Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 26 12 2005 91 Televisión y radio Héctor y Ernesto Alterio protagonizan Vientos de agua serie que Telecinco estrena el 3 de enero. Los Serrano que se emitían los martes, pasan a competir de nuevo los miércolse con Aquí no hay quien viva TEVEO ROSA BELMONTE PIERNAS ariaciones con repetición y seguimos igual. Mucho cante en la Primera y Telecinco; lo de siempre en Antena 3. Sólo Cuatro fue diferente. Tronchante Juan Carlos Ortega cenando con la cúpula directiva de la cadena (formada, claro, por sus vejestorios de siempre) Se agradece que practiquen lo de las promos perdón por no dominar las tradiciones en nuestra primera Navidad También cantaron. El director de Sogecable tocaba la bandurria mientras los otros directivos atacaban Rascayú Por lo demás, creo que al peluquero de Eva Hache (al de diario y al de fiesta) lo han puesto en busca y captura. En ocasiones veo camisas negras decía uno de Los Lunnis antes de que Juanes empezara su copla. Los Lunnis, versión patria de Los Teleñecos, son anfitriones en las Pascuas de estrellas canoras. En cualquier caso, más camisas negras había en el OT promocional de los chicos de la última edición: Sergio, Soraya, Víctor y su barba de chivo. De las anteriores, Rosa, Beth, Ainhoa, Cris y Vicente (ponte mechas) Algunos son como víctimas de Sin rastro (Ainhoa, dos ediciones desaparecida) Cómo no, se aprovechó para recaudar con politonos y sonitonos. Y Jesús Vázquez exigió a Telecinco los diez días que por ley le corresponden por matrimonio. Tras Los Simpson en Antena 3, el tradicional Homo Zapping Quizá el más flojo de los tres años pese a la estupenda Mónica Pérez, que retomó su grito: Feliz Navidad y su Y otra vez Los más Otra vez con Eduardo García (el niño de Aquí no hay quien viva y con Paula Vázquez y su momento escote (competía con los de Carmen Alcayde y Ainhoa) Y acabo con la Pantoja, estrella en solitario de La Primera. Nos enseñó el ordenador en el que había escrito los villancicos que cantó. También habló. Unos monólogos que para qué con vista a su derecha (no tendría teleprompter Que si abuso de derechos humanos, que si crímenes de guerra, que si niños soldado... Y citó a Kepler. Por mis muertos. Pero lo mejor, la raja de su falda de lunares. Para darse un piñazo. ¿Dientes? Piernas, piernas. V JOSÉ LUIS GARCI Director y presentador de Qué grande es el cine Jamás he generado un problema, mi programa cuesta lo mismo que en 1995 Esta noche se despide, tras diez años en La 2, el espacio Qué grande es el cine José Luis Garci habla para ABC de su criatura catódica, con orgullo y sin resentimiento TEXTO FEDERICO MARÍN BELLÓN FOTO ÁNGEL DE ANTONIO MADRID. Como un cigarro que ha tardado diez años en consumirse, envuelto a veces en el humo de la polémica, José Luis Garci hace balance de Qué grande es el cine que piensa apurar hasta que los espectadores de La 2 disfruten esta noche de Fresas salvajes -Termina una aventura maravillosa, que ha durado diez años y 476 películas. Me hubiera gustado seguir otros veinte o treinta años y mil películas más, pero TVE, ejerciendo su derecho, ha decidido no seguir. ¿Se queda huérfano el cinéfilo? -No. Quedan Off Cinema Versión española La noche temática Cine club Cine de barrio ¿Recordará el público el espacio como algo mítico? -Creo que no. Había uno mítico, Revista de cine con Alfonso Sánchez, pero sí ha sido un programa de los más importantes, donde hemos puesto a Dreyer, Mizoguchi, Vigo, Ozu, Ford... ¿Cuál ha sido su mayor éxito? Robin de los bosques la vieron cerca de 2.800.000 espectadores. Luego vienen El golpe y Centauros del desierto pero el éxito más grande fue que siguieran Ordet un millón de personas, casi más que viven en Dinamarca. ¿No estamos creando una generación de analfabetos audiovisuales? -Reconozco que me sentí desconcertado cuando hace un par de meses se pusieron dos películas de Dreyer en Madrid y no fue nadie a verlas. ¿Hay algo raro en esta despedida? -Político nada. El programa se ha emitido con varios Gobiernos distintos. -Quizá personal. -Yo creo que tampoco. Poca gente habrá estado más tiempo que yo en TVE. desde el guión de La cabina con Mercero, que ganó el único Emmy de nuestra televisión. Sinceramente pienso que no hay nada, entre otras cosas porque tampoco he hecho nada. ¿No le juzgan siempre con un plus personal de antipatía o afecto? -También es normal. Puede parecer un problema de vanidad, pero cuando llegas a mi edad se supone que tienes que tener gente a favor y en contra. Si no, es que has pasado inadvertido. -Tampoco es la primera vez que le retiran el programa de la parrilla. -La gente no lo calibra, pero el programa nace con el PSOE y lo quita Mónica Ridruejo, nombrada por el PP. Pero si rastreas la hemeroteca, no verás ni una queja por mi parte. -Hace siglos se peleó con Calviño. -Eso fue algo personal, un problema con Sesión continua No tiene nada que ver. Conociendo el mundo del es- pectáculo, ¿quién te dice que no vuelves dentro de ocho meses? -Los puristas no perdonan el doblaje. -Al principio, se compraban dos pases y el segundo lo emitían de madrugada en versión original. Pero claro, a las diez y media, cualquiera mete subtítulos. Fíjate si han pasado directores generales de cine desde 1975 y nadie se ha cargado el doblaje, porque es imposible. Nadie puede y todos están a favor. -Pero ya que es una cadena minoritaria, de servicio público... -Es cuestión de si lo tomas o lo dejas. Los puristas también lo habrían tomado. ¿Ha tenido algún problema con la Casa en todo este tiempo? -Jamás hemos planteado un problema y está por ver que yo haya tenido la menor queja, ni económica. Lo que costó el programa en 1995 cuesta en 2005. -Los contertulios también han generado cierto descontento. -No puede contentar a todos. Al principio porque no había mujeres, luego las había, pero no gustaron. Pero puedo decir que es casi el único programa en el que uno dejaba hablar al otro. -A lo mejor el fallo ha sido no gritar más para captar audiencia. -Por eso daba gusto, era un oasis. Yo veo El rondo ahora y no se entiende. Hablan seis a la vez. No dos, seis.