Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión MIÉRCOLES 28 12 2005 ABC LA BURBUJA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. LA COARTADA DE LOS INOCENTES Ley democrática antitabaco Nos están bombardeando con la ley democrática antitabaco, pero lo que no he leído ni oído es a nadie que diga lo que es evidente: por desgracia, lo que fumamos tiene de tabaco lo que el célebre caldo de los Morancos de jamón. En lugar de tanto prohibir y tanto asustar deberían poner menos porquerías, y dejar libertad a las personas para tomar sus propias decisiones. Llevo toda la vida fumando y, de unos años a esta parte, se ha notado mucho el añadido de guarrerías al tabaco, por lo que si nos planteamos la decisión de dejarlo no es por el capricho de unos señores que se dicen demócratas. Creo que la medida que han tomado es, simple y llanamente, para eximirse de la responsabilidad que se deriva del envenenamiento progresivo que sufrimos, y que es lo que se debería prohibir aunque repercutiese en los impuestos que pagamos los fumadores, que son bastante altos. Por favor dejen a la gente vivir en paz y disfrutar de lo que quieran; y si toman medidas, que sean para que el vicio sea más sano. Los fumadores no somos apestados como nos quieren hacer ver. Nos nos enfrentemos. Respetémonos todos. Victoria López Grande. Madrid. Periodistas honestos Ayer tuve la gran suerte de poder asistir como escogido espectador a una mesa redonda de muchísimos quilates. Tras haber escuchado aducir un montón de razones de peso y debatir apasionadamente a tres reputados representantes del periodismo vasconavarro sobre qué es lo que hay que hacer sin falta enla Comunidad AutónomaVasca (CAV) y la Comunidad Foral, contra viento y marea (contra ciento y la madre) controlando (aplaudiendo los aciertos y criticando los errores) a los tres Gobiernos, el Central y los dos Autonómicos, para acabar definitivamente con ETA y su habitual pareja de baile, el cerval miedo, y no morir en el intento, a uno, el menda lerenda, una vez acostado, antes de cerrar los ojos con vocación de conciliar el sueño, le vienen a su caletre las palabras finales de uno de ellos, uno de los cinco periodistas con mayor predicamento del Estado: En el País Vasco y Navarra, a día de hoy, querer hacer verdadero periodismo es jugarse la vida en cada columna o esquina. Poco antes, había reconocido: Todavía son legión los que nos acusan de haber destapado la caja de los truenos o de Pandora y de haber alentado y alimentado (aún más, si cabe) la inquina de los desalmados, pero creo a pie juntillas que hicimos bien en sajar y seguimos acertando al continuar hurgando en el divieso hasta que logremos extraerle toda la pus Tras hacer una sinopsis del resumen del epítome, a estas pocas líneas ha quedado reducido la mesa redonda en mi dietario: Si la esencia del periodismo consiste o radica en la búsqueda y el hallazgo de la verdad, la libertad de expresión debe ser una de las tres condiciones sine qua non, junto con la libreta y el bolígrafo, pues hacen las veces de los tres útiles imprescindibles, la brújula, la lupa y el bisturí, que no pueden faltar en las manos de todo aquel que se precie de ser un periodista decente Ángel Sáez García. Navarra. D ICEN los sabios que la inocencia es el estado del alma cuando está limpia de culpa. Y aseguran que suele manifestarse en el candor, la sencillez, la falta de malicia, la facilidad con la que se puede ser engañado. Convendría que se revisaran los criterios porque en los tiempos que vivimos la inocencia puede ser dolosa, es decir engañosa o fraudulenta, a menudo resulta una confortable manera de vivir con los LUIS IGNACIO PARADA ojos cerrados a la realidad y, casi siempre es una presunción de los gobernantes con respecto a los gobernados. ¿Se puede llamar hoy inocentes a los que votaron una opción política creyéndose a pies juntillas las promesas electorales? ¿Son verdaderamente inocentes quienes sufren estafas inmobiliarias, derrumbes de las cotizaciones bursátiles, falta de calidad en los productos Todo a cien Decía Kierkegaard que en su estado de inocencia el espíritu del hombre se encuentra completamente adormecido Eso era antes, cuando la filosofía podía explicarnos razonablemente bien lo que ocurría a nuestro alrededor. Pero ahora no podemos apelar a nuestra inocencia para desentendernos de las desigualdades entre países ricos y pobres; para no rebelarnos ante la existencia de la pena de muerte, el tráfico de armas, el consumo de drogas; para no buscar las causas de la globalización y la deslocalización; para aceptar sin rechistar las pensiones mínimas, la telebasura, los chalaneos parlamentarios. Nuestra inocencia, ahora, es incompleta. No podemos llamarnos cándidos, faltos de malicia, exentos de culpa. Los gobiernos nos han colocado un monigote en la espalda: nos cuentan como si fuéramos sólo papeletas, nos fríen a impuestos, nos hacen promesas incumplibles. Y les dejamos hacer porque estamos muy ocupados ganándonos la vida. Por eso quienes, olvidándonos de nuestros deseos de ayudar a construir un mundo mejor, nos hemos dejado adormecer por el nirvana del bienestar aceptamos con una inocencia culpable que todos los días del año sean 28 de diciembre. El camelo del Carmelo Quizás porque no avergüenza reconocer la ignorancia de lo que no se sabe, esté resultando menos llamativo el hecho de que tras un año, más de quinientas personas que perdieron o se vieron obligados a abandonar sus hogares en ese barrio de Barcelona, siguen sin tener vivienda. A pesar de que se pretenda lo contrario por parte de la Administración de la Generalidad, la realidad es testaruda y acaba aflorando. En este caso, puede que la negación de seguir siendo cómplices de muchos de los afectados, consiga que la verdad encuentre la manera de desembarazarse de tanto ruido y de tanta cortina de humo tendente a ocultar un claro ejemplo de negligencia culpable. Hechos como éste demuestran la importancia de mante- ner en un Estado de Derecho, abierto y sin fisuras, el canal de la información. No es de recibo que a fuerza de ocultar la verdad y de vender una mentira, los habitantes de una populosa y humilde barriada de la ciudad condal, sigan esperando entre veladas amenazas y promesas incumplidas que alguien les explique, cómo en pleno siglo XXI, una obra pública hunda centenares de casas y aún no se conozca a los responsables. Sucesos como éste, justifican el intento por parte del poder político de amordazar a los medios de información, pero exigen por parte de la opinión pública una actitud decidida en defensa de la libertad de expresión. Ya que muchos vecinos del Carmelo no volverán a sus casas por Navidad, por lo menos que sepamos de quién es la culpa. Agustín Embuena Romero. Sevilla. Gobierno de España han decidido rescribir la historia con ánimo de revancha y no de concordia Como ciudadano español e hijo de la posguerra pregunto: ¿Por qué quieren volver a la memoria histórica y al pasado amnésico? Creo que un Gobierno de lo que debe preocuparse es del bien común. ¿Por qué se busca la confrontación entre las dos Españas del 36? España no se merece un Gobierno que está empeñado en resucitar los errores de la Guerra Civil Española. Estas cosas ocurren cuando el sectarismo se convierte en una forma de vida. España no se merece un Gobierno que quiere abrir la memoria histórica para mantenerse en el poder con el 2,5 por ciento de los votos catalanes. ¿Por qué se instrumenta políticamente la tragedia de la Guerra Civil? En las últimas encuestas, tres de cada cuatro españoles consideran que el reconocimiento a las víctimas de nuestra contienda se debe incluir a los dos bandos. ¿Por qué entonces se está llevando esta operación de resucitar a los muertos de esta tragedia ¿Qué pretenden los políticos? ¿Cuál es su finalidad? El Gobierno de España no debe dar la espalda a la sociedad y mirar solo los votos catalanes. Tenemos que aprender de nuestros errores para poder avanzar. Pero, cuando nuestros gobernantes son incapaces de vislumbrar el futuro, se dedican a resucitar el pasado y a cambiar la Historia. Antonio Ramírez Díaz. Badajoz. La reminiscencia histórica En un periódico de tirada nacional se lee: Los socios del Uso del catalán Observo con estupor y pesar situaciones que se han convertido en corrientes hoy en día, debido a la actuación de Carod y Maragall, entre otros políticos, que tienen que ver con Cataluña. Me sorprende la posibilidad de que en una democracia europea del siglo XXI se pueda crear un organismo que, de manera secreta, investigue y denuncie la falta de uso del catalán en establecimientos públicos y empresas o que se pueda crear la CAC, que al fin y al cabo no es más que una herramienta para que la Generalitat cierre los medios que le parezca oportuno. ¿Es eso libertad de expresión? Gonzalo de los Santos Escribano. Madrid.