Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 27 12 2005 Sociedad 49 El fraude de la clonación cuestiona los filtros de las grandes revistas científicas Science y Nature reconocen que el sistema de revisión es imperfecto b El escándalo de Hwang Woo- La regulación de la clonación terapéutica en España es ahora más oportuna que nunca b El director del Instituto de Salud Carlos III asegura que la ley que aprobará la técnica en nuestro país proporcionará todas las garantías para evitar barbaridades N. R. C. MADRID. El escándalo Hwang se ha producido en un mal momento para la investigación española, cuando el Ministerio de Sanidad está dando los últimos pasos para aprobar la clonación terapéutica en España en la próxima Ley de Investigación Biomédica. Pese al fraude del científico surcoreano, el que más había avanzado en esta línea de investigación, Sanidad no cree que sea el momento de abandonar. Al contrario, la regulación por ley ahora es más oportuna que nunca señaló ayer Francisco Gracia, director del Instituto de Salud Carlos III y responsable de los proyectos de Medicina Regenerativa. La nueva normativa pondrá los límites y los mecanismos de control necesarios para que los ciudadanos puedan estar tranquilos de que ningún científico vaya hacer ninguna barbaridad dijo. Salvo convencimientos religiosos Gracia está convencido de que la mayoría de la población apoya la aprobación de esta técnica y lo sucedido en Corea no cambiará la opinión de los españoles. Se juzga un supuesto fraude y la falta de ética de un investigador, pero no la clonación como técnica De las mentiras de Hwang, Gracia cree que se deben aprender varias lecciones. La primera es que se deben establecer controles para que ningún científico se pueda saltar ningún paso y que la Ciencia no debe sustraerse a cualquier tipo de presión mediática, política o social La técnica de clonación terapéutica, paso a paso Paciente Paciente sometido a terapia celular suk invalida los principales progresos cosechados en el campo de la clonación terapéutica desde el año 2001 A. AGUIRRE DE CÁRCER MADRID. El fraude cometido por el investigador surcoreano Hwang Woosuk ha dejado como efecto colateral un largo reguero de incógnitas sobre el futuro de las técnicas de clonación para fines médicos y otras tantas dudas sobre los filtros que aplican las grandes revistas científicas para seleccionar y publicar los estudios que reciben. La reputación de Hwang Woo- suk no es la única dañada porque con su mayúsculo engaño también erosiona el prestigio de las dos grandes revistas científicas, la estadounidense Science y su competidora británica Nature que deben buena parte de su crédito e impacto internacional a la exhaustiva revisión de los métodos y resultados de los estudios que seleccionan. Ambas publicaciones se han visto obligadas a dar muchas explicaciones en los últimos días para tapar las fisuras de uno de los pilares de la ciencia moderna: la exhaustiva evaluación de los resultados antes de su difusión. A diferencia de lo que ocurre en otros campos, los investigadores comparten sus conocimientos, haciendo públicos los resultados y métodos de sus trabajos en revistas especializadas para contribuir, en última instancia, al avance de cada disciplina científica. Para garantizar este proceso, Science Nature y el resto de las grandes publicaciones someten cada estudio al escrutinio de expertos independientes de semejante o superior prestigio al de los autores. La mayoría de los estudios no supera la criba de los revisores, que ejecutan su trabajo de forma anónima. También es muy frecuente que los autores se vean forzados a modificar parte del estudio para clarificar aspectos. Célula adulta aislada Nuevas células 1- Tejido dañado 8- Trasplante de las células a los tejidos dañados en el paciente, que propiciarán su regeneración Transferencia nuclear Extracción del núcleo 2- 7 Células nerviosas Células musculares Células sanguíneas Núcleo 3- Nuevo núcleo Transferencia del nuevo núcleo para reprogramar la célula a un estado embrionario 6 Diferenciación de las células madre en las especializadas que necesita el paciente Blastocisto cultivado La clonación de la célula da lugar a un embrión muy precoz (blastocisto) del que se aislan las células madre Masa interna de células 5- 4 Células madre Masa externa de células El equipo surcoreano era el único que había detallado el aislamiento de células madre de embriones clónicos dependientes no está diseñado para detectar fraudes porque la evaluación se hace sobre los métodos y resultados que los científicos presentan como verdaderos a las revistas. Para el avance de esta polémica área de investigación, que despuntaba como una alternativa a la utilización de células madre embrionarias, la revelación del escándalo representa también un paso atrás demoledor. Y es que el grupo de Hwang era el único que aseguraba haber aislado células madre de embriones obtenidos a partir de la clonación de células adultas. El aliciente de esta estrategia, prohibida por la mayoría de Gobiernos porque crea embriones con fines distintos a la procreación, era la posibilidad de cosechar células madre adaptadas al perfil genético del paciente, evitando el rechazo inmunológico que aparecería en terapias con células madre de embriones sobrantes de técnicas de fecundación. Aplicando la técnica de transferen- Un riesgo siempre presente Con este sistema, que en el mundo anglosajón se conoce como peer review se garantiza la calidad y reproducibilidad de la ciencia. Ahora la pregunta que queda en el aire tras el fraude coreano es cómo fue posible que ni los editores ni los revisores anónimos de Science no detectase que Hwang Woo- suk falseó datos e imágenes. El público debe entender que las revistas y su sistema de revisión no es perfecto afirma Donald Kennedy, editor de Science Kennedy agrega que no es tan infrecuente la publicación de estudios con errores no intencionados que son detectados con posterioridad. Philip Campbell, editor de la revista Nature donde Hwang publicó la primera clonación de un perro, añade que el sistema de revisión por expertos in- cia nuclear (ver gráfico) que permitió el nacimiento de la oveja Dolly en el años 1986, científicos de la empresa Advanced Cell Technology produjeron en el año 2001 tres embriones clónicos humanos, aunque no se desarrollaron el tiempo necesario para poder aislar sus células madre. Tres años después se dio el paso decisivo: Hwang anunció en Science que había pedido extraer células madre con potencial para transformarse en las específicas de casi todos los tejidos de embriones humanos clónicos con siete días de desarrollo. La técnica no está en peligro Rubén Moreno, director del Centro de Investigaciones Príncipe Felipe, de Valencia. tampoco cree que la técnica esté en riesgo tras el fiasco surcoreano. Este centro contaba con Hwang como asesor científico, una colaboración suspendida semanas después de conocerse las primeras irregularidades. También ha realizado una apuesta importante en esta técnica al contratar al primer investigador europeo que clonó un embrión humano en Europa. Para Moreno, lo sucedido no ayuda socialmente y despertará mayores inquietudes en algunos colectivos aunque se seguirá adelante porque hay muchos investigadores trabajando en técnicas de clonación terapéutica. Es la comunidad científica la que en conjunto avanza o retrocede Paso atrás La técnica era muy deficiente (se necesitaron 242 óvulos para lograr un sólo cultivo celular) pero su viabilidad había quedado demostrada. La sorpresa llegó en mayo pasado cuando Hwang Woo- suk publicó en Science que había conseguido once cultivos celulares sin necesidad de más de veinte óvulos como media a partir de células de hombres y mujeres, que padecían diabetes insulinodependiente, lesiones de médula y una inmunodeficiencia de origen genético. Ahora que está demostrado que el coreano se inventó la existencia de nueve de esos cultivos, su trabajo ha quedado invalidado y con él todos los progresos de los últimos tres años.