Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión MIÉRCOLES 28 12 2005 ABC AD LIBITUM TRIBUNA ABIERTA MIGUEL ÁNGEL MORATINOS, MINISTRO DE ASUNTOS EXTERIORES EL FAISANDAGE SEGÚN ZAPATERO SEGURA el presidente del Gobierno, aprovechando una pausa entre sonrisas, que España es ya la octava economía del mundo y que, por tanto, está en condiciones de incorporarse al G- 8, el lobby internacional en el que coinciden los siete países más industrializados y Rusia. Así será si él lo afirma, pero no parece probable que un grupo tan rotundamente capitalista acepte en su seno un nuevo socio tocado por la gracia del progresismo. En el G- 8 están de vuelta de casi todo y saben que más vale conservar lo que se tiene que ponerlo en peligro con raras experiencias. José Luis Rodríguez Zapatero circula con retraso en las artes y maM. MARTÍN ñas de la política. Viaja FERRAND con una revolución de retraso, quizás más, y así nos luce el pelo en una España que quizás sea la octava potencia económica mundial, pero que vive en sus carnes la debilidad de la desunión y la falta de certeza que aportan unos supuestos constitucionales teóricamente cambiantes según sea la demanda de los grupos minoritarios que le prestan al Gobierno de turno los apoyos parlamentarios que le permiten estar en el machito. Cuando se prefiere el estar al ser, opción legítima, hay que saber renunciar a los honores y las distinciones. Del mismo modo que los viejos sabios de la cocina, con Brillat- Savarin a la cabeza, postulaban el faisandage de la caza, Zapatero aún no ha descubierto las posibilidades del frío para la maduración de las carnes y así huele su política. Para Savarin un faisán estaba a punto cuando su panza empezaba a verdear y, trasladando la ciencia a la política, el líder socialista disfruta y siente el éxito del hedor que marca la descomposición de la Nación. La constitucional, en la que se trabaja sin descanso, y la de las costumbres, que se acelera con los días. Si resulta alarmante el tejemaneje estatutario que se traen, sin miedo alguno a la oscuridad, el Gobierno y sus apoyos soberanistas de Cataluña- ¡PSC incluido! no lo es menos el ambiente social que perfilan, con sangre en la primera página de los diarios, los delitos contra las personas. Cuando no es un indigente que arde rociado por la gasolina de dos jóvenes desalmados y consentidos, es un paisano que, en una discoteca de postín, recibe una cuchillada en la barriga de manos de un delincuente habitual que inicuamente disfruta de su libertad en perjuicio de la nuestra. José Antonio Alonso tendrá que apearse de su solemne pedestal y afrontar el problema del orden público y la seguridad ciudadana. Por muy castellano que resulte lo de tapar la nariz y comer la perdiz ni los tiempos ni nosotros estamos ya para eso. España apesta en el faisandage al que, con ínfulas de grandeza, somete Zapatero al cuerpo nacional. Es el fruto del anacronismo político del líder, que está aún en la Revolución de Asturias, y que coincide con el alma de los separatismos. Todo viejo. A LA NUEVA ESTRATEGIA DE ESPAÑA EN ASIA Y EL PACÍFICO Según el autor, debemos ser capaces de aprovechar el dinamismo económico asiático y sus expectativas de crecimiento, porque el posicionamiento de empresas españolas en los mercados asiáticos aumentará nuestras exportaciones y generará empleo y crecimiento en nuestro país E L Plan de Acción Asia Pacífico que ha presentado hace unos días el presidente del Gobierno es fruto de un esfuerzo conjunto y coordinado entre el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación y la práctica totalidad de los Departamentos Ministeriales, las Administraciones locales y autonómicas, el Parlamento y todos cuantos, desde la sociedad civil, tienen interés en que la política exterior de España asuma el hecho incontrovertible del imparable ascenso de Asia y del Pacífico en el ámbito internacional. Es una estrategia lanzada por el Gobierno, pero que requerirá de la colaboración de todos para su puesta en práctica con éxito. El Plan es, en definitiva, un Plan de Estado. Como señaló el presidente del Gobierno en la presentación, España no puede permitirse el lujo de seguir ausente de una región en la que nuestros principales aliados políticos, que son al mismo tiempo importantes competidores comerciales, llevan mucho tiempo ya instalados e intensificando su acción. Debemos ser capaces de aprovechar el dinamismo económico asiático y sus expectativas de crecimiento. El posicionamiento de nuestras empresas en los mercados asiáticos les permitirá crecer al ritmo que crecen estos mercados, aumentando nuestras exportaciones y generando empleo y crecimiento en nuestro país. Pero aun siendo fundamental, el Plan de Acción Asia Pacífico no se limita a la promoción de nuestra presencia empresarial. Asia constituye ya un centro de gravedad del equili- brio mundial que la vocación de globalidad y pragmatismo de nuestra política exterior debe por tanto incluir apropiadamente. Es por ello, para el Ministerio que represento y para mí personalmente, una enorme satisfacción ver culminado este esfuerzo que sintoniza con los deseos de muy variados sectores de la sociedad española de que la dimensión asiática sea en los próximos años, junto con la latinoamericana, la europea y la mediterránea, una de las claves que determinen la posición internacional de España como potencia con intereses globales. Permítanme que les comente sucintamente algunos de sus elementos más significativos que recaen bajo la responsabilidad de mi equipo: Se trata de poner en práctica un catálogo de acciones. Hemos superado la etapa enunciativa que caracterizó la legislatura anterior con el antiguo Plan Marco. Ha llegado el momento de pasar a la acción y a este respecto, la estrategia que acabamos de lanzar contiene una lista de acciones que deberán ser puestas en práctica durante esta legislatura y sobre la que el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación realizará un seguimiento puntual y pormenorizado. Queremos, desde el Ministerio, dar una mayor visibilidad y potenciar nuestra presencia en Asia y Pacífico a través de una agenda de viajes de alto nivel que normalicen una cadencia de contactos entre nuestras autorida-