Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 LUNES 26 12 2005 ABC Cultura y espectáculos El Grand Palais de París exhibe estos días una de las más grandes y brillantes exposiciones de los últimos años, dedicada a la melancolía. Ofrece una revisión del arte occidental desde la Antigüedad y una profunda reflexión sobre nuestra naturaleza Melancolía, el motor del mundo POR: JUAN PEDRO QUIÑONERO PARÍS. Melancolía. Genio y locura en Occidente (Galerías Nacionales del Grand Palais) es una exposición a todas luces excepcional, comisariada por Jean Clair, conservador general y director del Museo Picasso, hasta hace unas semanas, que nos propone una revisión general de toda la Historia del Arte de nuestra civilización, a través de una de sus manifestaciones más singulares: la enfermedad del espíritu conocida desde Aristóteles como melancolía A juicio de Jean Clair todo comienza con una legendaria pregunta aristotélica: ¿Por qué razón todos aquellos que fueron hombres de excepción, en cuanto respecta a la filosofía, la ciencia, la poesía y las artes, son manifiestamente melancólicos... A partir de ahí, Clair ha seguido la pista de la melancolía a través del gran arte, las literaturas, la filosofía, la historia general de la civilización europea. Y su exploración nos propone una extraordinaria revisión multidisciplinar, donde las más grandes obras de la historia de la pintura se codean con los inmensos monumentos de la historia de las literaturas y la filosofía. Un diálogo inmenso de las artes Luca Paccioli, Rafael, Rubens, Durero, David Caspar Friedrich, Goya, etc. alternan e ilustran los textos de Dante, Quevedo, Robert Burton, Chateaubriand, Baudelaire, Tolstoi, etc. que forman parte también de la interminable lista de artistas que, por uno u otro motivo, ha conseguido reunir la muestra que podrá visitarse en París hasta el 16 de enero próximo. Pero ese diálogo inmenso, titánico, está ilustrado por una fabulosa colección de obras maestras. De la Melancolía de Durero al Jovellanos de Goya. De las estelas funerarias griegas o latinas a las penúltimas manifestaciones de las difuntas vanguardias. La arquitectura general está dividida en ocho grandes capítulos: 1. Grecia y Roma o la melancolía antigua. 2. La Edad Media, o el baño del diablo. 3. El Renacimiento o los hijos de Saturno. 4. La Edad clásica: anatomía de la melanco- Ron Mueck realizó Sin título (Hombre gordo) en 2000 con resina de poliéster pigmentada y fibra de vidrio RECORRIDO POR EL GENIO Y LA LOCURA La melancolía antigua En el siglo V a. C. los escritos hipocráticos fundan la teoría de los cuatro humores, de los que la bilis negra se considera la más peligrosa por su inestabilidad. Estelas funerarias, estatuas de Grecia y Roma representan la iconografía que definirá la melancolía en arte. El baño del diablo La Edad Media considera la acidia uno de los pecados capitales, porque esa postración anímica surge de los pensamientos incontrolados que asaltan a los cristianos eremitas que se alejan de los hombres. Las tentaciones de San Antonio definen el arte de esta época. Los hijos de Saturno El Renacimiento recibe la astrología medieval, que ligaba los humores con los planetas. Saturno es asociado con la melancolía y el ánimo especulativo. La Melancolía, de Durero, marca la época, lo mismo que las Vanitas los objetos bellos y alegóricos o las ruinas antiguas. Anatomía de la melancolía En la edad clásica acaba el aprecio por la melancolía, que vuelve a considerarse como un mal clínico en el libro de Robert Burton (1621) En el arte pierde especificidad y se disuelve en la soledad y la meditación, como un tema que contamina otras imágenes profanas o religiosas.