Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión MIÉRCOLES 28 12 2005 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil PRIMER ASALTO ESDE hoy- -ya mismo- -la publicidad, la promoción y el patrocinio del tabaco son considerados infracciones muy graves y serán sancionados con multas de entre 10.001 y 600.000 euros. Tras la publicación ayer en el BOE, buena parte de la ley Antitabaco entra en nuestras vidas por la vía de urgencia- -ni los veinte días de vacatio legis como anticipo de lo que vendrá el 1 de enero (las medidas relativas al suministro y consumo) Mientras la norma se vuelve de obligado cumplimiento, Sanidad tuvo que reconocer ayer el contrasentido que supone que Hacienda renueve licencias para la venta de tabaco a negocios que, dentro de cincos días. no podrán vender por efectos de la ley. 186 euros a cambio de nada. Una licencia para enmarcar y guardar como paradigma del absurdo. D RAJOY EVITA LA TRAMPA A tramitación del proyecto de un nuevo Estatuto para Cataluña tiene, desde ayer, un escenario político aún más espinoso para el Gobierno de Rodríguez Zapatero. El PSOE no ha podido cerrar un acuerdo con sus socios nacionalistas antes de que venciera el plazo para la presentación de enmiendas. Tampoco consiguió que dicho plazo se prorrogara, porque, según las directrices aprobadas por el propio presidente del Congreso, Manuel Marín, el acuerdo de prórroga requería la conformidad del PP para que hubiera unanimidad. Resulta un sarcasmo que el PSOE se lamente ahora de la falta de colaboración de los populares cuando toda la gestación del proyecto estatutario ha discurrido sobre la exclusión del PP, tal y como los socialistas y Esquerra Republicana de Catalunya decidieron en el Pacto del Tinell. Lógicamente, el PP no ha respaldado una prórroga cuya finalidad no era promover un amplio consenso, sino dar tiempo al PSOE para arreglárselas con el tripartito catalán y Convergencia i Unió. Los socialistas van a verse abocados a lo que no querían: tener que discutir en Comisión parlamentaria, con luz y taquígrafos, enmiendas a cada artículo del proyecto de Estatuto. Su pretensión de cerrar un acuerdo en la sombra y llevarlo al Congreso sin margen de discusión se ha frustrado claramente. Es un nuevo tropiezo de Rodríguez Zapatero en su aventura estatutaria, difícilmente explicable en lo que le afecta después de haber propiciado personalmente con Artur Mas y ERC el acuerdo decisivo para que el texto fuera aprobado en Cataluña y llegara al Congreso de los Diputados. El proyecto ya está en Madrid y, casi dos meses después de su toma en consideración por el Pleno de la Cámara Baja, el PSOE no ha sido capaz de alcanzar un acuerdo con sus aliados nacionalistas, pero tampoco con el Partido Socialista de Cataluña. La pregunta que compromete directamente al jefe del Ejecutivo es para qué apoyó entonces este proyecto de Estatuto. Al fracaso político de no haber llegado con un acuerdo al vencimiento del plazo de presentación de enmiendas, el PSOE tiene que sumar la iniciativa del PP de participar en el debate estatutario. Mariano Rajoy imprimió ayer, en Barcelona, a la estrategia de su partido una inflexión inteligente, al proponer casi un centenar de enmiendas cuya aproba- L ción reduciría en dos tercios el desmesurado proyecto aprobado por el Parlamento de Cataluña. Sobre la base del respeto a la Constitución, a la soberanía nacional y a la libertad e igualdad de los ciudadanos, Rajoy ofreció al PSOE un pacto que amplíe el autogobierno catalán a partir del Estatuto de 1979 y deje fuera todos los contenidos soberanistas de la actual propuesta del tripartito. La iniciativa del PP, además de reconducir el procedimiento legislativo a sus justos términos- -pues la Constitución sólo habla de modificar Estatutos, pero no de derogarlos ni sustituirlos por otros nuevos- rompe el discurso socialista sobre la intransigencia de los populares y permite a éstos lanzar un mensaje directo a los sectores del PSOE que rechazan, de forma más o menos explícita, un Estatuto confederal, nacionalista y, sobre todo, inconstitucional. Frente a la imagen de encallamiento del PSOE, el PP se ha movido, sin legitimar la pretensión del tripartito de derogar el sistema constitucional en Cataluña ni avalar un procedimiento legislativo que rinde servicio a intereses estrictamente partidistas. Guste o no al PSOE, el PP existe, su concurso es necesario para definir el futuro de España y no puede ni debe quedar al margen de ningún acuerdo que afecte a los fundamentos del Estado, como el modelo territorial. El PSOE no quiere contar con el PP y cuando éste es imprescindible, como ayer en la Mesa del Congreso, pretende que se haga a un lado y franquee el paso no tanto a un determinado proyecto legislativo cuanto a una estrategia que busca su arrinconamiento. Nuevamente le ha sucedido al PSOE que la condición previa de su diseño político para esta legislatura ha fallado: la derecha democrática española no ha sucumbido a la derrota electoral de 2004, ni se ha replegado ante el vituperio general de la izquierda. Por el contrario, la sucesión de errores y provocaciones del Gobierno socialista la ha cohesionado tan fuertemente que Rajoy es ahora capaz de incorporarse al debate del Estatuto catalán para insertar en él el discurso constitucional del Estado autonómico y generar un movimiento de opinión pública y política- -compartido con sectores de la izquierda que repudian el retroceso histórico que propone el proyecto de socialistas y nacionalistass. El PP no ha caído en la trampa de quedarse fuera de juego. Mahmud Ahmadinejad, presidente iraní EPA ESTREMECEDOR EGÚN el jefe del Mosad israelí, Meir Dagan, el desarrollo tecnológico nuclear iraní alcanzará el punto de no retorno en el plazo de sólo algunos meses si nadie pone remedio a la amenaza de Teherán. Dagan dibujó un escenario terrible, con Irán a punto de obtener la independencia tecnológica que le permita crear armas nucleares. Estremecedor relato del máximo responsable del Mosad, si se tiene en cuenta cómo se las gasta Mahmud Ahmadinejad, el presidente iraní que ha colocado a Israel en el punto de mira y hace caso omiso de cualquier recomendación o advertencia de la comunidad internacional. El diagnóstico de Dagan apunta, además, a que Teherán no se contentará con tener sólo una bomba cuando haya alcanzado la capacidad nuclear. S ALARMA SOCIAL ANTE EL ABORTO RECEN de forma alarmante las cifras en materia de interrupciones voluntarias del embarazo practicadas en España. En 2004, el número de mujeres que se sometieron a estas prácticas se aproxima a 85.000, casi el doble que hace diez años. Se trata de los abortos llamados legales en sentido amplio. Sin embargo, en términos estrictamente jurídicos debe hablarse de supuestos de despenalización (abortos no punibles y no de legalización. Así lo dispone el artículo 417 bis del Código Penal anterior, interpretado por la sentencia 53 1985 del Tribunal Constitucional, que se mantiene vigente según el código actual. Los datos facilitados por el Ministerio de Sanidad reflejan un perfil sociológico muy significativo: la gran mayoría son mujeres solteras, sin hijos, sin experiencia previa de abortos, entre 20 y 30 años y con un nivel limitado de instrucción. No hay datos sobre la previsible incidencia de la inmigración en este fenómeno y es así mismo destacable que la tasa más elevada procede de las comunidades autónomas con mayor desarrollo económico. C Es evidente que los mecanismos de prevención no están a la altura de las circunstancias. El sistema educativo debe transmitir una formación adecuada para hacer frente a estas situaciones, así como la información precisa sobre métodos anticonceptivos y posibilidades de asistencia social y sanitaria. Es llamativo que el 68 por ciento de las mujeres menores de 20 años no acudieran a los centros de planificación. Téngase presente que los datos hacen referencia a situaciones bajo control médico y jurídico. No hay cifras, en cambio, sobre abortos practicados más allá de los límites que impone el Código Penal y sin atención especializada a cargo de profesionales de la Sanidad. Es fácil sospechar que se trata de situaciones dramáticas, en las que predomina la explotación del estado de necesidad de la mujer, con grave riesgo para su vida. Los poderes públicos están obligados a prestar una atención prioritaria a un problema de hondas repercusiones morales y socioeconómicas, cuyas consecuencias afectan prioritariamente a los sectores más débiles e indefensos de nuestra sociedad. DOBLE MORAL E L obispado de Lérida no devolverá 113 obras de arte pertenecientes a Barbastro- Monzón por no contar con el permiso de la Generalitat, que para evitar el traslado apeló a la unidad irrenunciable del patrimonio del museo diocesano de Lérida. Curioso argumento, revelador de la doble moral que practica el Gobierno catalán, puesto que defendió la tesis contraria al reivindicar los papeles de Salamanca La negativa del Ejecutivo de Maragall, además de vulnerar los acuerdos Iglesia- Estado, que subrayan la legitimidad de la jurisdicción eclesiástica, demuestra la contradicción política del tripartito, que predica pero no da trigo.