Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 28 12 2005 Opinión 7 acercarse a la realidad asiática. Asimismo, Casa Asia se ha consolidado en muy poco tiempo como un instrumento de particular valía para el Ministerio. La apertura de nuevas sedes en Madrid, Valencia y Galicia multiplicará su efectividad y la repercusión de las acciones que realiza. LA ESPUMA DE LOS DÍAS ÁRBITROS BUENOS Y MALOS A historia empieza en el patio del colegio y continúa los fines de semana en la tribuna del estadio. Siempre tenemos a mano la excusa más peregrina. Hemos perdido por culpa del árbitro Acaso, de la mala suerte. Todo sirve con tal de no reconocer el mérito del adversario, si es que lo tiene. Los españoles tenemos una deuda pendiente con unas cuantas virtudes cívicas. Entre ellas, juzgar con espíritu imparcial y favorecer así el ejercicio objetivo de aquellas funciones públicas que son ajenas- -por definición- -a las ideologías y los partidismos. Resultan incómodas porque son virtudes prácticas y utilitarias, exigenperseverancia y sólo rinden beneficios a largo plazo. BENIGNO Malos hábitos conduPENDÁS cen a prácticas perversas. Por eso fracasan entre nosotros las Administracionesindependientes, ya sean órganos de gobierno judicial, organismos reguladores o consejos sectoriales. ¿Sucede en todas partes? A veces sí y a veces no. El gobernador del Banco de Italia ha tenido que dimitir, incapaz de guardar y hacer guardar con decoro las formas más elementales. En cambio, en el Reino Unido nadie discute acerca del Speaker de los Comunes, de los law lords o del relator de una investigación de interés público. Allí también empiezan en el colegio: nos han ganado porque son mejores... Otro ejemplo significativo. En los Estados Unidos, la designación de los miembros del Tribunal Supremo (incluidos los más brillantes, como el juez Marshall) ofrece perfiles cercanos al sectarismo. Sin embargo, las sentencias están cargadas de ideología judicial, nunca de parcialidad o subjetivismo. Aquí y ahora, las cuentas salen siempre según lo previsto. Círculo vicioso: perdemos el respeto al árbitro y el árbitro se lo pierde a sí mismo. Cuotas, lealtades y expectativas se traducen en mayorías y minorías, compañeros destinados en puestos institucionales, progresistas y conservadores El analista menos suspicaz sabe que la OPA sobre Endesa se llevará por delante a un par de Comisiones nacionales. En este contexto, inventar un Consejo de Comunicación (estatal o autonómico) con poderes de inspección y de sanción es tentar a sabiendas a ese demonio llamado censura Hay que tenerun cuidado exquisito con la libertad informativa. Si tengo que elegir, prefiero periódicos, y no gobiernos decía Thomas Jefferson, el más versátil de los Padres Fundadores. El vicio está tan arraigado que no basta- -aunque tampoco sobra- -extremar las garantías, a basede mayorías cualificadas, largos períodos de mandato o incompatibilidades rigurosas. Siempre aparece la forma de eludir los controles. Habría que empezar, según lo dicho, por la educación. Ya de paso, por el Consejo Escolar del Estado. ¿Tiene arreglo el problema? Seguro que sí. De hecho, en el nivel más alto tenemos el mejor ejemplo. El Rey, dice la Constitución, es árbitro y moderador del funcionamiento de las instituciones. Cumple a la perfección su tarea. Del Rey abajo... CARLOS KILLIAN des que hoy es mínimo, un entramado de diálogos políticos regulares que avancen y profundicen en las relaciones bilaterales con cada uno de los países y un refuerzo de la red de nuestras representaciones en la zona para atender a la creciente demanda y a los propios imperativos del Plan. Me gustaría seguir haciendo un esfuerzo por acercar la política exterior de Asia y el Pacífico a los ciudadanos. Llevamos desde hace ya unos años celebrando encuentros regulares de Foros y Tribunas que permiten a diversos sectores de la sociedad una oportunidad de El Plan incorpora nuevas vertientes que amplían y mejoran los enunciados del antiguo Plan Marco. Se incide más en los aspectos de seguridad exterior para hacer frente a los nuevos retos que tiene planteados la Comunidad internacional desde estos primeros años del siglo XXI, como el terrorismo, el narcotráfico y la inmigración ilegal. Hay una apuesta clara por la vía multilateralista para consolidar las reformas en países como Afganistán. Se potencia la cooperación al desarrollo reorientando acciones y países prioritarios y de especial atención. Hay un interés claro en seguir ayudando a las víctimas de catástrofes naturales como las dos con las que comenzamos y acabamos este año, tsunami y terremoto, así como voluntad de cooperar en el establecimiento de sistemas de alerta temprana. Se potencia asimismo la cultura y la educación como el mejor vehículo entre nuestros pueblos a través, sobre todo, del Instituto Cervantes. Hay interés en seguir participando en vías de diálogo entre Europa y Asia, a través fundamentalmente de los procesos abiertos como ASEM o nuestra cooperación con ASEAN. El Plan quiere facilitar un acercamiento entre nuestros pueblos y diseñar, desarrollar y ejecutar juntos una estrategia global, como la Alianza de Civilizaciones, para derrotar definitivamente a todos esos grupos que tratan de imponernos sus agendas de miedos, desestabilizaciones y permanente inseguridad, y nos amenazan por igual en occidente, en el mundo árabe y en Asia. Se trata, en definitiva, de presentar de forma coherente el verdadero objetivo último de un esfuerzo por alcanzar el desarrollo y la democracia en un continente con el que queremos compartir las grandes oportunidades de crecimiento a través de las acciones del presente Plan. La reciente cumbre celebrada hace tan sólo unos días en Kuala Lumpur perfila ya una comunidad desde el Índico al Pacífico. El reto asiático es un desafío que ya no cabe ignorar. Y no lo haremos. Ya hemos diseñado las acciones. Ha llegado el momento de ponerlas en práctica. L PALABRAS CRUZADAS ¿Muestra el aumento del aborto un fracaso de las instituciones? FRACASO DE LA RESPONSABILIDAD I dejamos a un lado el debate moral sobre el aborto sus impresionantes cifras muestran, en realidad, el mismo problema humano que los accidentes de tráfico: la irresponsabilidad. Porque en prácticamente todos los casos la causa del embarazo es la ausencia de métodos anticonceptivos o su mal uso. O, lo que es lo mismo, casi todos pudieron ser evitados. Y ya no se puede alegar que se trate de ausencia de información o de formación. Existe de sobra en España, pero no se usa, o se hace para recurrir a la píldora del día después cuya administración también aumentó llamativamente en 2004. Y lo que aún es más significativo, una parte importante de quieEDURNE nes recurrieron a ella, eran reincidentes. URIARTE El Foro de la Familia ha señalado que lo que falta es una auténtica política solidaria de apoyo a la mujer embarazada. Pero el problema es que todas esas mujeres que abortaron no deseaban esos hijos. Por eso esa política reduciría de forma muy escasa los abortos. A estas alturas, tampoco tengo grandes esperanzas en nuevas campañas de información y formación. Y, sin embargo, es la única respuesta, al menos, la única que pueden dar las instituciones, muy especialmente entre las mujeres más jóvenes. Porque la responsabilidad está en manos de los ciudadanos, pero muy lejos del estado. TRIPLE FRACASO INSTITUCIONAL S E L número de abortos voluntarios practicados en España en 2004- -84.985, el doble que diez años atrás, y uno por cada cinco nacimientos- -entraña, además de una tragedia moral, un triple fracaso institucional. En primer lugar, porque la reforma penal no concedió un derecho a abortar sino que sólo estableció que, sin dejar de ser un delito, en los tres casos tasados no se impondría la pena. De hecho, abrió el camino a la permisividad general y a la equivocada idea de que en los tres supuestos existía un derecho a abortar voluntariamente. En segundo lugar, porque se está abusando del supuesI. SÁNCHEZ to de la existencia de riesgo para la CÁMARA salud física o psíquica de la madre. El 97 por ciento de los casos se ha acogido a él. O existe un flagrante y generalizado fraude de ley, o la referencia a la salud psíquica de la madre es tan vaga que permite una despenalización general de hecho, hasta el punto de que el pretendido supuesto económico y social ha sido abandonado por innecesario Por último, las cifras proclaman el más rotundo fracaso del sistema institucional de apoyo a la mujer embarazada. En suma, tragedia moral y triple fracaso institucional. ¿Y usted qué opina? Déjenos su mensaje o su voto en la página web www. abc. es eldebate