Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 Nacional MIÉRCOLES 28 12 2005 ABC Doña Letizia no paró de hacer carantoñas a su hija, ni siquiera cuando la puso en brazos de Don Felipe, quien en dos meses se ha familiarizado con el cuidado del bebé AFP Los Príncipes de Asturias posaron con su primogénita, que ya pesa cinco kilos, en el jardín de La Mareta, la residencia de Lanzarote en la que pasan unos días de vacaciones navideñas La Infanta Doña Leonor mostró sus ojos azules ALMUDENA MARTÍNEZ- FORNÉS Tan plácida y tranquila como en su primera aparición en público, pero con el doble de peso y, sobre todo, con los ojos azules abiertos- -al menos, durante un rato- la Infanta Doña Leonor volvió a comparecer ayer ante los medios de comunicación. En los jardines de la residencia lanzaroteña de La Mareta, donde los Príncipes de Asturias disfrutan con su hija de unos días de vacaciones cálidas y soleadas, Don Felipe y Doña Letizia posaron con su hija en brazos. Para la pequeña, éste es su primer viaje fuera de Madrid, y para la Princesa su primera visita a Lanzarote, aunque Doña Letizia ya ha estado en otras islas del archipiélago canario. Los Príncipes se aproximaron hasta los fotógrafos para que pudieran ver con nitidez los ojos de la niña, que ya se ven azules, como los de Don Felipe, frente al color indefinido de los primeros días, como suele ocurrir a los recién nacidos. Extremadamente pendiente de su hija, Doña Letizia no paró de hacer carantoñas y prodigar cuidados a la peque- ña, ni siquiera cuando se la pasó a Don Felipe, que en estos dos meses se ha familiarizado con el manejo del bebé. A preguntas de los periodistas, la Princesa precisó que, aunque no la pesan todos los días, la última vez que la visitó el pediatra superaba los cinco kilos. El Príncipe dijo también que permanecerán en Lanzarote hasta el viernes y que regresarán a Madrid para celebrar la Nochevieja con el resto de la familia Ese mismo día, la niña cumplirá dos meses. Don Felipe agregó sobre La Mareta: Estamos encantados de venir a pasar unos días Es un lugar que también nos trae recuerdos familiares, y tenemos muy presente a la abuela Doña María Y es que fue precisamente en esta residencia donde falleció la Condesa de Barcelona el 2 de enero de 2000, cuando hace seis años la Familia Real se reunió en Lanzarote para pasar aquellas navidades. Tras la sesión fotográfica, los Príncipes abandonaron La Mareta y almorzaron con la Princesa Alexia de Grecia y su marido, el arquitecto Carlos Morales, que residen en la isla.