reducirá sus tropas sustancialmente. Ayer murieron dos soldados norteamericanos cuando su helicóptero se estrelló en el oeste de Bagdad, y al menos 24 iraquíes perdieron la vida en diversos ataques y enfrentamientos en lo que se perfila ya como un recrudecimiento de la violencia, que sigue la es- AP tela de la creciente inestabilidad política del país. Asimismo, ayer fue descubierta una fosa común con decenas de cadáveres a unos 500 metros de los santuarios de Kerbala. Ésta es la última de las cerca de 300 fosas comunes descubiertas en Irak tras la caída del régimen de Sadam Husein, en abril de 2003. LA SOMBRA DEL JERIFE NO ES ALARGADA SERAFÍN FANJUL N la misma noche del 11 de setiembre de 2001, cuando todavía humeaban los escombros de las Torres Gemelas y no se sabía con certeza el número ni la filiación de todas las víctimas, las radios árabes propalaban y repetían el bulo de que el autor de los atentados era el Mossad (también, en pirueta delirante, se atribuyó la autoría a la extrema derecha norteamericana) La prueba: la ausencia de judíos entre los muertos, mismo fundamento- -que también se utilizó- -de la culpabilidad de los servicios secretos israelíes en los atentados de Madrid de marzo de 2004. A estas alturas, aún abundan los árabes persuadidos de la veracidad de tales infundios infantiles, no sólo por exonerarse moralmente de los asesinatos en masa (de los que nadie les culpa) sino también por acumular más y mejores pruebas de la iniquidad enemiga. La guerra psicológica, a base de in- E formaciones de intoxicación, rumores y calumnias contra el adversario, no es un invento de los árabes ni son ellos quienes primero se han servido de semejantes maniobras para influir en la opinión y el estado de ánimo propios y ajenos, sin embargo la ignorancia, la credulidad y el fanatismo son caldo de cultivo perfecto para el nacimiento y desarrollo de noticias o previsiones falsas que los receptores anhelan recibir. Y no otro sino convencer a los ya convencidos, reforzar su arsenal de odio, es el objetivo del anuncio (en internet, en páginas de al- Qaida) de un plan- -a nuestro juicio apócrifo por los cuatro costados- -del presidente Bush, en connivencia con el rey de Jordania, Abdalá II, para proceder a un nuevo reparto de los territorios del Creciente Fértil que pertenecieron al Imperio Otomano hasta la Primera Guerra Mundial, o por lo menos para agrandar el Reino de Jordania a expensas del Irak suní, dejando el sur para los chiíes y el norte y su petróleo para los kurdos. Por supuesto, en el horizonte siniestro y como último telón de fondo del malvado escenario asoma Israel, que se apropiaría definitivamente de la Franja de Gaza y de Cisjordania. A esto podemos añadir que, de forma consecuente con ese plan, el Gobierno israelí- -con alto coste político interno- -se ha retirado de Gaza, de varias ciudades de la Orilla Occidental como antes lo hiciera del Líbano, y está dispuesto de manera seria a llegar a un acuerdo racional, estable y garantizado con los palestinos. El dislate no puede ser más increíble, pero se lo creen. La dinastía Hachemí de Jordania es el postrer resto de los descendientes del jerife Husein de La Meca, quien, tras proclamarse califa en 1924, acabó de forma meteórica abdicando en el mismo año, mientras Abd al Aziz ibn Sa ud se apoderaba del Hiyaz y se alzaba como Rey de Arabia. La otra rama, la entronizada en Irak con la creación de un reino (1921) para el otro hijo de Husein, Feisal, quedó truncada en 1958 con el derrocamiento y asesinato de Feisal II. Pero esos hechos históricos, así como los acuerdos entre Francia e Inglaterra (Tratado Sykes- Picot, 1916) o el posterior reparto del Creciente Fértil entre ambas, o la invención del Líbano (1925) por Francia, son recuerdos del pasado que hoy en día interesan poco a quienes tienen capacidad real de decisión. La prudencia y un cierto sentido lógico, que nadie en su sano juicio puede negar a Estados Unidos, aconsejan no remover el muy cenagoso charco de Oriente Próximo agregando conflictos territoriales a los ya muy graves de índole religiosa, étnica, económica y cultural que por allá florecen con muchas más espinas que rosas. El fallecido Rey Husein de Jordania dio un buen ejemplo de realismo- -si no como aportación a la paz- -renunciando a todo derecho sobre Cisjordania, que su país ocupó hasta 1967; no parece, pues, razonable ni mínimamente creíble que Abdalá II olvide las tensiones internas y exteriores que la participación en tal proyecto tendría en su minúsculo Estado. Ni tampoco parece probable que Bush pretenda echar gasolina al incendio iraquí regalando argumentos al nacionalismo local. Argumentos que, aunque prefabricados, sí convienen a los terroristas islámicos de Al Qaida, el principal enemigo por ahora sobre el terreno. Después de Irán, claro.