Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 26 12 2005 55 Toros Uceda, Abellán, Encabo y Robleño, en la Feria de Valdemorillo ABC MADRID. La Feria de Valdemorillo ya tiene confeccionados sus madrugadores carteles, que en los primeros días de febrero serán aperitivo de la temporada. En la balanza priman los matadores de Madrid como Uceda Leal, Luis Miguel Encabo, Miguel Abellán, Fernando Robleño o el local Julion Pedro Saavedra. Las combinaciones se rematan con el murciano Pepín Liria. Valdemorilo, un año más, seguirá con su plaza sin cubrir. Sábado 4 febrero. Toros de Hermanos Tornay para Uceda Leal, Pepín Liria y Luis Miguel Encabo. Domingo 5. Novillos de El Retamar para El Chechu, Ana Infante y Pérez Mota. Viernes 10 de febrero. Novillada sin caballos. III Premio Chimenea de Oro. Novillos de Alfredo Quintas, para Gines López, Moreno Muñoz, José Manuel Más, Juan Carlos Rey, Alejandro Enríquez y Jesús Sánchez. Sábado 11 de febrero. Toros de El Serrano para los diestros Miguel Abellán, Fernando Robleño y Julio Pedro Saavedra. Domingo 12 febrero. Corrida de Rejones, Toros de Campoamor para los caballeros Álvaro Montes, Raúl Martín Burgos y Martín González Porras. Muroalto el victorino que se ganó su segunda vida en la pasada Semana Grande de San Sebastián, disfruta en libertad de la inmensidad de la dehesa. A principios de 2006 le aguarda un harén de vacas, con el fin de procrear y transmitir a sus descendientes su legado de bravura El indulto: la vuelta al paraíso del toro bravo TEXTO Y FOTO: ROSARIO PÉREZ Anunciado el elenco de ganaderías de San Fermín ABC PAMPLONA. La Casa de Misericordia ha hecho públicas las ganaderías que estarán presentes en la próxima Feria del Toro de Pamplona. La Casa ha seleccionado las ocho divisas cuyos astados correrán por el adoquinado navarro y serán lidiados por la tarde en los próximos sanfermines, que como cada año se celebrarán del 7 al 14 de julio, según publica mundotoro. Las novedades más relevantes respecto al último año son la vuelta de ganaderías tradicionales en este abono como José Luis Osborne o Marqués de Domecq junto a la presencia por segundo año consecutivo de Victorino Martín, tras su pobre debut en el serial de la pasada temporada. El resto de divisas serán las de Miura, Cebada Gago, Dolores Aguirre, Alcurrucén y Fuente Ymbro. El elenco ganadero se completará con la novillada del día 5 de julio y el festejo de rejones del día siguiente, con el puesto asegurado para Pablo Hermoso de Mendoza. Veintiuno de agosto de 2005. San Sebastián. El pañuelo naranja asomó por el balconcillo de la presidencia de la plaza de Illumbe. Y los tendidos, vestidos de blanco, estallaron de júbilo. Era la tela mandarina, el color del sol, el dador de la vida. Muroalto un victorino de ensueño, se había ganado el indulto. Con el hocico imantado a la muleta de Juan José Padilla, atacó y embistió, sin ningún atisbo de miedo, cuestión que parece preocuparles mucho a los ecologistas. Su nobleza, su bravura y tan emotiva embestida, como dicen en suelo mexicano, conquistaban la máxima recompensa: el regreso a casa, a la dehesa. Muroalto no salió de los mares como aquel hermoso toro ensabanado que Minos pidió a Poseidón con el propósito de sacrificarlo, pero al que, atraído por su singular belleza, perdonó la vida. Muroalto nació en Las Tiesas nombre de la finca cacereña de Victorino Martín. Y allí volvió el pasado estío, entre heridas y aureolas, como un soldado que marcha a la guerra y pelea por ver de nuevo su tierra. Allí se reencontró con su madre, Murallona y su padre, Malagueño cuyos ojos parecían delatar el orgullo de saber que un descendiente suyo había dejado alto el honor de la divisa de la A coronada, convirtiéndose en semental. Muroalto y su padre, a la derecha, en la finca de Las Tiesas dura de todos los placeres de quien hoy es el rey del campo bravo. Porque no hay animal que viva mejor: criado entre algodones, a mesa puesta y en inmensos espacios abiertos, impone su ley durante cuatro o cinco años hasta llegar el momento de la lidia, un arte al que se debe la existencia del toro bravo, cuya crianza tiene unos costes elevadísimos. Después, en el albero, tendrá la oportunidad de demostrar su bravura y ganarse una segunda permanencia en plena naturaleza. Ese premio lo alcanzó Muroalto que recibió todos los cuidados y mimos de ganaderos y veterinarios hasta sanar su piel. Ya está totalmente recuperado. Una nueva etapa se abre para él: a principios del próximo año pastará en el paradisiaco cercado de las vacas. Este excepcional ejemplar podrá dar rienda suelta a la satisfacción de sus instintos sexuales, reservada a unos pocos elegidos. Formará parte de esos afortunados que, en palabras de Antonio Díaz Cañabate, dispondrán a su antojo de un número de vacas que oscila entre treinta y cuarenta. ¡Gran polígamo el toro bravo! Es el único animal que dispone de un serrallo sin que su disfrute le cueste el menor trabajo. En el cercado del que es omnímodo dueño no puede penetrar ningún rival. Sus treinta o cuarenta vacas acatan dóciles y sumisas sus deseos Muy pronto Muroalto paladeará su primer día del amor- -así bautizó el inolvidable Don Álvaro Domecq a la fecha de encuentro del macho y la hembra- Tal vez elija, como la mayoría del ganado bravo, las horas de poca luz- -el anochecer o poco antes del amanecer- -para padrear. Muroalto enamorará con su majestuosa presencia y su mirada dulce, porque sus ojos reflejan dulzura, algo característico del buen toro bravo sentencia Victorino Martín, que se recrea observando a su hijo y asegura que este indulto es el triunfo de la Fiesta Muroalto disfrutará de un harén de treinta vacas con el fin de procrear y transmitir ese legado de casta a sus descendientes, futuros toros de lidia que de nuevo tendrán la oportunidad de luchar por su vida en el ruedo frente a un hombre que habla de tú a tú con la muerte. Ése es el toreo, un arte del que depende el futuro de una especie única. El destino más glorioso Muroalto tuvo el privilegio de batallar por su vida en el ruedo- -el destino más glorioso del toro- -y goza ya en Extrema- El incalculable valor ecológico de la dehesa Los aficionados a los toros no pretenden que los antitaurinos entiendan un arte exaltado por un sinfín de intelectuales, como se refleja en este texto escrito por Valle- Inclán, Sebastián Miranda y Pérez de Ayala, entre otros, con motivo de un homenaje a Juan Belmonte: Capotes, garapullos, muletas y estoques no son instrumentos de más baja jerarquía estética que plumas, pinceles y buriles; antes los aventajan, porque el género de belleza que crean es sublime por momentáneo Pero el hecho de que, en una sociedad preocupada por la preservación del medio, varios grupos ecologistas lancen severas críticas contra la Fiesta, es un contrasentido. El escritor François Zumbielh habla con rotundidad al respecto: Cuando se afirma que la supresión de los espectáculos taurinos supondría a breve plazo la eliminación de todos los encastes de la vacada brava, esto no basta para acallar aquellas protestas El autor francés se decanta por este argumento: Hay que enseñar, sobre todo a los jóvenes especialmente preocupados por el tema, que cada ganadería es de hecho una reserva ecológica insustituible, pues en ella conviven con el ganado bravo innumerables especies en libertad, amén de la flor y de todos los oficios del campo que se han mantenido ahí a lo largo de los siglos En el Congreso Mundial de Ganaderos de Lidia celebrado el pasado octubre, donde se expusieron los incalculables valores culturales de la Fiesta, Zumbielh lanzó esta pregunta: ¿Quién tomará la responsabilidad de echar por los suelos el sutil equilibrio entre la naturaleza y la cultura, que se ha ido forjando poco a poco en las fincas donde pastan los toros?