Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 MARTES 27 12 2005 ABC Madrid Una batalla campal en la discoteca Joy Eslava acaba con un joven asesinado de un navajazo La Policía detiene a uno de los agresores, magrebí, con quince antecedentes, y busca a otros dos un cumpleaños con una veintena de amigos cuando se desató una riña que acabó en batalla campal. Tras el crimen, hubo gritos xenófobos M. J. ÁLVAREZ A. FERNÁNDEZ MADRID. Una celebración con un final trágico. Tensión y violencia desatada en el interior de un local de ocio por una pelea entre un nutrido grupo de clientes. Ese fue el dramático e inesperado epílogo que le deparaba el amanecer del día 26 al joven Roberto García Grimaldo, de 24 años, vecino de Carabanchel. Había salido el día de Navidad con un grupo de familiares y amigos, entre los que se encontraba su hermano pequeño, Antonio, de 22 años. Y no regresó. La razón de la cita era festejar el cumpleños de un miembro de la pandilla, con más de una veintena de invitados. El escenario, la céntrica discoteca Joy Eslava- -Arenal, 11- Ahí había trabajado el infortunado como camarero. El local, que abre a las 23.30 horas, estaba hasta la bandera, y la clientela iba en aumento a medida que echaban el cierre otros establecimientos, pues cierra al filo de las 6. b La víctima celebraba Homicidios en locales de ocio Muertes violentas en la CAM 100 90 80 70 60 50 96 99 75 60 64 Datos a 26 12 05 60 56 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 Lluvia de ceniceros, vasos y botellas Sin embargo, la diversión y los buenos ratos de los que estaban disfrutando Roberto y su cuadrilla, y que esperaban continuar hasta que el cuerpo aguantara, se tornaron en lágrimas cuando se vieron envueltos de lleno en la desgracia. Ocurrió sobre las 03.45 horas cuando la víctima se encontraba en una de las barras del bar, en la planta baja, cerca de una de las salidas de emergencia que van a parar al callejón de San Ginés. De súbito una persona extranjera- -al parecer marroquí- -y alguien del cumpleaños se enzarzaron en una riña, aseguraron en la Jefatura Superior de Policía. Lo que empezó entre dos personas acabó en una especie de batalla campal, con lluvia de ceniceros, vasos, botellas y cristales rotos que volaban por entre la clientela, como evidenciaban los objetos punzantes en el suelo. Sobre las 3.51 horas la sala del 091 recibía un escueto aviso: una reyerta entre dos chavales a la que se fueron sumando una veintena por grupo, con Con esta víctima son ya 56 muertes violentas en la región hasta la fecha. Esta cifra es la más baja desde 1999, ya que la media de homicidios en los últimos 7 años siempre ha superado la cifra de 60. 2003 fue el año en el que se registraron más crímenes, con un total de 99. Las reyertas son la segunda causa de los homicidios y las discotecas son uno de los escenarios en las que más peleas y hechos violentos se producen. La mezcla explosiva de copas y drogas que se da en los locales nocturnos provocan algunos comportamientos agresivos y situaciones de tensión. Costa Polvoraca. Ahí ocurrió uno de los últimos homicidios con más repercusión socia. Sucedió en 2002 cuando un menor angoleño, de 16 años, Dombele Augustos, murió, apuñalado, en la zona de bares conocida como Costa Polvoranca de Alcorcón. En ese mismo lugar ya se registró en 1995 otra muerte violenta, además de esporádicas peleas con varios heridos. Un vehículo policial, a la entrada de la discoteca. Por la noche, la sala reabrió el resultado de un herido por arma blanca, indicaron las mismas fuentes. Una enfermera y un médico, que se encontraban entre la concurrencia de la discoteca se encargaron de prestar los primeros auxilios al herido, añadían testigos presenciales. A la llegada de los agentes y de la primera dotación del Samur (4.16 horas) la víctima yacía en el suelo, inconsciente y en parada cardíaca. Tras 30 minutos de intentos de reanimación, los médicos certificaron su muerte. rias vitales. Los sanitarios atendieron a otras dos personas, una de ellas, el propio hermano del muerto; la otra, un empleado del bar. El primero tenía un corte en el cuello provocado por alguno de los cristales lanzados durante la trifulca multitudinaria, y tuvo que ser trasladado a un hospital al conocer el faltal desenlace, preso de un shock nervioso. El segundo tenía heridas incisas en la cabeza sin importancia. Hasta ahí lo confirmado. A partir de ahí las versiones cambian. De un lado, según el cuñado de Roberto, Juan Carlos López, un grupo de magrebíes se empezó a meter con su pandilla. Uno de los inmigrantes propinó un botellazo a Antonio, quien se cayó redondo al suelo. Cuando se incorporó, vio a su hermano herido de muerte Los amigos que le acompañaban comentaban a ABC en el tanatorio de San Isidro que la discusión fue con cuatro marroquíes, a los que habían visto trapi- Una herida limpia y muy profunda El fallecido presentaba una única herida profunda y muy penetrante en la fosa ilíaca derecha (entre la parte baja del abdomen y la ingle) manifestaron en Emergencias Madrid. La lesión, aunque limpia, era mortal, y, a pesar de su localización, no le afectó la femoral, por lo que la hemorragia no fue abundante, si bien le dañó vasos y arte- Broncas y trapicheos en una zona conflictiva Como cualquier otro día las puertas de Joy Eslava volvieron a abrir ayer a las 23.30- -horario habitual- -hasta las 6 de la mañana. Durante toda la tarde grupos de paseantes se paraban a las puertas de la iluminada discoteca comentando el suceso o haciendo fotos a los conocidos neones. Por la noche, el público habitual es de lo más variopinto, debido en parte a que es uno de los pocos locales que abre todos los días hasta tarde. Las broncas y los gritos en la esta calle son muy comunes, según algunos vecinos que aseguran que en la madrugada del lunes escucharon sirenas y mucho trasiego. Aquí siempre hay peleas y se trapichea bastante comentaba el responsable de un local de comida que abre 24 horas y que, en ocasiones, ha presenciado trifulcas en su propio establecimiento. El compañero que hace el turno de noche salió al oír barullo y lo vio todo informaba la recepcionista del hotel que está enfrente del local de copas. Yo ni siquiera he entrado nunca porque es un tipo de gente poco fiable reconocía otro trabajador de la zona, mientras que un taxista que frecuenta mucho esas calles admitía que últimamente no le gustaba recoger a los clientes de la discoteca La Joy Eslava nacida en 1981 sólo tuvo que cerrar sus puertas en una ocasión, en 1998- -durante 4 meses- debido a un aparatoso incendio en el que no hubo que lamentar víctimas.