Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 27 12 2005 11 Carod- Rovira recuerda a Zapatero que tiene abierto otro frente en el País Vasco, no sólo en Cataluña Asturias, de donde salió la dinamita del 11- M, es la Comunidad con más infracciones sobre explosivos Marín intenta in extremis convencer a Zaplana para que apoye ampliar los plazos Los socialistas asumen que el presidente del Congreso no aceptará la prórroga muchas de las enmiendas que ya había planteado el PSC en el Parlamento autonómico durante el periodo de tramitación del texto J. L. LORENTE MADRID. Difícil papeleta se le plantea hoy al presidente del Congreso, Manuel Marín, durante la reunión de la Mesa de la Cámara en la que se estudiará la prórroga de tres días en el plazo de enmiendas al Estatuto, que han solicitado los socialistas y sus socios. Enfrentado a su grupo parlamentario- -el PSOE- Marín se mantiene firme en su intención de apoyar las tesis del Partido Popular de que es necesaria la unanimidad para variar los plazos. Si no hay acuerdo, los grupos parlamentarios tienen hasta las ocho de la tarde de hoy para presentar sus enmiendas. Los populares insistieron ayer en que no están por la labor de secundar la prórroga cuando han sido- -dicen- expresamente excluidos de la negociación. En este escenario, los socialistas se dedicaron toda la tarde de ayer a ultimar sus enmiendas tras asumir que, finalmente, no habrá prórroga. De momento, el PSOE ha decidido presentar un paquete de enmiendas al proyecto de reforma en el que se recogerán muchas de los cambios que el Partido Socialista de Cataluña quiso introducir en el Parlamento autonómico, durante la tramitación del texto estatutario. b El PSOE presentará El voto de Marín La posición por la que opte hoy el presidente del Congreso, Manuel Marín, es importante porque su voto es necesario en la Mesa del Congreso para que, aunque el PP se oponga, el PSOE logre sacar adelante su propuesta. Los socialistas tiene tres representantes en este órgano, frente a cuatro del PP, uno de CiU y otro de IU, de manera que si Marín vota en contra o se abstiene, la iniciativa decaería y se mantendría el plazo actual. Fuentes parlamentarias dan por hecho que Marín se abstendrá, lo que supondría un empate a cuatro votos. No es la primera vez que el presidente del Congreso se enfrenta a sus compañeros de partido. Ya lo hizo con la reforma judicial que sacaron adelante los socialistas a principios de año. Marín impidió que se repitiera una votación que el PSOE había perdido por la ausencia de algunos diputados, y el Gobierno se vio obligado a convocar para un lunes un Consejo de Ministros extraordinario con el objetivo de aprobar de nuevo el proyecto de ley. Por su parte, los socialistas lanzaron ayer el mensaje de que el presidente del Congreso debe reconsider su postura. Según el secretario general del Grupo Socialista, Diego López Garrido, las normas de la Cámara están para favorecer acuerdos, no para dificultarlos En una rueda de prensa en el Congreso, López Garrido admitió que el Grupo Socialista no comparte la nota hecha pública el pasado viernes por Marín, en la que el presidente de la Cámara Baja recalcaba que para autorizar una prórroga extraordinaria los criterios acordados al principio de la legislatura obligan a que haya unanimidad. Prórroga por mayoría Sin embargo, López Garrido argumentó que se puede prorrogar sólo por mayoría- -pese a la costumbre establecida en esta legislatura- haciendo una excepción por tratarse de una ampliación mínima y además referida a un proyecto de gran complejidad, como el Estatuto de Cataluña. Además, insistió en que la prórroga tiene respaldo normativo, ya que, según su interpretación, el Reglamento del Congreso establece que las ampliaciones de enmiendas serán acordadas en la Mesa por mayoría de sus miembros. Añadió que esta medida es viable porque no vulneraría el derecho de ninguna minoría. López Garrido hizo hincapié en que resulta incomprensible que el Grupo Popular se niegue a una ampliación por un plazo tan corto como tres días, que serían suficientes para facilitar un pacto, y lo atribuyó a su política de dificultar y destruir el posible acuerdo y el consenso en torno a la reforma del Estatuto catalán. En este sentido, remarcó que su posición está en contradicción con la apuesta por el consenso y el diálogo que el Rey hizo en su tradicional mensaje de Navidad. EFE la mano tendida aseguró, y recordó que los populares llevan meses reclamando la vuelta al pacto constitucional Uno de los puntos en los que podría haber acercamiento es en el modelo de financiación propuesto por el vicepresidente segundo, Pedro Solbes, aunque antes de que se haya podido negociar sobre el mismo, las críticas de ERC han forzado poco menos que su retirada. Precisamente, Acebes se quejó de que nadie conoce el modelo del PSOE. Es muy complicado pronunciarse sobre algo que el PSOE ha querido ocultar. No sabemos si lo que hay- -apuntó- -es un callejón sin salida En cuanto a la posibilidad de prorrogar tres días el plazo de enmiendas- -batalla que los socialistas dan por perdida- reiteró que el PP no es partidario de apoyar esa prórroga, salvo que surgiera algo determinante e importante El PP no secundará la ampliación, después de haber sido excluido expresamente de la negociación con un escueto no habrá cambios (en la postura de los populares) No obstante, Zaplana dio a entender a Marín que su grupo podría aceptar una prórroga hasta, por ejemplo, el 8 de enero, pero nunca una ampliación de tapadillo como la que quiere el PSOE hasta el 30 de diciembre. Esa propuesta alternativa serviría de poco, ya que el mes de enero es inhábil en el trabajo parlamentario. Los esfuerzos de Marín El presidente del Congreso hizo ayer un esfuerzo de última hora para convencer al PP de que se avenga a un acuerdo. El portavoz del principal grupo de la oposición, Eduardo Zaplana, y varios representantes del PP en la Mesa de la Cámara respondieron a las llamadas telefónicas de Marín