Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 28 12 2005 Opinión 5 MEDITACIONES UN POCO DE LUZ Las imágenes del incidente aéreo de Bono en Mostar- -transmitido casi en directo por el titular de Defensa, al que le faltó tiempo para llamar al Rey- -pueden ofrecer un poco de luz a la investigación urgentísima ordenada por el ministro. ¿Qué hacía Bono en la cabina del piloto, si el acceso a la misma, por razones evidentes de seguridad, está restringido? Y si las fotografías revelan con total nitidez que el ministrocompartía espaciocon el comandante y el copiloto, el ángulo en el que está tomada la imagen, en pleno vuelo, aporta un dato más: que dentro de la cabina también estaba el fotógrafo que captó la instantánea. O sea, que puestos a investigar por qué el aparato se salió de la pistar, qué se investigue por qué el espacio reducido de la cabina presentaba una densidad de ocupación similara la de la Puerta del Sol durante las campanadas de fin de año. MARCO AURELIO LEER Y PENSAR XENÓFOBOS DEL JOY ESLAVA JEAN- PAUL SARTRE DE ANNIE COHEN- SOLAL Anagrama Barcelona, 2005 156 páginas. El insustituible Publicado originalmente en la colección Qué sais- je? Jean- Paul Sartre es un ensayo híbrido. Híbrido, porque responde a las críticas que Annie Cohen- Solal recibió cuando publicó su biografía del filósofo (Sartre 1905- 1980; Edhasa) Híbrido, porque adopta el aire de una hagiografía, más que el de una interpretación analítica, en la que Sartre alcanza condición de santidad: como Jean Genet, era santo, comediante y mártir Híbrido, porque está construido a la contra, como si Sartre estuviera sometido a una hostilidad universal, conspirativa. Como si no supiéramos superar la orfandad. Híbrido, porque Cohen- Solal aparece como protagonista del relato: el falso valor del testigo. Pero en ninguna de estas formas, que se alternan y mezclan, Cohen- Solal consigue que la figura de Sartre alcance altura; y la valoración de su obra no supera el impresionismo admirativo. El lector se queda con la idea de que era un niño caprichoso y malcriado, lleno de una extraña irritación. Aunque le causaba más crispación la democracia liberal, en la que casi siempre vivió cómodamente, y que no cesó de criticar, que las dictaduras lamentables que apoyó (de la cubana a la china, pasando por la soviética) FÉLIX ROMEO SEGURAN que la puñalada en la ingle fue como la cornada del toro que mató a Paquirri. ¿Habrá algo más español? Lo digo porque tras lo del Joy Eslava hay por ahí unos tíos racistas y xenófobos horrorosos. ¿Pues no que dicen que era un moro el que apuñaló tan presunta como mortalmente en el Joy Eslava a don Roberto García Grimaldo, un carabanchelero agente inmobiliario de 24 años? En España no hay moros. Ni uno. Son magrebíes que vienen a dar esplendor a nuestra economía. ¡Qué racismo más grande! ¡Qué desdoro para España como país de acogida, qué forma de estropear el brillante párrafo sobre inmigración del mensaje del Rey! Además, este ciudadano suprasahariano hacía lo que usted y yo: impregnado en la cultura y la literatura españolas, no salía a la calle sin su navaja. Navaja de Carmen la cigarrera. Épica navaja cachicuerna del Poema del Cid. Navaja bella de sangre ANTONIO contraria de García Lorca. Si los ciuBURGOS dadanos del mundo que acogemos con nuestra proverbial generosidad gastan navaja es para observar la tradición españolísima. No sé usted, pero yo no salgo a la calle sin mi navaja. A veces voy en el ascensor camino de una cenita simpática, e Isabel mi mujer me dice: ¿Llevas la navaja? ¡Anda, los donuts de Albacete! -Pues vamos a volver por ella, porque seguramente después de la cena iremos a tomar una copa en una discoteca y como te vean llegar sin navaja te van a tomar por gentuza. Como no quiero que me tachen de xenófobo ni de racista ni de nada por el estilo, solemnemente proclamo, señores delincuentes del mundo entero, ínclitas razas ubérrimas del atraco, del asalto a domicilios, del robo de coches, del homicidio, del asesinato, y de cuantas faltas y delitos pensar pueda la mente humana: vente pá España, tío, que esto es el paraíso. Y más A con la Ley del Menor. ¡Cómo roban bolsos en la Puerta del Sol los Sub 21 de la Europa del Este, cómo se apuñalan los Latin Kings! Quince detenciones anteriores tenía, quince, el honorable ciudadano del Reino de Marruecos generosamente acogido por nuestra Ley de Extranjería, ¡papeles para todos! presunto autor del crimen del Joy Eslava. Quince detenciones anteriores por robo con violencia, atraco, lesiones, atentado contra agente de la autoridad, hurto e infracciones a la Ley de Extranjería, aparte de una orden judicial de busca y captura. Las quince veces, quince, había sido puesto en libertad, supongo. La requisitoria de su búsqueda estaba escrita, según costumbre, en papel mojado. ¿En qué nación del mundo ocurre esto, dónde se han erradicado de tal modo la xenofobia y el racismo? En ninguna, nada más que en España. No sé de qué se quejan esos fachas xenófobos y racistas, si somos la envidia del mundo. ¿Dónde del universo hay quince jueces, quince, que pongan otras tantas veces en libertad a un individuo de esta calaña? Calaña rima con España. Donde por muchas infracciones que cometan contra la Ley de Extranjería quienes nos honran con su visita y quienes con su esfuerzo delictivo contribuyen de tal modo al esplendor económico nacional, no hay autoridad que los ponga de patitas en la frontera. Por el contrario, echa vino, montañés, que lo paga Luis de Vargas: les damos médico, hospital, escuela y botica gratis total. Y un jamón porque no jaman jalufo, que, si no, un cinco jotas para cada uno con cargo a los presupuestos. Como hay cordero en las cárceles para los honorabilísimos musulmanes que probablemente por un error judicial no han puesto en libertad y los han enchiquerado, y no como este artista de las quince detenciones. Pero no diga usted ni pío, como yo no lo digo. Quince veces son pocas. Más tenían que haberlo puesto en libertad. No me sea usted xenófobo ni racista. Que sé que tampoco ha pedido, como yo he solicitado, el ingreso de Farruquito en... la Orden de San Raimundo de Peñafort.