Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión MARTES 27 12 2005 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil LA CAJA Y LA CAJETILLA E OSCURANTISMO E IMPROVISACIÓN A negociación del proyecto de Estatuto para Cataluña se ha convertido en una enmienda a la totalidad de las formas de buen Gobierno que anunció Rodríguez Zapatero cuando el PSOE accedió al poder. Su obsesión por marcar diferencias con José María Aznar le llevó a imaginar la negociación estatutaria como una exhibición continua de sus virtudes políticas de muñidor de grandes consensos y apaciguador de crispaciones territoriales, por supuesto heredadas del PP. Rodríguez Zapatero también se comprometió a hacer del Parlamento el centro de la vida política del país, y así fue como las primeras semanas de su mandato hicieron del Congreso el escenario donde se fraguó una coalición no oficial de todas las minorías con el Gobierno y frente al PP, gracias a la cual, los populares son los únicos que pueden calificarse como oposición. El nuevo Estatuto catalán tendría que haber sido el campo de experimentación propicio para acreditar el nuevo tiempo político anunciado por Rodríguez Zapatero. Pero el balance del experimento no sólo no ha confirmado las expectativas del jefe del Ejecutivo, sino que ha puesto en duda su papel y su proyecto políticos en la actual legislatura. La negociación con el tripartito catalán y CiU está siendo un compendio de oscurantismo e improvisación. De las relaciones entre unos y otros sólo se tiene noticia a través de filtraciones interesadas y de advertencias coactivas de los socios del Gobierno, envalentonados ante la ansiedad del PSOE de aplicar también al nuevo Estatuto el método desvelado por aquella infausta indiscreción del acuerdo como sea A diferencia de lo que cabría esperar de un proceso de negociación entre socios, a medida que avanza el del Estatuto catalán más incierto resulta su desenlace. Por eso, cada interlocutor aprovecha la opacidad de la negociación para salir a los medios e interpretarla a su gusto y así poder situarse estratégicamente frente al resultado final, sea cual sea, bien como víctima del fracaso bien como coautor del éxito. En esta pérdida constante de autoestima como responsable de los intereses generales, el Gobierno ha procesado internamente la humillación a la que periódicamente lo somete Esquerra Republicana de Cataluña y ni siquiera desautoriza los crípticos mensajes con los que Carod- Rovira vincula el L fracaso del Estatuto con futuros problemas para España, Cataluña y, en concreto, el País Vasco. El hecho cierto es que hoy vence el plazo para la presentación de enmiendas y el PSOE no ha logrado un acuerdo global sobre los asuntos esenciales del proyecto estatutario. Realmente, nada de lo anunciado por Zapatero sobre Cataluña se ha cumplido, ni antes ni después de ser presidente del Gobierno. Por el contrario, a medida que avanza la negociación se hacen más visibles los graves errores de cálculo que cometió el jefe del Ejecutivo al rescatar in extremis un proyecto condenado al archivo en el propio Parlamento catalán. Desde entonces, el Gobierno ha sido destinatario de amenazas de ruptura e inestabilidad por parte de socios e interlocutores en la misma medida en que ha desvelado una preocupante carencia de cohesión interna sobre capítulos esenciales del proyecto estatutario, como es el caso de la financiación. Así es como las supuestas contraofertas al tripartito catalán y a CiU no son enmiendas a la propuesta del Parlamento catalán, sino todo un proyecto de Estatuto alternativo con el que el Gobierno certificaría la inviabilidad del que ahora se tramita en el Congreso, pero se discute fuera, en sedes de partidos y salones de hoteles. Por otra parte, algunas de las críticas más severas contra este proyecto provienen sistemáticamente del propio PSOE, en el que afloran las contradicciones que provoca en un partido de izquierda y socialista el apoyo a una propuesta política basada en la separación de intereses entre Cataluña y España y en la sustitución del principio de solidaridad constitucional por la recuperación de privilegios económicos e institucionales premodernos con connotaciones del Antiguo Régimen. La tendencia de los acontecimientos empieza a hacer creíble la posibilidad de que sea el temor a que el PP capitalice el fracaso del Estatuto catalán el argumento agónico de autoridad que utilice el Gobierno para que se produzca el acuerdo como sea El Ejecutivo no ha marcado líneas rojas, no transmite firmeza ni convence como depositario de intereses nacionales innegociables. La Constitución no moviliza su discurso, ni siquiera se reserva como posible el gesto de dignidad de rechazar el proyecto de Estatuto si no cabe un acuerdo aceptable en términos constitucionales y nacionales. L contrasentido resulta evidente y revela una cierta doble moral. La voracidad recaudatoria de Hacienda es tal que está renovando licencias para vender tabaco a negocios (quioscos de prensa y otros establecimientos) sin autorización a partir del 1 de enero. Miles de comercios han pagado 186 euros para expender cigarrillos durante los próximos tres años, una tarea imposible a tenor de la nueva ley antitabaco. El Comisionado para el Mercado de Tabacos, ajeno a la tramitación parlamentaria de la nueva norma, no sólo ha seguido renovando licencias, sino que, incluso, ha instado a hacerlo a muchos de los que ahora pueden resultar perjudicados. Si por el humo se sabe donde esta el fuego, por la larga mano de Hacienda se sabe que, para el Fisco, fumar sigue siendo un placer. Pedro Solbes, ministro de Economía I. GIL DETRÁS DE LAS CIFRAS AS cifras nos aproximan al problema, pero no reflejan al completo la gravedad de la situación, esa que se esconde detrás de los números. Los abortos practicados en España aumentaron un 6,5 por ciento en 2004- -la tasa se sitúa en 8,94 casos por cada mil mujeres entre 15 y 44 años- un incremento que ratifica el alza que se viene registrando desde la aprobación en 1985 de la ley de despenalización. Son datos relativos a lo que se denomina abortos legales -la estadística no refleja el número de abortos practicados al margen de la ley, cuyo incremento debe resultar muy superior- Sólo desde la educación, la prevención y la asistencia sanitaria es posible embridar un problema cuya solución depende, en buena parte, de la universalización de los métodos conceptivos. L HACIA LA DEUDA PERPETUA L endeudamiento de las familias españolas crece al 20 por ciento anual y representa ya el 70 por ciento de la renta nacional, en buena parte debido al imparableaumento hipotecario. La deuda privada desborda definitivamente el monto total de deuda viva del Estado, incluidas todas las administraciones, que se sitúa en niveles ligeramente por encima del 50 por ciento del PIB. El oxígeno para ese espectacular crecimiento de la deuda familiar no es otro que los bajos tipos de interés venidos de la mano del euro, sin desdeñar el factor de confianza que introduce el crecimiento del empleo, garantía última para los acreedores. También explica tan espectacular crecimiento del crédito la innovación financiera que habilita fórmulas de financiación cada vez más flexibles, ajustadas a la capacidad de pago del deudor. El incremento de la deuda tiene elementos positivos, por ejemplo es signo de confianza en el futuro, pero introduce elementos de incertidumbre por cuanto se han desplegado y agotado las ventajas de estabilidad vinculadas a la nueva moneda europea, así como una coyuntura económica muy E favorable que emite signos de agotamiento y de cambio de ciclo. El cuadro final evidencia un endeudamiento familiar que hoy atiende los vencimientos de sus créditos sin excesiva morosidad, pero que ve incrementado el riesgo de tipo de interés y la imposibilidad de ampliar los márgenes de plazo. Buena parte de las nuevas hipotecas se formalizan por periodos superiores a los 30 años, casi al límite de una vida laboral normal. Y una parte de las mismas es fruto de la trasformación en financiación hipotecaria- -en busca de precios más bajos y plazos más largos de amortización- de la financiación ordinaria para la compra de bienes de consumo. Mientras la primera crece al 25 por ciento anual, la ordinaria lo hace al 11, muy por encima de las previsiones de incremento de la masa monetaria. Este endeudamiento actúa ahora como motor del crecimiento, pero puede devenir en obstáculo e incluso en acelerador del cambio de ciclo con consecuencias imprevisibles para le economía, sobre todo porque los precios difícilmente seguirán tan bajos como los actuales. TRABAJAR CON RED OS cargos electos municipales podrán percibir prestaciones por desempleo cuando concluya su mandato, una vez que entre en vigor la modificación del texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social que ahora se tramita en el Congreso de los Diputados. Añadiendo un nuevo apartado al artículo 205 de dicha norma, se cubrirá el vacío legal ahora existente, después de que el Supremo advirtiera en una reciente sentencia que los alcaldes y concejales no están incluidos en la relación de personas protegidas por el desempleo. Red y mullido colchón del Estado, no exento de cierta polémica, para épocas de vacas flacas. L