Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 27 12 2005 Internacional CONSECUENCIAS DE LA GUERRA DE IRAK 27 Los atentados en los tres hoteles de Ammán obedecen a una estrategia de largo alcance contra Jordania El mapa implicaría que Abdalá II acepta la anexión por parte de Israel de Cisjordania, Gaza y Jerusalén Este Centenares de páginas web árabes se hacen eco, como cierto, del presunto plan difundido por Al Qaida rra Mundial, había seguido la Europa colonial respecto a sus posesiones y protectorados en Oriente Próximo. Un proceso que arranca con los últimos años del Imperio Otomano, cuyos dominios y zona de influencia abarcaban Siria, el Líbano, Palestina, Jordania, la mayor parte de Irak y el este de la Península Arábiga. Mientras se desmoronaba la Sublime Puerta, Francia y el Reino Unido suscriben en 1916 el acuerdo Sykes- Picot, por el que se reparten la región: para Gran Bretaña toda la vasta zona sur de Arabia, Irak, Jordania y Palestina, y para Francia, el Líbano y Siria. Luchó por la emancipación árabe y propuso otra división territorial en Oriente Próximo, fruto de su profundo conocimiento de la región. La guerra de Irak lleva a reexaminar el legado de T. E. Lawrence a los 75 años de su muerte El legado de Lawrence de Arabia EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL El sharif de La Meca Como profundo conocedor de la región, T. E. Lawrence propuso algo tal vez más razonable, la separación de tres reinos distintos (Arabia, Siria e Irak, a la cabeza de los cuales se situarían los tres hijos de Hussein, el sharif o Príncipe de La Meca) y una región independiente para los kurdos. No prosperó- -hubiera supuesto dejar a Francia fuera del reparto- pero aún así ha quedado en la memoria colectiva de la Umma (gran nación) Árabe como un intento más desde Occidente de diseñar las fronteras del Islam, es decir, como otra grave ofensa. Jordania, en el último medio siglo, también ha dado pie a que el radicalismo encuentre terreno abonado para sus acusaciones de redefinición de fronteras. Tras la creación del Estado de Israel y hasta después incluso de la Guerra de los Seis Días, el Rey Hussein, padre de Adbalá II, el actual monarca hachemí, coqueteó con la idea de reinar sobre una gran Jordania que englobase Transjordania y Cisjordania con Jerusalén, o siquiera su mitad, como capital, en detrimento de Palestina. Israel dio al traste con el asunto. La Gran Siria de Al- Assad padre, el Eretz Israel bíblico, la Gran Mesopotamia de Sadam... son otros tantos ejemplos de rediseño de fronteras en la región. Y el más difuso y utópico de todos, el Gran Califato, con el que los radicales islámicos sueñan una vuelta a la época dorada de las dinastías omeyas de Córdoba y Damasco, no sería sino la respuesta a varios siglos de agresiones occidentales al orbe musulmán. LONDRES. Ellos me enseñaron que nadie podía ser su líder excepto que comiera de su rancho, llevara sus ropas, viviera con ellos e incluso hiciera el amor como ellos Ésa fue la máxima del inglés Thomas Edward Lawrence en su determinación por entender la mentalidad árabe como explicó en su libro Los siete pilares de la sabiduría que aún hoy pasa por ser un válido manual de ruta por la cultura y las inquietudes de Oriente Próximo. T. E. Lawrence, a quien su destacada participación en las revueltas árabes contra la dominación turca durante la Primera Guerra Mundial le dieron el sobrenombre de Lawrence de Arabia, intentó que al término de ese conflicto las potencias europeas minimizaran su presencia colonial en la zona y respetaran la autonomía de esos pueblos. Incluso llegó a elaborar un mapa en el que proponía gobiernos separados para los kurdos y los árabes del actual Irak, y también para los árabes de Mesopotamia y los armenios que fueron integrados en Siria. Lawrence no creía, en cambio, que fuera necesario separar a los suníes y chiíes de Irak. No está garantizado en absoluto que ello hubiera asegurado un futuro más pacífico para la zona, pero la propuesta obedecía a un más profundo conocimiento de las tribus árabes y de su territorio que el que se tenía en los despachos gubernamentales de Londres y París. El mapa de Lawrence, exhibido en el Imperial War Museum de Londres héroe blanco libertador de los pueblos árabes que como el apasionado aventurero que fue toda su vida. T. E. Lawrence murió hace 75 años a consecuencia de un accidente de moto cuando regresaba a la casa de campo inglesa donde residía después de haberse acercado a un puesto de correos a enviar un telegrama. Contaba con 47 años y había tenido una apasionante carrera. Fascinado desde temprana edad por la arqueología, en 1909 realizó un viaje a pie por Palestina y Siria, donde trabajó como arqueólogo hasta que, en 1914, comenzó la Primera Gran Guerra. Lawrence, conocido como Al- Orens por los pueblos árabes de la región, había aprendido a hablar con fluidez la lengua árabe y desa- ABC El mapa del Imperial War Museum Ese mapa, recientemente descubierto en los Archivos Nacionales británicos, forma parte de la exposición Lawrence de Arabia: la vida, la leyenda abierta en el Imperial War Museum de Londres hasta el próximo 17 de abril. Se trata de la primera gran muestra que el Reino Unido tributa al mítico personaje, uno de los occidentales que mejor entendió Oriente Próximo. La exposición incluye numerosos objetos personales de Lawrence, como algunas de las túnicas árabes que llevó en el desierto, brazaletes y sandalias regalo de las tribus con las que se relacionó, y libros de notas que tomó durante las guerras árabes libradas en el curso de la Primera Guerra Mundial contra los turcos. También se proyecta la película Lawrence de Arabia (1962) el éxito de Hollywood, con Peter O Toole como protagonista, que tiempo después de la muerte de Lawrence expandió por el mundo lo que había sido ya una leyenda en vida en el Reino Unido. El filme, no obstante, contribuyó a crear una imagen algo distorsionada del personaje, presentado más como un Si quieres ser su líder, come de su rancho, lleva sus ropas, vive con ellos e incluso haz el amor como ellos Fue Al- Orens para las tribus de la región, aprendió a hablar con fluidez el árabe y lideró la revuelta de 1916 rrolló una profunda simpatía hacia unos tribus que llevaban varios siglos ya bajo el férreo dominio turco. Aliada con las potencias centrales, Turquía era enemiga del Reino Unido, por lo que, comisionado por Londres, Lawrence dedicó sus esfuerzos a promover la sublevación de las tribus árabes. La revuelta comenzó en 1916 y él sirvió durante dos años con las fuerzas irregulares. De regreso a Londres presionó por la causa árabe como asesor de Winston Churchill, entonces ministro de Colonias, pero no consiguió enmendar el reparto territorial pactado entre el Reino Unido y Francia, conocido como acuerdo Sykes- Picot. Con toda su experiencia sobre el mundo árabe, Lawrence escribió Los siete pilares de la sabiduría En la exposición se muestra un ejemplar que perteneció a Churchill. Es una de mis más valiosas posesiones llegó a decir el político. Posteriormente, Lawrence se enroló en la RAF y en el Tank Corps, tratando de pasar desapercibido utilizando identidades encubiertas. Su pasión por la aventura la volcaría en las motos: llegó a poseer siete modelos de la marca Brough Superior. Con una de ellas, una SS 100 que también se exhibe en el Imperial War Museum, Lawrence se estrelló el 13 de mayo de 1935. Moriría seis días después.