Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Internacional MARTES 27 12 2005 ABC Protesta en Bahrain en favor de un clérigo chií detenido DUBAI. Docenas de manifestantes se en- Belgrado negocia la rendición de Mladic, acusado de genocidio b Ratko Mladic, ex comandante de las tropas serbobosnias, es uno de los dos serbios más buscados por la Justicia internacional bajo los cargos de crímenes de guerra SIMÓN TECCO. CORRESPONSAL LIUBLIANA. El Gobierno de Belgrado está negociando la rendición del general Ratko Mladic, ex comandante de las tropas serbobosnias y uno de los dos serbios más buscados por la Justicia internacional bajo los cargos de crímenes de guerra y genocidio. Así lo ha manifestado el ex jefe de la policía de Serbia Marko Nicovic, puntualizando que las negociaciones se encuentran en una fase decisiva, porque Mladic ha decidido entregarse bajo ciertas condiciones. El general serbio exige que se le entregue una determinada suma de dinero para sus guardaespaldas y para su familia. También exige que se garantice la inmunidad para las personas que le han dado refugio y ayudado. AP frentaron ayer con la Policía en el aeropuerto de Bahrain para pedir la puesta en libertad de un clérigo chií detenido nada más regresar de Irán a ese país del Golfo. Efectivos antidisturbios dispersaron a los manifestantes, que les lanzaban todo tipo de objetos, incluso mesas (en la imagen) como protesta por el arresto del jeque Mohammed Sanad, acusado de atentar contra la seguridad según manifestó a Reuters un funcionario del Ministerio del Interior. Coacción Su captura depende exclusivamente de la coacción del general, ya que a las autoridades serbias les produce pánico el solo hecho de pensar que se pueden producir víctimas entre las filas de la Policía y la gente que protege a Mladic, si se le intenta detener por la fuerza. Si Mladic muere, se suicida, o se produce alguna víctima la ya baja popularidad del Gobierno de Serbia se vería agravada Tampoco debe descartarse la posibilidad de una venganza contra los dirigentes serbios que no olvidan la suerte del primer ministro Zoran Djindjic, asesinado en marzo de 2003. Entre los motivos más probables de su muerte está la venganza por la captura y entrega al Tribunal Penal Internacional (TPI) de Slobodan Milósevic. Hasta el momento, el Gobierno de Belgrado no ha confirmando ni desmentido las declaraciones de Nicovic y sólo ha hecho saber que las autoridades serbias de Belgrado y de Banja Luka (capital de la entidad serbia en Bosnia Herzegovina) son objeto de una presión creciente para que capturen y entreguen al TPI a Mladic y a su socio en el proyecto de la Gran Serbia Radovan Karadzic. Nicovic sostiene, además, que el Gobierno de Belgrado no se encuentra en condiciones de controlar las negociaciones en curso. Lo demostrarían las declaraciones del fiscal serbio para los criminales de guerra, Vladimir Vukcevic, quien dijo que las autoridades serbias conocen los nombres de las personas que integran la red que presta ayuda logística a Ratko Mladic.