Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 Madrid EL DEBATE DE LA CAPITALIDAD ESCENARIO INTERNACIONAL MARTES 27 12 2005 ABC AFP CHEMA BARROSO París concentra 2.2 millones de habitantes, sobre 105,4 kilómetros cuadrados. La capital gala cuenta con una legislación específica y con un régimen singular, que reparte la administración local entre el alcalde y el Consejo de París. Las competencias se reparten también entre el regidor y aquellas relacionadas con la seguridad ciudadana, que ejerce un prefecto nombrado por el Gobierno (Viene de página anterior) Madrid tiene tres millones de habitantes sobre 607 kilómetros cuadrados de extensión. El pasado viernes, el Consejo de Ministros aprobó una Ley Especial y de Capitalidad que pretende recoger la singularidad de la ciudad dentro del Estado. Pero la Ley, que permite al Gobierno local tener acceso a competencias estatales dentro de su ámbito geográfico, no le otorga una financiación específica por ser capital. CIUDAD DE MÉXICO El Distrito Federal mexicano, capital del país, goza de un estatus jurídico singular marcado por la indefinición, que afecta incluso a sus propios límites territoriales, informa Manuel M. Cascante. El Estatuto de Gobierno aprobado en 1994 homologa a la Ciudad de México con el D. F. pero la primera responde a una concepción urbana que incluye hasta medio centenar de municipios del vecino Estado de México, mientras que el segundo obedece a una definición política cuyos límites son los propios que se establecieron en 1898. Así, en su artículo segundo, se da por sentado que la Ciudad de México es el Distrito Federal Los urbanistas tendrían mucho que definir aquí, ya que la mancha metropolitana se ha desbordado, engullendo a varios municipios importantes de los Estados vecinos; sin embargo, como Distrito Federal conserva los límites y dimensiones decretados en 1898, ampliación de los que le otorgó el Decreto Constituyente de 1824. En puridad, el Distrito Federal es la sede los estamentos políticos, ejecutivos, judiciales y administrativos de la federación, y a su cargo estuvo durante más de un siglo un regente nombrado a dedo por el presidente de la República. Desde mediados de los ochenta, el puesto de jefe de Gobierno del Distri- MADRID Los responsables municipales madrileños dicen que la Ley de Capitalidad aprobada refuerza el ejecutivo local. Pero el texto ha borrado toda referencia al sistema de financiación con que contará la ciudad to Federal (o alcalde- gobernador) se elige por sufragio ciudadano, convertido en trampolín para aspirar a la máxima autoridad de la nación (el anterior regente, Andrés Manuel López Obrador, es el principal favorito para las elecciones presidenciales de 2006) La entidad dispone de un órgano legislativo propio, aunque éste no goza de iguales atributos que los congresos locales de los Estados mexicanos. Su dependencia del Congreso Nacional es determinante, tal como se estableció con el Estatuto de Gobierno (que suple a la Constitución local) y que establece que tanto la Asamblea Legislativa local como el Congreso de la Unión pueden dictar leyes respecto a las materias relativas al Distrito Federal. Corresponde al segundo, por ejemplo, la aprobación de los montos de endeudamiento que deberán incluirse en la Ley de Ingresos del Distrito Federal y las entidades de su sector público función que los parlamentos estatales detentan como uno de sus principales atributos. Hay que recordar que el D. F. es la entidad del país que dispone de mayores recursos, al concentrar gran parte de la actividad económica y los servicios más desarrollados de México, y en donde vive casi una cuarta parte de su población total. Sin embargo, queda fuera de programas nacionales como el de combate a la pobreza. A 31 de diciembre de 2004, el saldo de la deuda pública en el D. F. era de más de 42.000 millones de pesos (más de 3.300 millones de euros) unos cinco mil pesos (cuatrocientos euros) por habitante. El presupuesto de gastos para el 2005, aprobado por la Asamblea Legislativa local, supera los 82.000 millones de pesos (unos 6.500 millones de euros) Ley Especial tras 22 años Alberto Ruiz- Gallardón Tráfico. La Ley de Capitalidad de Madrid aprobada en Consejo de Ministros, y que ahora inicia su tramitación en Cortes, es fruto del consenso entre las tres administraciones, y según el Gobierno local, le dotará de más eficacia y agilidad en asuntos como la regulación del tráfico. Capital. También recoge el carácter de Madrid como capital del Estado, aunque esto ya estaba incluido en el artículo 5 de la Constitución Española. Financiación. En cuanto a la financiación, ha quedado fuera de esta ley y se negociará por separado, dentro de las modificaciones normativas que ahora se llevan a cabo para el conjunto de los grandes ayuntamientos españoles. Competencias. Contempla el texto legal que el Ayuntamiento podrá tener acceso a regular competencias estatales dentro de su territorio. Citan las autoridades como ejemplo el aeropuerto de Barajas o los trenes de cercanías. Plusvalía. Está expresamente recogido en la Ley que no podrá registrarse la compra de un inmueble si antes no se certifica que se ha abonado el correspondiente impuesto de plusvalía. Discapacitados. Las tarjetas de estacionamiento para personas con minusvalías que se otorguen en Madrid tendrán validez en todo el territorio nacional, según la norma. La capital francesa está administrada por un alcalde electo, y por un Consejo de la ciudad, formado por 109 personas. Los alcaldes de distrito, ahora oficiales distritales, son nombrados por el alcalde. También hay comisiones de distrito, con consejeros que se eligen en su área geográfica, otros nombrados por el alcalde y ciudadanos de reconocido prestigio. El alcalde parisino tiene competencias policiales en relación con el tráfico, la salubridad y el orden en mercados y ferias. Pero sobre la seguridad ciudadana, el responsable es un prefecto que nombra el Gobierno central. La última novedad normativa es la necesidad de crear también consejos de barrio, siguiendo con la tendencia a la descentralización. MADRID La capital de España está estrenando en estos días su Ley de Capitalidad, recién aprobada en el Consejo de Ministros y pendiente aún de un trámite de meses en el Congreso de los Diputados primero y después en el Senado. La Ley, calificada como doble por el ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, es de Capitalidad y Especial. Pese a lo cual, no recoge las peticiones largamente mantenidas por los distintos gobernantes locales para dotar a la ciudad de una financiación adecuada que la permita hacer frente a los servicios que debe prestar. Comparando con las otras capitales del mundo estudiadas, lo cierto es que la autonomía de Madrid parece superior: su alcalde, elegido en las urnas, establece su propia normativa- -siempre que sea acorde con la de rango superior- fija los presupuestos de la ciudad y tiene plenas competencias en tráfico o urbanismo- -estas últimas, con la necesidad de autorización del Gobierno regional en los cambios urbanísticos de mayor relevancia. Lo que sí le limita la Administración central es su capacidad de endeudamiento total, que no puede superar determinados límites. PARÍS En 1975 vio la luz el estatuto de París, que desde entonces ha ido incrementándose en contenidos en sucesivas modificaciones legislativas- -en 1982, 1986, 2002 y 2004-