Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 28 12 2005 Nacional EL DESAFÍO DEL ESTATUTO CATALÁN LA POLÉMICA PARLAMENTARIA 13 Supresión en bloque de los títulos más controvertidos C. DE LA HOZ Las 75 enmiendas que presenta el PP al nuevo proyecto de Estatuto catalán modifican sustancialmente el texto hasta el punto de que se propone la supresión en bloque del Preámbulo y Título Preliminar (que contienen, entre otros aspectos, la definición de Cataluña como nación y de España como Estado plurinacional el Título I (referido a Derechos, Deberes y Principios rectores del Título III (sobre El Poder Judicial en Cataluña del Título VI (de financiación) y del Título VII (sobre reforma del Estatuto) También propone eliminar la Disposición Adicional Primera Reconocimiento y actualización de los derechos históricos la Tercera Asunción de competencias por el artículo 150.2 de la Constitución la Adicional Cuarta Desacuerdos en la Comisión Mixta de Transferencias Estado- Generalitat la Quinta Acuerdos con el Gobierno del Estado la Sexta Inversiones en Infraestructuras la Séptima Regulación de la Hacienda de la Generalitat la Octava Capacidad de financiación la Novena Modificación de Leyes para la plena efectividad del Estatuto la Décima Revisión del régimen especial de Arán y la Undécima Administración Ordinaria así como las tres Transitorias, la derogatoria y las finales. Presenta, en cambio, enmiendas de modificación, al Título II (relativo a la organización institucional del Gobierno de la Generalitat y de su Parlamento) al Título IV (sobre competencias. En este sentido admite competencias de nuevo cuño que reconoce el Constitucional y que afectan a cuestiones como aguas, costas, integración social de los inmigrantes, menores o I+ D) y al Título V De las relaciones de la Generalitat con el Estado, con otras comunidades y con la UE y la Acción Exterior de la Generalitat El PP no duda en asegurar en su exposición de motivos- -de un trabajado documento que ocupa 158 páginas- -que estamos ante una reforma constitucional encubierta que olvida de raíz que la soberanía radica en el pueblo español en su conjunto, además de romper los principios de igualdad y solidaridad y liquidar el espíritu de la Transición. Diego López Garrido entrega ayer, en el registro del Congreso de los Diputados, las enmiendas al Estatuto DANIEL G. LÓPEZ Marín y el PP se mantienen firmes y el Congreso rechaza prorrogar los plazos Los populares elogian la gallardía y el coraje del presidente de la Cámara b El PSOE y sus socios responsabi- lizan de la falta de consenso al PP, al que acusan de haber vetado por primera vez una cuarta prórroga del plazo de enmiendas J. L. LORENTE MADRID. Ha sido como ganar en campo ajeno y con nueve jugadores Con este símil futbolístico describía un miembro de la Mesa del Congreso la satisfacción que sentía su grupo- -el PP- -por haber logrado que el órgano de gobierno de la Cámara decidiese, tras tres horas de deliberaciones, no prorrogar hasta el próximo viernes el plazo de enmiendas al Estatuto catalán, como querían el PSOE y sus socios. La euforia entre los populares era tal que se dedicaron a elogiar al presidente del Congreso, Manuel Marín, por mantenerse firme en su postura de no variar los plazos sin unamidad, como es costumbre en la Cámara en esta legislatura y como defendía el PP. Tanto el vicepresidente tercero del Congreso, Gabriel Cisneros, como la secretaria segunda, Celia Villalobos, ambos del Grupo Popular, felicitaron a Marín por su actitud. Ha demostrado que es el presidente de todos y eso es positivo subrayó Villalobos. Para Cisneros, Marín demostró gallardía y coraje Al presidente de la Cámara no le gustaron las alabanzas del primer grupo de la oposición y compareció ante los medios de comunicación con la intención de descalificar la postura del PP. Hoy lo he intentado, pero no he podi- do resumió Marín al informar de la posición que mantuvo ante la Mesa. A renglón seguido arremetió contra el PP: Es la primera vez que un grupo parlamentario impide que se pueda acordar una pequeña ampliación de plazo Los argumentos de los grupos La Mesa del Congreso se reunió a las diez de la mañana para analizar el escrito que dirigió el presidente de la Comisión Constitucional, Alfonso Guerra- -con el aval de todos los grupos, salvo el PP- -para solicitar la prórroga hasta el viernes. El PP ratificó su negativa a aceptar el aplazamiento porque se incumplirían los criterios acordados al inicio de la legislatura y defendidos por Marín, según los cuales no se puede autorizar una cuarta ampliación del plazo de enmiendas sin unanimidad. Así las cosas, desde CiU se abogó por buscar una fecha intermedia antes del viernes para tratar de lograr esa unanimidad exigida. Ma- Al presidente de la Cámara Baja no le gustaron las alabanzas del primer grupo de la oposición, al que atacó Marín consiguió evitar que se votara, ya que, según su tesis, tendría que haberlo hecho contra su propio grupo rín planteó la idea de cerrar el plazo a las cuatro de la tarde de mañana. La propuesta tampoco fue aceptada por los populares, que alegaron que si los demás grupos no consideraban suficiente prorrogar el plazo hasta el 1 de febrero, ellos no tenían por qué atender una ampliación de 48 horas En concreto, los populares expusieron como alternativa una prórroga ordinaria de una semana, que- -al ser inhábil el mes de enero a efectos parlamentarios- -llevaría el final del plazo de enmiendas hasta el 1 de febrero, al inicio del próximo periodo de sesiones. PSOE, CiU e IU- -los otros tres grupos con respresentación en la Mesa- -se opusieron con el argumento de que eso alargaría el proceso y afectaría a los trabajos de la ponencia, cuyo inicio se prevé para principios de ese mes de febrero. Con este escenario, Marín aplicó los criterios del inicio de la legislatura y rechazó la ampliación de enmiendas, ratificando el final del plazo para la tarde de ayer. Aunque Izquierda Unida lo pidió, no hubo lugar a una votación. Marín trató de evitarla en todo momento, ya que, según la postura que ha mantenido estos últimos días, tendría que haber votado en contra de las tesis de su propio grupo parlamentario (el PSOE) Los socialistas y sus socios también cargaron contra el PP, al que acusaron de haber vetado por primera vez una cuarta prórroga del plazo de enmiendas. Una prórroga que, en su opinión, no afectaba al procedimiento legislativo (por ser enero inhábil) ni conculcaba los derechos de ningún grupo parlamentario.