Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional MIÉRCOLES 28 12 2005 ABC El ministro de Defensa, en pleno almuerzo, disfruta de la música de un gaitero en el campamento español de Arja, al noreste de Islamabad (Pakistán) EFE Bono arremete contra la OTAN por no financiar la misión española en Pakistán Tacha de burócratas a los mandos de la Alianza, que no resuelven b El ministro denunció ayer que la Operación Respuesta Solidaria II Los militares españoles se han dedicado a la retirada de escombros de los edificios derruidos así como a la construcción, en madera y chapa galvanizada, de inmuebles para albergar aulas y consultorios médicos rurales (doce refugios temporales para aulas y ambulatorios en las aldeas de Malot, Rangla y Jaglari; ocho edificios semipermanentes destinados a ser habilitados como escuelas en Bagh y Arja; y otro más como centro médico en Arja) Todo ello con vistas al invierno, muy crudo en las aldeas que pueblan las inmediaciones del Himalaya. También han reparado derrumbes e instalado depuradoras de agua para la distribución de agua de consumo entre la población. OTAN no ha devuelto a España ni un solo euro de los 16 millones que ha costado el despliegue de sus tropas NIEVES COLLI ENVIADA ESPECIAL ISLAMABAD (PAKISTÁN) Las localidades de Bagh y Arja, en la región paquistaní de Cachemira, han constituido los destinos de la tercera etapa del viaje que el ministro de Defensa, José Bono, realiza para visitar a las tropas españolas en misiones humanitarias y de paz tanto en los Balcanes como en el país asiático, que sufrió un fortísimo terremoto el pasado mes de octubre. Ante los soldados de la base de Arja, con los que compartió una retrasada comida navideña, Bono arremetió contra la OTAN por no haber devuelto a España ni un sOlo euro de los 16 millones que ha costado el despliegue de sus tropas en Pakistán. Hay gente que tiene muchos cuentos- -afirmó el ministro- -y gentes, como los ejércitos, que tienen muchas cuentas que echar. La primera, con la OTAN y con los burócratas de la OTAN por decenas de miles y que aún están sin censar. Los soldados españoles se dividen en dos asentamientos, en Bagh y en la cercana Arja, dos de las localidades más arrasadas por el terremoto, dada su proximidad al epicentro. Hay algunos que se creen que estar en el Ejército es mover papeles, y vosotros habéis demostrado que se mueven piedras, se mueven máquinas, se mueven sentimientos, se mueven corazones afirmó Bono, que después criticó con dureza a los burócratas de la OTAN Vuestro trabajo- -dijo a los militares- -vale más que el de todos los burócratas juntos Protesta formal El enfado por la falta de financiación de la operación, que el ministro hará llegar formalmente a la Alianza Atlántica, se suma al provocado por los problemas que las tropas españolas sufrieron el pasado mes de octubre, cuando llegaron a Pakistán y permanecieron retenidas durante más de una semana antes de recibir la autorización necesaria para acceder a la zona del terremoto. A ese episodio se refirió también Bono cuando contrapuso el buen hacer de un sargento primero, que fue capaz de desbloquear las negociaciones, a la actitud de los jefes de la Alianza Atlántica que, carta va carta viene, no hicieron sino complicar la situación. Bono ya ha dado la orden para que los soldados comiencen el repliegue a partir del próximo 11 de enero, fecha en la que vence el mandato de España al frente de la Fuerza de Respuesta Rá- pida de la OTAN (NFR) encargada de gestionar este tipo de operaciones. No obstante, y aunque en estos momentos la retirada es la primera preocupación de los soldados, como ellos mismos explicaban ayer, su llegada a España no se producirá hasta principios del mes de febrero. Más de uno aseguraba que para esas fechas el trabajo en Cachemira no estará terminado y con preocupación reconocían que no saben lo que puede pasar aquí cuando nos vayamos De hecho, las tropas españolas representan el grueso del contingente desplegado en la zona. El trabajo realizado por estos militares ha consistido fundamentalmente en labores de desescombro y en la reconstrucción de edificios- -21 en dos meses- -para que sean habilitados como escuelas y consultorios médicos. Además, los soldados han sabido ganarse el reconocimiento de estas gentes, al principio recelosas ante la llegada de militares extranjeros. La bandera española ha sido, en realidad, la única bien recibida aquí por el Gobierno paquistaní. Estas nuevas quejas se suman a las registradas el pasado octubre, cuando las tropas españolas estuvieron retenidas una semana Junto a los cúmulos de piedras, se ven también numerosos coches destrozados que siguen así, en la calle, como si el terremoto hubiera detenido el tiempo. El ministro Bono dedicó una especial atención a los niños, siempre los más perjudicados por la tragedia, entre los que repartió diez mil carpetas escolares. Muchos de estos pequeños se ven obligados a recibir sus clases a la intemperie. Las secuelas del terremoto Pero la intensa labor desarrollada desde hace dos meses por los soldados no ha podido lavar la cara de unas ciudades cuyo aspecto sigue siendo desolador. Aún se acumulan escombros por todas partes, recogidos contra las paredes de las casas que aguantaron la sacudida, y sus gentes tienen la actitud resignada de aquellos que se han acostumbrado a seguir adelante pase lo que pase, a vivir en sus casas semiderruidas. Ingenieros de Salamanca Bono elogió el trabajo realizado por los 356 soldados del Cuerpo de Ingenieros de Salamanca y de la Brigada Aerotransportable de Figueirido (Pontevedra) en un país en el que el seísmo se ha cebado con una población ya de por sí pobre. Atrás han quedado los 90.000 muertos de la región de Cachemira y los heridos, que se cuentan también